Efectos

Review de Hotone Binary IR CAB, cargador de IR's compacto

Podría decirse que la tecnología de las respuestas a impulsos causó una cierta "fiebre" en los fabricantes, causando en un período relativamente corto de tiempo, un boom de productos que disfrutaban de esta tecnología. Aunque hubo una primera tanda de fabricantes que incorporaron esta tecnología (Fractal Audio Systems, Atomic Amps, Two Notes, Digitech, Amt Electronics y algunos más) al cabo de unos años acudieron a la fiesta marcas más accesibles como Mooer, o la que nos ocupa hoy, Hotone.

Hace ya un tiempo, Hotone sacó al mercado su colección Binary, pedales muy compactos y económicos con solo dos pulsadores, pero que ofrecían algunas prestaciones interesantes para vitaminar una pedalera tradicional por poco dinero. El Binary Amp, del que ya hicimos una review, estaba dedicado a los amplis, el Binary Dly era para delay y el que queremos mostraros hoy es el Binary Cab, centrado en las emulaciones de altavoces de las que tiene 100 variantes a elegir. Además, podemos escoger entre 10 micrófonos diferentes y varios tipos de etapa de potencia, e incluso ajustes adicionales como algo de reverberación de sala y presencia.

Un paquete atractivo, especialmente por el precio moderado que acostumbra a tener. En guitarristas hemos probado algunas de sus posibilidades y las compartimos con vosotros. 

Hotone Binary CAB

Construcción

El Hotone Binary Cab está hecho de metal, y ofrece una respuesta bastante correcta en los footswitches. Los jacks de conexión están bien fijados al chasis mediante una tuerca, solemos dar mucha importancia a esto, ya que cuando no es así es fácil transmitir estrés mecánico a la placa a la que están unidos internamente de tanto meter y sacar jacks. Lo que no está fijado es el conector de alimentación, y aunque esto es algo normal, el hueco donde va encajado va un poco holgado, porque se ha querido aprovechar el mismo agujero para el conector USB. Esto no es positivo, ya que permite un cierto juego que puede causar malfunciones a la larga, tuvimos este problema con su hermano el Binary Amp. En esta unidad, no ocurrió tal fallo, pero sin duda es algo que Hotone debería procurar perfeccionar.

Por lo demás, el aspecto es bastante bueno para el precio tan ajustado, y la pantalla, aunque no es ostentosa, se ve bien y ofrece una cantidad razonable de información.

Hotone Binary CAB

Diseño y prestaciones

Antes de seguir, nos gustaría indicar que toda la familia de pedales Binary tiene su propio editor software que es bastante agradable y completo. Es posible modificar la mayoría de los aspectos del pedal desde dicho editor para hacer la vida más cómoda, aunque acceder a las funciones desde el propio pedal no es demasiado difícil. La posición del micrófono en la pantalla puede modificarse con los potenciómetros luminosos, es una buena idea desde el punto de vista de la agilidad variando posiciones de micros, pero creemos que la posición tampoco es algo que variemos con tanta frecuencia como para dedicar un potenciómetro físico a cada coordenada del espacio físico. Aún así, se agradece más variar posiciones de micro girando un potenciómetro que aumentando y disminuyendo un sobrio número en una pantalla, como ocurre en otros dispositivos. El potenciómetro de más a la derecha cambia el modelo de micro, que sí es algo que nos ha gustado utilizar para hacer comparaciones cómodamente.

El menú al que se accede en el Binary Cab es bastante interesante: no sólo podemos cambiar de modelo de pantalla de altavoces (obviamente) sino que también nos permite alternar entre diferentes tipos de etapa de potencia a válvulas, para lograr otras tantas coloraciones en el sonido final. Una sección que se agredece, puesto que este pedal no es una caja de carga: necesitaremos conectarlo a un previo, jamás a la salida de altavoces de un ampli real, por lo que nuestro previo estará "incompleto" sin esa sección de etapa de potencia emulada. Finalmente un control de brillo y una reverb (algo rudimentaria) completan el conjunto.

