Teoría y técnica

¿Problemas con tus acordes con cejilla? Te damos 5 consejos para mejorarlos

    En este artículo...
Chico con guitarra

Generalmente, los primeros días aprendiendo a tocar la guitarra suelen ser agradables y alentadores. Poner los dedos sobre el diapasón y tocar acordes sencillos requiere algo de práctica, pero normalmente es un reto que muchos asumimos sin problema. Sin embargo, el primer obstáculo considerado peligroso son las cejillas: una técnica consistente en presionar varias cuerdas al mismo tiempo sobre el diapasón con un único dedo. Esta técnica puede hacer desmoronarse la motivación de un aprendiz, que deberá ser valiente y plantarle cara, practicando lo más frecuentemente posible. Los primeros acordes que uno aprende que contienen la técnica acostumbran a ser el Fa Mayor o el Si menor en sus formas más populares, y suelen sembrar el terror entre algunos recién llegados.

Algunas personas, desanimadas, llegan a abandonar el instrumento en esta etapa, mientras que otras optan por vivir eternamente fingiendo que las cejillas no existen, tratando de tocar sólo canciones que no las contengan. Pero si queremos disfrutar de nuestra guitarra, hacer un pequeño esfuerzo nos puede dar una gran satisfacción, ya que las cejillas están presentes en la mayoría de las canciones. Dicho de otro modo, sin ella, nuestro repertorio será demasiado reducido.

Guitarra chico aprendiendo

Consejos para mejorar tus cejillas

Pero como hemos comentado, el camino no es sencillo. La técnica de la cejilla no se aprende en un día, y suele sonar bastante mal cuando llevamos poco tiempo. No hay que ser excesivamente autoexigente: hay que tomarlo con calma, paciencia, y dándose uno mismo permiso para fallar, sin compararse constantemente con los demás. Dicho esto, sí existen algunas estrategias que pueden acortar el camino. Hoy os vamos a facilitar 5 consejos que pueden dirigir vuestra atención hacia algunos aspectos importantes.

La fuerza no lo es todo

Ponemos nuestra primera cejilla, y comprobamos con horror como apenas suena ninguna cuerda. Normalmente, asumimos que no hemos apretado con suficiente fuerza, así que insistimos aún más y terminamos con los dedos rojos y doloridos. No es que no haya que apretar con firmeza — ya que así es — pero nuestros dedos tienen diferentes zonas: si te fijas en ellos, verás que hay pliegues entre cada falange, y también notarás que los huesos se ensanchan. Hay partes del dedo especialmente duras, que son las mejores para presionar cuerdas, así que mueve el dedo hasta que coincidan con la cuerda que deseas pulsar. No te preocupes si ello te obliga a hacer asomar el dedo índice por encima del diapasón, no es nada malo.

Mano y cejilla
Fíjate en las zonas más duras de tus dedos, y en que el índice a veces sobresale un poco por encima del mástil

Además, la cejilla sólo actúa realmente en algunas cuerdas, ya que otras son presionadas por el resto de dedos de la mano. Procura analizar de qué cuerdas se encarga realmente la cejilla, de esta forma podrás resumir mejor en qué cuerdas deben caer las partes más duras de tu dedo. Por ejemplo, en este Si menor, la cejilla sólo es la responsable en la quinta y primera cuerda.

Acorde Bm

Cuida la posición del pulgar

El pulgar es la pieza clave para la fuerza de la “pinza” que creamos con la mano. Por ello, es buena idea que el pulgar esté en un punto estratégico en el que se reduzca el esfuerzo. A veces, podemos llegar a desviarlo sin querer, poniéndolo torcido, o demasiado alejado de la zona donde tenemos el resto de dedos, y eso puede restarnos fuerza. Lo importante es tener presente que nuestra mano actúa como una tenaza, por lo que alinearlo aproximadamente con el índice (o en un punto intermedio entre el índice y el resto de dedos del acorde) puede ser un buen punto de partida.

Posición pulgar
La posición de la figura 1 es con la que probablemente tengas más éxito

Prueba tus cejillas a diferentes alturas

Muchos libros de guitarras o los llamados “cancioneros” proponen el Fa Mayor como uno de los primeros acordes con cejilla que aprendemos. Es un acorde muy útil, pero su cejilla se sitúa en el traste uno. Y da la casualidad que en algunas guitarras -especialmente las de peor calidad o las que están mal ajustadas - el traste uno es infernalmente duro. En el futuro seguro que serás capaz de hacerlo, pero tal vez por el momento debas probar canciones que contengan el Si menor con dejilla en el traste 2, o cualquier otro acorde con cejilla en trastes superiores al 1, ya que con un poco de suerte te parecerá algo más blando. Desde esa posición puedes ganar algo de ventaja para que la mano se acostumbre a la postura, y veas la luz al final del túnel. Más tarde, podrás volver a hacer frente al Fa Mayor y a otros acordes con cejilla en el traste uno. Nota: algunas guitarras son infernales a lo largo de todo el mástil. Lee el consejo número 5 para saber más sobre ello.

