Amplificadores

¿Qué es el "sonido final"? (o por qué tu multiefectos no suena como tu ampli)

Miles, millones o incluso miles de millones, han sido las veces que se ha enfrentado lo analógico a lo digital en este foro. Es uno de los debates clásicos que no terminan jamás. Concretando, el problema suele ser "mi pedalera/rack digital no suena tan real como mi ampli cuando pongo uno al lado del otro".

Ante esa situación, algunos comentan: "estáis comparando el sonido del ampli con el sonido final". Esos foreros llevan razón, y hoy os explicaremos qué significa eso y en qué medida es parte del problema, aunque no lo resuelva completamente.

¿Qué es el sonido final?

El sonido final no el sonido que escuchamos saliendo de nuestro ampli.

El sonido final es ese sonido tras haber sido captado por un micrófono y un preamplificacdor de micrófono para grabarlo. Esto es muy serio, ya que los micrófonos aplican una importante modificación del resultado. Y se le llama "sonido final" porque ese es el resultado último de nuestro sonido tanto en directo como en grabaciones. Esa es la parte de nosotros que va a conocer el público.

O dicho de otro modo, la única forma de experimentar nuestro amplificador es escucharlo directamente con nuestras orejas, y eso solo lo vive el intérprete, o las personas que asisten a un ensayo o un concierto sin microfonear y oyen el ampli directamente.

Ampli

Llegamos al quid de la cuestión

¿Qué es lo que intentan imitar los productos digitales? ¿El sonido final o la experiencia de escuchar nuestro ampli directamente?

Si tuviésemos que decir una estadística a ojo, diríamos que el 80% de los productos digitales apuntan a reproducir el sonido final. Es decir, intentan crear una estampa sonora de un ampli una vez ya captado por un micro.

Ampli microfoneado

Esto es muy típico de los productos estilo pedalera o rack, en que uno de sus puntos fuertes es el uso directo a línea, sin usar ampli alguno y así ahorrar peso al viajar. También es un concepto muy práctico para ingenieros de sonido que, usando productos como Kemper, se ahorran colocar micros y previos una y otra vez, obteniendo además resultados que a menudo cuestan de diferenciar del sonido original grabado.

Por eso, en una comparación, lo digital rara vez suena como tu ampli sonando ante tí, ya que no es esa la meta sonora que se utilizó para diseñar sus sonidos.

La comparación correcta es sonido final vs. sonido final

La comparación correcta, por lo tanto, sería contrastar sonido final de amplificador real con sonido final de emulador digital. Es justamente lo que os ofrecemos a continuación, una es la pista original del tema "Master Of Puppets", la otra la hemos grabado nosotros mismos en la redacción con un preset de Axe-FX III obtenido de internet y modificado para adaptarlo a nuestro instrumento y, de paso, hacer que se parezca aún más ecualizando un poco.

Guitarra original de Master Of Puppets:

Guitarra grabada por nosotros con un emulador digital:

Master Of Puppets

¿No hay productos digitales que busquen imitar mi ampli como yo lo oigo?

No es que imitar el llamado "sonido final" sea fácil — se tardaron unos cuantos años de progreso para lograr cosas que empezaban a estar bien —, pero imitar el fenómeno real de un ampli en la misma habitación que nosotros, es probablemente más difícil. Imitar la señal que viene de un micro es imitar un fenómeno eléctrico (se entiende que lo que sale del cable del micro o del previo ya es electricidad), pero imitar la experiencia humana de oir un altavoz moviéndose en una sala es tratar de simular un fenómeno físico. Y con un componente subjetivo, muy probablemente, ya que no todos lo experimentamos de igual modo.

Amplificadores digitales

Aún así hay productos digitales que intentan imitarlo, pero suelen ser productos con altavoz y mueble. Es decir, que confían en una parte física real, que es clave para generar la sensación "amp in the room". Por ejemplo, los amplificadores tipo Line 6, Katana o Blackstar actuales pueden llegar a ofrecer una sensación algo más cercana a ellos. De hecho, Line 6 propuso una serie de altavoces autoamplificados diseñados especialmente para recrear la sensación "amp in the room", los Powercabs.

Line 6 Powercabs

Conectar tu pedalera al retorno de tu ampli

En la misma línea de razonamiento, hay usuarios que desactivan la simulación de altavoces/micros de su pedalera (y de etapa, si la tiene) y la conectan al retorno de su amplificador (ya sea de transistores o valvular). Esto suele dar un resultado bastante interesante, ya que tenemos la fexibilidad de los presets de la pedalera combinado con la sensación física de un amplificador moviéndose en la sala. Es posible acercarse a algo placentero de esta forma, pero claro, ahí no nos ahorramos bultos, ni conseguimos grabación silenciosa para no molestar a los vecinos.