Hotone Binary IR Software
El software está lleno de detalles e información de las que no disponemos al usar el pedal en sí mismo.

Aunque navegar entre las pantallas desde el editor y aclararse con cuál es cuál es facilísimo (incluso hay una breve descripción de cada impulso), cuando lo hacemos desde el propio pedal, se vuelve un poco opaco. Como comparación, el Mooer Radar muestra en pantalla un dibujo muy explícito del tipo de mueble de altavoces que estamos seleccionando, por lo que más o menos el usuario común puede hacerse una ligera idea de lo que está eligiendo. Pero aquí la pantalla no es lo suficientemente grande para mostrar dibujos, por lo que suele haber solamente unas siglas, y lo hacen un poco confuso si no se tiene mucho conocimiento del tema. No es que sea difícil, sino más bien un poco aburrido. Por suerte, el manual explica lo que son todas y cada una de ellas si no queremos usar el software.

Hotone Binary CAB

El formato nos parece muy bueno, ya que ocupa francamente poco espacio. Al ser un pedal horizontal, los dos pedales caben con bastante espacio entre ellos, y permite tener una sección generosa de conexiones en la parte superior. Hablando de su conectividad, tenemos una entrada para guitarra, una entrada auxiliar, una salida de auriculares y una salida mono general. Todo buenas decisiones, ya que muchos de los guitarristas usarán este pedal como un accesorio al final de una pedalera para poder tocar con auriculares sin molestar a nadie, sin necesitar un ampli, y además pudiendo añadir pistas de acompañamiento por la entrada auxiliar.

Aunque hemos de reconocer que en algún momento se nos pasó por la cabeza convertir la salida de auriculares y la entrada auxiliar por conectores de 1/8" para que cupiese en el chasis otra salida de 1/4" y tener dos respuestas a impulsos funcionando en estéreo. Pero claro: eso genera más "hambre" de procesador, y entenderíamos que se encareciese. ¿Hotone Binary Cab Stereo? Podría ser buena idea. Alguno echará de menos salida XLR, pero sería complicado encajarla junto a lo que ya hay. No obstante, Hotone tiene el Omni IR, otro producto dedicado a las emulaciones de pantalla que sí dispone de XLR.

Y otra cosa: los footswitch sirven para circular por los diferentes modelos de pantalla. Tal vez hubiese sido buena idea ofrecer desde el editor la posibilidad de configurarlos como botones para llamar a los "favoritos", ya que si bien es posible sobreescribir cualquier preset de fábrica para tener nuestros sonidos preferidos a mano, no nos imaginamos mucho teniendo la necesidad de hacer scroll con el pie a lo largo de una enorme lista de emulaciones de pantalla. Pero alguien podría opinar diferente, es cuestión del uso personal de cada uno.

Sonido

Los resultados a nivel sonoro dependerán mucho de cuál sea la idea que tengamos en mente: si sólo vamos a usar nuestras respuestas a impulsos de nuestra colección, no habrá problema, ya que se trata de una plataforma totalmente válida para cargarlas, que funciona a 24 bits y que tiene un editor para poderlas cargar.

Si lo que planeamos es confiar en la colección de altavoces que viene incorporada, también vamos a obtener un resultado aceptable, pero hay 100 entre las que habrá que buscar un poco. No todas son "todo terreno", al contrario, parecen orientadas a sonidos bastante específicos. Por ejemplo, las que están basadas en amplificador vintage especialmente pequeños tienen ese sonido "honky" (nasal, algo encerrado) y funcionan bien cuando tenemos esa información previa, y buscamos deliberadamente esos resultados. Como ya hemos comentado, la pantalla es un poco escueta en información y un usuario poco experto puede desorientarse un poco, pero en cuanto logramos ubicarnos y detectar las pantallas que van a funcionar mejor con el género que queremos tocar, el problema está resuelto.