Cejillas traste agudo
A veces el traste 1 es el menos amable: prueba a hacer tus cejillas en trastes algo más agudos

Juega a poner y quitar el dedo de la cejilla

Lo que realmente mejora la forma en que tocamos la guitarra es la repetición mecánica de los movimientos, porque ayuda a que nuestra memoria muscular sea más nítida. Por ello, prueba a poner un acorde con cejilla, y levanta el dedo encargado de la cejilla y relájalo un par de segundos. Después vuélvelo a poner, y rasguéalo una vez. Después vuelve a quitar el dedo de la cejilla, para volverlo a poner tras dos o tres segundos de descanso. Es un buen ejercicio para que nuestra mano vaya “comprendiendo” qué es lo que esperamos de ella, y además, no es tan extenuante como poner todo el acorde completo cada vez.

Levantar dedo índice
El dedo índice debe acumular mucho ejercicio: prueba a levantarlo y volverlo a poner cíclicamente, sin mover el resto de dedos

Ajusta el instrumento y/o prueba con otras guitarras

Si tienes algún guitarrista con experiencia a tu alrededor, tal vez puedas preguntarle si tu guitarra es difícil de tocar. Algunas guitarras baratas, o mal ajustadas, pueden añadir mucha dificultad, por lo que si ese guitarrista experto te confirma que no has tenido suerte con la elección del instrumento a lo mejor puedes probar a llevarla a un lutier. Un lutier es un preofesional que puede hacer que tu guitarra se toque algo más fácilmente, dentro de los límites permitidos por el instrumento. Otra opción es invertir en un instrumento mejor y más cómodo, pero no es mala idea que antes intentes sacarle el máximo partido al que ya tienes. Probar con las guitarras de tus amistades o de las tiendas también puede ayudarte a comparar tu guitarra. Aunque tampoco cometas el error de culpar a tu guitarra en exceso, la mayor parte de las veces somos los propios guitarristas los únicos responsables de nuestro avance o estancamiento.

Ajuste lutier

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios
  • eduardoritos
    #1 por eduardoritos el 12/09/2017
    El radio del diapasón.
    Muchas cejillas, pocos grados.
    1
  • Allmanzor
    #2 por Allmanzor el 12/09/2017
    Mi mayor problema es que más o menos salgo del paso con las cejillas, pero con poca velocidad al poner los acordes, lo cual hace que a veces sólo me suenen bien en la primera repetición (si la hay) tras ponerlo y terminar de ajustar bien los dedos, je. Practicaré los consejos y seguiré dándole al asunto. Aunque tarde, sé que al final de la vida lograré lo que otros ya consiguen a los 17 años, ja ja.

    Gracias por el artículo. Muy bueno.
  • trullols
    #3 por trullols el 13/09/2017
    Para el caso de guitarras muy duras, como fue mi caso en su momento, ayuda mucho usar un capo en el segundo traste, por ejemplo, lo cual aunque te sube de tono la afinación, te facilita muchísimo el trabajo con la cejilla del "FA" (que ya sería un SOL, pero bueno) porque reduce mucho la dureza del primer traste al bajar la acción de la cuerda a la altura del traste 1.
    :amigos:
    3
  • Tommy Blackbird
    #4 por Tommy Blackbird el 13/09/2017
    Yo con los años he ido usando cada vez menos las cejillas, bien usando el pulgar por encima del mástil sobre la sexta cuerda (la mayoría de las veces, a lo Hendrix), bien con acordes sustitutivos como quintas (me encantan como suenan las quintas usando también la segunda y tercera cuerda), y sobretodo todo tocando sólo las cuerdas que quiero tocar (pura economía). Claro que esto no vale para todas los estilos y tesituras, pero yo toco rock mayormente.
    También es algo que me ha ido saliendo sin pensar porque me lo han ido pidiendo mis maltrechas muñecas.
    1
  • Allmanzor
    #5 por Allmanzor el 13/09/2017
    Lo curioso es que yo empecé a tocar todo con quintas. Sólo dos cuerdas. Y desde hace cuatro años logré ir metiendo cada vez más cuerdas hasta tocar verdaderos acordes. Ha sido un logro que me tiene muy contento, aunque con esfuerzo y un poquito de sufrimiento :)
    1
  • JuanMi_SKELL
    #6 por JuanMi_SKELL el 13/09/2017
    Después de muchos años tocando, de dar muchos bolos y de tocar muchas guitarras, el otro día acabé muerto de la mano a mitad de un concierto por primera vez: Un acústico, sólo, y con una 12 cuerdas. Por primera vez, las cejillas pudieron conmigo.
    1
  • Micky Vega
    MOD
    #7 por Micky Vega el 13/09/2017
    Todos los que tengáis trucos para hacer que las cejillas sean más llevaderas, o queráis explicar la historia de cómo lo lograsteis, podéis hacerlo en este hilo:

    https://www.guitarristas.info/foros/mejorar-acordes-cejilla-comparte-tus-trucos/290911#post2253515

