Artistas

¿Cómo recrear el efecto de delay sin usar ningún pedal?

El delay, como la mayoría de nosotros sabemos ya, es un efecto que reproduce todo lo que tocamos con un cierto retardo. La cantidad de retraso con la que dicha señal es reproducida es ajustable, por lo que podemos adaptarla al tempo de nuestras canciones. Podemos hacer que coincida con figuras rítmicas muy evidentes, como las negras, las blancas o las corcheas. Pero a veces también hay otras figuras rítmicas que pueden añadir interés a nuestras creaciones, una de ellas es la corchea con puntillo. La corchea con puntillo es una figura que dura corchea y media, o dicho de otro modo, como una corchea y una semicorchea ligadas. O dicho de una tercera forma, como tres cuartas partes de una negra.

Dotted eight

Al utilizar delays de corchea con puntillo, las repeticiones caen en un lugar estratégico, de forma que si nosotros tocamos ritmos de corcheas, las repeticiones se encargan de rellenar los huecos que vamos dejando, obteniendo un resultado final que suena a semicorcheas. Este tipo de delay es muy utilizado por los guitarristas, especialmente desde los ochenta, con la llegada de los delays digitales con un gran margen de ajuste y programación. John Petrucci, Nuno Bettencourt o The Edge son sólo algunos de sus usuarios.

El youtuber Rob Scallon (autor de las versiones en banjo de clásicos del metal) toca habitualmente en su repertorio de concierto una canción hecha exactamente con esa técnica, el uso de delays ajustados a corcheas con puntillo. Sin embargo, en esta ocasión ha decidido hacer un experimento y prescindir de su pedal de delay, sustituyéndolo por dos guitarristas reales, que tocan exactamente lo mismo que él un poco más tarde. Y no sólo un poco más tarde, sino exactamente una corchea con puntillo y un tiempo y medio más tarde que él, respectivamente.

Para lograrlo, se utilizaron tres claquetas por auriculares totalmente independientes, e intentando aislarles lo máximo posible, para que cada músico tuviese la percepción de estar tocando solo. No obstante, en el vídeo se puede comprobar que ese aislamiento no era total, y escuchar la interpretación de los compañeros suponía una distracción incómoda, que les obligó a realizar un elevado número de tomas (un detalle interesante de ver, que contrasta con la creencia errónea de que la mayoría de artistas y youtubers consiguen interpretar sus piezas a la primera). El resultado final es algo raro de oir: la misma sensación de usar un delay de corchea con puntillo, pero oyendo un sonido que no es una copia, sino una nota totalmente nueva de un instrumento real, no producida artificialmente.

Más información | Rob Scallon

¿Te gustó este artículo?
20
Comentarios

Regístrate o para poder comentar