Como decíamos, dejando de lado el tema de la organización, al combinar la pantalla adecuada con el previo que estamos utilizando suele recompensarnos con un sonido más que eficiente. En ningún caso nos hemos sentido sobrecogidos por la tridimensionalidad y definición de ninguna de las pantallas emuladas de stock, pero sin duda obtuvimos varios resultados convincentes. Lo imaginamos perfectamente siendo utilizado para grabar una demo, conectado al final de nuestra cadena de pedales habitual, o como nuestra solución para tocar con auriculares con un sonido respetable. También podemos imaginarlo usado en vivo, aunque en esos casos quizás nos decantaríamos por elegir una respuesta a impulsos lo más cercana a nuestro gusto posible, ya que tal vez a las emulaciones de fábrica les falte una pizca de músculo y naturalidad para sonar ricas y plenas por PA. Pero es cuestión de probar: a veces un pequeño retoque desde el canal de la mesa de PA es todo lo que necesitas para engordar y redondear el sonido.

Muestras de audio

Presets

Preset 06 - AREA 65 4x12.wav

Preset 05 - AREA 53 4x12

Preset 08 - Bad Rat 1x12

Preset 16 - Bog V30 4x12

Preset 24 - Brit JUBV 2x12

Preset 07 - ATOM OPEN 1x12

Preset 89 - USA Rect 4x12

Preset 04 - Area 51 2x12

Preset 47 - DLX FN12 1x12

Preset 23 - Brit GRN 4x12

Preset 97 - Voxy TB 2x12

Etapas de potencia (con pantalla Brit GRN412)

Sin emulación de etapa

EL84S

EL34S

EL34P

6L6P

Controles de los micrófonos (con pantalla Brit GRN412)

Valor mínimo, medio y máximo de coordenada X

Valor mínimo, medio y máximo de coordenada Y

Valor mínimo, medio y máximo de coordenada Z

Tipos de micrófono (con pantalla Brit GRN412)

U87

RE16

DY57

D421

Conclusión

Hay en el mercado multitud de cargadores de respuestas a impulsos, algunos de carácter más profesional cargados de prestaciones avanzadas y otros más económicos como el Hotone Binary Cab, perfectamente válidos para la función principal de emular altavoces. En ese rango de precios accesibles hay varias opciones que pueden parecer similares, por lo que el aspecto clave — nos acaba dando la impresión — es la interfaz, la conectividad y la colección propia de altavoces. En el caso del Hotone Binary, la colección propia es muy generosa (un total de 100 recintos de altavoces) lo cual es, sin duda, uno de sus puntos fuertes. Lógicamente, unas nos han sonado mejor que otras pero estamos seguros de que acabaríais encontrando unas cuantas que se adapten a vuestra necesidad. La conectividad es correcta: tiene los ya imprescindibles conectores para auriculares y auxiliar para nuestras backing tracks.

Tal vez hubiese brillado aún más si, aprovechando el formato, hubiese sido un cargador de respuestas a impulsos doble en estéreo. Pero claro, eso posiblemente habría encarecido un poo el producto, y no estamos muy seguros de cuántos guitarristas desean realmente dicha prestación. Algún pequeño detalle de construcción y diseño podría mejorarse fácilmente sin un coste exagerado, como una conexión de alimentación algo más segura, y a lo mejor alguna pequeña pista en pantalla que nos indique en qué "familia de recintos de altavoces" estamos hubiese ayudado a orientarse un poco más. 

Sin embargo, la enorme ventaja del editor software del Hotone Binary Cab facilita muchísimo la gestión y el manejo de las cualidades de este pedal, y ciertamente sorprende cuando lo comparamos con lo que conseguíamos unos cuantos años atrás por este presupuesto. En resumen, se trata de un pedal muy compacto, que ocupará muy poco espacio en pedalera pero que, con solo incluirlo, habilitará a tu colección habitual de pedales para ser conectados a línea o escuchados por auriculares.

 

¿Te gustó este artículo?
9

Equipo relacionado

powered by Hispasonic
  • Hotone Binary IR Cab
    Hotone Binary IR Cab
Guitarristas en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar