Efectos

Review de Valeton Dapper Dark, el "strip" de efectos para los más metaleros

¿Cuáles son los efectos indicados para el rock? ¿Y para el blues? ¿Y qué hay de la música fusión? Claro, responder es demasiado difícil y sólo es útil hasta cierto punto. Pero sí es cierto que hay algunas afirmaciones con las que es fácil estar de acuerdo: si vamos a tocar Heavy Metal, necesitaremos bastante distorsión en 9 de cada 10 casos. Algo de delay para darle un aire épico a lo que toquemos no estaría mal, y una puerta de ruido nos puede ayudar a dejar pulido el resultado. Esos son algunos de los efectos que el Valeton Dapper Dark incluye, se trata del strip (así le llaman a este formato largo y delgado de pedalera) de pedales pensados para que si eres un enamorado del metal, te conectes y tengas todo lo necesario, afinador incluido.

Además incluye un chorus, un efecto que si vas a tocar clásicos del metal de los ochenta, también será un imprescindible; y un boost, que no solo añadirá sustain y ganancia a la distorsión principal, sino también algo de redondez. En esta review vamos a comentar estos y otros detalles, para que podáis valorar si el Dapper Dark podría ser la herramienta adecuada para vuestras necesidades metalúrgicas.

Valeton Dapper Dark

Diseño y construcción

Toda la familia Dapper son multiefectos de carácter asequible, y a pesar de ello presentan una carcasa hecha de metal y unos footswitches que parecen correctos. Es cierto que con el Dapper Indie que revisamos hace tiempo, uno de los footswitches daba un comportamiento algo irregular, pero en el Dapper Dark todos iban perfectos, por lo que podemos considerar lo anterior como un caso aislado. Las sensaciones de las perillas retroiluminadas son agradables gracias al aro de goma que las rodea, y que facilita el girarlas.

En cuanto a lo puramente estético, es de lo más sencilla: de hecho presenta un aspecto que se podría confundir con cualquiera de los otros "strips" de efectos genéricos hehos en China que podemos encontrar en internet. No así las prestaciones, que están mucho más encarriladas que un multiefectos "para todo".

Prestaciones y facilidad de uso

La selección de efectos que ya hemos descrito más arriba nos parece adecuada, y como comentaremos más adelante, a nivel sonoro cumple bastante bien. Es de agradecer que haya afinador, ya que no todas las versiones del Dapper de Valeton tenía esta comodidad. Solo hemos echado de menos un boost posterior a la ganancia principal, ya que con el que hay sólo podemos añadir distorsión, pero no elevar el volumen al activarlo. Tener eso sería magnífico para los solos.

El panel posterior del Dapper Dark tiene algunas inclusiones interesantes extra: una de ellas es el loop de efectos, que puede ser ideal para añadir más efectos a la cadena ubicados justo después de la distorsión y antes de las modulaciones/delays; la otra es la emulación de altavoz que podemos activar o desactivar. Puede ser ideal para tocar conectados directamente a línea, aunque por su sonido, parece más bien una función "de emergencia" ya que es algo básica, y en ningún caso competirá con el nivel de calidad de emulaciones de altavoz actuales que ya hay en muchos pedales y plugins digitales. Hay que notar que esta emulación actuará sobre las distorsiones que asumirán el rol de previo, con lo cual, cuando las apaguemos, no habrá previo alguno.

Sonido

En cuanto al sonido, hemos dado prioridad en la valoración a la calidad de la distorsión, y nos ha parecido bastante resultona y entretenida de usar para lo que cuesta (alrededor de 120 euros). Para daros un marco de referencia para saber el por qué de esta valoración, debéis pensar que eso es lo que en ocasiones cuesta un único pedal de distorsión, y no todos los que valen eso son obligatoriamente mejores que la distorsión del Dapper Dark.