Usar una EQ en vez de una simulación de altavoz

Otra gente desactiva la simulación de altavoz y de micro en la pedalera y la sustituye por un ecualizador. Con él, podemos tratar de imitar la curva de respuesta de nuestros altavoces de guitarra, que habitualmente tienen una caída de frecuencias a partir de los 5K. Algunos retoques más a la curva de ecualización (recorte de graves, algún pico de medios en cierta frecuencia específica) han ayudado a algunas personas, que aseguran que tienen una sensación de "amp in the room" más cercana. Nosotros no hemos tenido tanta suerte al hacerlo de esa forma, pero a cada cual le funcionan técnicas diferentes, así que no dejes de probarlo.

El problema de la espacialidad

Sólo como anécdota relacionada con la dificultad de reproducir el fenómeno físico de un "ampli en la habitación": Boss hizo unos auriculares llamados Waza Air que, aunque el apartado de la emulación en sí misma no era apabullante, incluía un sistema giroscópico que simulaban la sensación de que el sonido venía de un punto concreto de la habitación. Nunca esperábamos que dicho sistema fuese a aportar un plus en la sensación de realismo, pero lo cierto es que el día que los probamos nos dimos cuenta de que la sensación de espacialidad relativa a la posición de nuestra cabeza es un factor con algo de peso al analizar cómo percibimos nuestro ampli.

¿Entonces el "sonido final" de mi ampli sí que puedo igualarlo?

Lo digital aún no es perfecto, pero ya se ha llegado a un nivel de imitación del sonido final que es bastante razonable. El anteriormente mencionado Kemper, los equipos y plugins de Fractal Audio, Universal Audio, STL Tones o Neural DSP ya están entregando sonidos digitales que técnicos de sonido de todo el mundo ya dan por más que buenos. O sea, que en eso tendrás algo más de suerte.

Lo mejor, si estás realmente comprometido con la idea de emular el "sonido final" de tu amplificador a la perfección, es elegir un dispositivo que goce de buena reputación imitando equipos reales (Kemper, Neural DSP o similar), alquilar un día de estudio y dejarte ayudar por un técnico en el que confíes. En su estudio, microfonearéis tu amplificador de varias formas hasta que des con una que te satisfaga, y eso constituirá tu meta sonora que deberéis igualar en el mundo digital con tu pedalera o rack.

A partir de ahí, se trata de que vayáis haciendo comparaciones A/B entre el sonido objetivo y la emulación hasta que logréis algo lo suficientemente cercano como para satisfacerte. Si te gusta más de una combinación de micros, también es posible realizar sumas de esos sonidos, o simplemente almacenarlas en diferentes memorias.

Kemper

Truco extra para tu sonido final

Posiblemente sea más fácil lograr tu sonido final si no te ves obligado a simular toda la cadena de audio: una buena estrategia puede ser simular sólo la pantalla.

Esto puedes lograrlo conectando tu cabezal a válvulas preferido a una carga de carga (loadbox en inglés), si puede ser de tipo reactivo, mejor, y a la señal que obtengas de la caja de carga, aplicarle una simulación digital de pantalla de altavoces.

La caja de carga es necesaria, ya que los cabezales a válvulas no deben ser utilizados sin una pantalla de altavoces o se dañarían. La caja de carga se conecta donde normalmente conectamos los altavoces y "engaña" al ampli, al tiempo que nos entrega una señal que podemos enviar a nuestra interfaz de audio u a otro aparato. Allí es donde aplicaremos la simulación de altavoz.

Y si quieres bordarlo, vuelve a tu estudio de grabación de confianza y dile al técnico que quieres que cree para tí una o varias respuestas a impulsos de tu pantalla. El técnico hará un proceso parecido al descrito en el párrafo anterior, microfoneará tu pantalla y creará unos archivos .wav que algunas pedaleras/racks y programas de ordenador pueden "leer". Dichos archivos son simulaciones de tu pantalla, microfoneada bajo tus especificaciones. Suena como una buena manera de acercarte mucho a tu sonido final único e inimitable.

Respuestas a impulsos
¿Te gustó este artículo?
53
OfertasVer todas

Regístrate o para poder comentar