    ¡No dudéis en contarnos vuestra experiencia! :hedicho:
  • El increíble Hombre-Falo
    Ban
    #8 por El increíble Hombre-Falo el 13/09/2017
    Un ejercicio que solía hacer y que combina las cejillas, el aprendizaje del mástil, los acordes mayores, menores, técnicas de púa y contrapúa, arpegios y muteos (todo se golpe, toma ya) era realizar la progresión Do Re Mi Mi en quinta cuerda con acorde de cejilla primero a púa y contrapúa.

    Luego la misma progresión arpegiando.
    Luego lo anterior pero apagando las notas (palm mute).
    Luego ya metia golpes de púa abajo, abajo, arriba, abajo y arriba (por ejemplo) antes de cada cambio de acorde y ya con metrónomo.
    Después de todo eso y con ello interiorizado ponía a los chavales a mover la tercera para hacer los acordes menores en cada golpe de púa arriba, con lo que ya iban teniendo la obligación de poner y quitar dedos, siendo entre los Mi la propia cejilla la que debían quitar y volver a poner.

    Ésto hacía que fueran pillando oído a las distintas sonoridades y tipos de acorde, y al ser sobre C D y E (cejilla blanda y fácil) les costaba luego mucho menos hacer lo mismo pero con la sexta cuerda en La Si Do Do (ahí les explicaba las distancias entre notas y el tema de los tonos y semitonos).
    La última progresión del día era sobre Fa Sol Do Si, y en una tarde tenían la cejilla dominada con cambios de cuerda y todo y encima.les había metido en el sistema de cajas para aprender el mástil, la diferencia entre acordes mayores, menores, alguna quinta colaba aprovechando la posicion de los dedos, les corregía pulgar el codo, y aprovechando la coyuntura les metía algo de armonía hablando de acordes de suspensión, disminuidos, inversiones, etc... Huelga decir que no empezaba a enseñar los acordes por Do, sino que les metía de primeras las quintas y que disfrutasen un rato con el metrónomo y los muteos con la mano y el metrónomo con Nirvana o Pearl Jam tocando encima de ellos.
    4
  • anotherone
    #9 por anotherone el 13/09/2017
    Va, no quiero ser troll, pero cuántos hemos pensado nada más leer el titular: ¡Practica, practica, practica, practica y practica! :hedicho:

    Al menos es lo que me habría dicho mi profe a mí xD
    1
  • josemfc
    #10 por josemfc el 14/09/2017
    Una pequeña ayuda desde el mundo de la guitarra clásica:

    1-Utiliza el peso del brazo. La gravedad y el peso del brazo están infrautilizados.

    2-Ejercita la presión con el brazo sin utilizar el pulgar. Recorre la distancia entre la cuerda y el traste con el brazo no mediante la presión del dedo 1 y pulgar.

    3-Evita hacer pinza con el índice (1) y pulgar, cuanto más fuerte sea esa compresión menor será la movilidad y equilibrio de los demás dedos (2,3 y 4).

    4-Realiza ejercicios presionando la cejilla en una sola cuerda cada vez. Bascula el peso de la misma desde la 6ª cuerda a la 1ª y viceversa. Busca el punto del dedo adecuado, no importa que sobresalga el dedo por la parte superior todo lo que sea necesario. Posteriormente se puede practicar por pares, tríos...

    5-Realiza los acordes de cejilla sin apretar la cejilla ni los demás dedos. Así aprenderás a situar la posición de los mismos sin problemas de movilidad.

    El hecho de evitar hacer pinza es muy importante ya que es un hecho natural e instintivo del ser humano. Nunca se dejará de hacer del todo. Incluso a veces es necesario en pequeña medida. Por eso se aconseja no abusar de ella.
    3
  • coroner
    #12 por coroner el 18/09/2017
    Sólo con ánimo de aportar, he echado en falta un apartado en el que se explique que las cejillas no son siempre necesarias (al menos con la guitarra eléctrica, que tiene una acción más accesible por menor dureza y, generalmente, mayor estrechez).
    Hay muchas posibilidades de colocación de la mano para que el acorde suene bien, se tapen las mismas cuerdas que con una cejilla y la posición de la mano sea mucho más natural.
    Por ejemplo, estoy seguro de que muchos de nosotros hacemos el Fa mayor tapando las dos primeras cuerdas con el índice, el resto de la mano haciendo invariante respecto de la posición con cejilla y la 6ª cuerda con el pulgar, pasándolo por encima del diapasón... O haciendo cualquier acorde menor usando la misma posición de la mano que en el ejemplo anterior, rasgueando sólo las cuerdas que nos interesan.