Con lo cual, la parte principal de este multiefecto, está bastante lograda. Tiene mucha ganancia, y tiene el carácter clásico del Heavy Metal y Thrash de finales de los 80. Conseguir sonidos vacios de medios es muy sencillo, pero tambien podemos aportar una mayor cantidad de esas frecuencias sin que necesariamente de vuelva nasal o demasiado radiofónico. Sí puede ser estridente de agudos si se nos va la mano, por supuesto, pero se arregla fácilmente con un giro relativamente pequeño de la perilla de agudos, con lo que parece más una franja de frecuencias disponible para lograr ciertos sonidos muy específicos.

De acuerdo, la distorsión está bastante bien, y el boost la complementa estupendamente. Esto no es tan sorprendente tras haber probado los otros Dappers, ya que parece que el emparejar distorsiones con buena vista es algo que se cumple en casi todos ellos. Probablemente, sea el punto del que parten para crear cada uno de ellos. En este caso, el boost aumenta el sustain y le da algo más de grosor y sensación de compresión, algo que vendrá de perlas para las notas largas y sostenidas de solos muy épicos.

Eso sí, a las guitarras rítmicas le puede conferir un ligero carácter más fuzzero, que puede restar un poco a la tirantez de las guitarras rímticas con músculo estilo Metallica. Nosotros lo reservaríamos para el solo, o haríamos un compromiso de ganancias entre ambos bloques tratando de obtener lo mejor de cada uno. La puerta de ruido viene de perlas, ya que sería una locura manejar semejantes cantidades de ganancia. Es fácil de usar y es efectiva, claramente está preajustada para este tipo de sonidos en particular.

El chorus es bastante humilde, pero absolutamente usable. Puede que no tenga un sinfín de matices, pero es lo suficientemente correcto como para no tener que molestarse en comprar uno aparte si es un efecto que solo usamos de vez en cuando. El delay nos ha parecido algo mejor, y aunque nuevamente no es un delay que impresione, aporta un ambiente de grandeza a lo que tocamos que coincide con lo que se busca. No es un delay de carácter digital totalmente neutro, sino que tiene una coloración moderada, que le ayuda a encajar en la mezcla y a suavizar un poco el ataque de los sonidos. También en sonidos limpios con chorus contribuye a crear una sensación más etérea, con lo que acaba resultando un efecto útil. Y tiene Tap Tempo, lo cual lo hace más versátil.

Conclusión

Nos gustan este tipo de multiefectos, ya que como editores de una web como Guitarristas, vemos cada día decenas de usuarios que se sienten algo confundidos con la complejidad de los multiefectos típicos, equipados con cientos de opciones, de las cuales se termina usando sólo una pequeña parte. Los effect strips como los Dappers son una excelente alternativa a ese mundo, ya que no hay menús, memorias ni complejidades, simplemente cuatro o cinco pedales, ya unidos y cableados internamente, con lo que son fantásticos para solucionar, de una sola compra, unas cuantas necesidades.

Con lo cual, esa sería la primera cuestión a destacar, se trata de un producto para aquellos que busquen simplicidad; pero el siguiente punto importante es que se trata de un producto asequible, que tal vez no sea apto para una exigente gira internacional, pero sí para aquellos con un bosillo ajustado que solo vayan a ensayar de vez en cuando o hacer conciertos ocasionales, y no le vean el sentido a gastarse una sumana muy exigente en algo que va a ser sólo una afición. Para esos guitarristas, serían unos 120 euros muy bien invertidos, que no les dejarían en mal lugar en términos sonoros.

Tampoco sería una mala opción como pedalera de emergencia para usar cuando falla nuestro otro equipo más profesional, ya que es pequeña y gracias a prestaciones como la salida con emulación de altavoz y el afinador, resulta bastante autónoma. En resumen, un producto sencillo pero efectivo, con un sonido sin sorpresas, pero correcto para su precio, y que pone la importancia en el lugar acertado: su distorsión. ¡Ah, y por cierto! Existe también una versión aún más reducida, el Dapper Dark Mini, que suponemos conservará algunas de las propiedades de su hermano mayor.

Más información | Valeton

¿Te gustó este artículo?
10

Equipo relacionado

powered by Hispasonic
  • Valeton Dapper Dark
    Valeton Dapper Dark

Regístrate o para poder comentar