Efectos

Review de Boss DD-200, delay compacto con memorias y MIDI

El mundo de las pedaleras de las pedaleras de hoy no tiene nada que que ver con con el de hace 20 o 30 años. Para entonces, el pedal era casi el concepto opuesto al mundo del Midi, las memorias y la tecnología, ya que, independientemente de si era un pedal analógico o digital aquello de lo que se tratase, la prioridad era la simplicidad: una caja con potenciómetros pensada para ser pisada. Todas esas prestaciones que hemos mencionado eran mucho más típicas del mundo del rack y los grandes multiefectos.

Pero eso ha cambiado: marcas como Strymon, Eventide, TC Electronic o Line 6 han llenado el mercado de híbridos que presentan dimensiones aspecto más cercano al de los pedales clásicos, pero que reúnen varias de las prestaciones que antiguamente se encontraban en los racks. Hoy sí hay público para esos conceptos, y es por eso que muchas marcas de gran alcance como Boss ya han renovado su catálogo para adherirse a la tendencia, incluyendo cosas como el pedal del que hoy os ofrecemos un vídeo: el pedal de delay Boss DD-200.

Ya en 2015, la marca decidió entrar de lleno en terreno con el Boss DD-500, un delay con muchos presets que presentaba un formato de tres pulsadores similar al del Timeline de Strymon o el Timefactor de Eventide, muy populares en aquél momento. EL DD-200 parece un derivado de dicho pedal, perdiendo un pulsador, pero compensándolo con un tamaño más reducido que seguro beneficiará a los que tengan pedaleras muy apretadas. La facilidad de uso es mayor aún si cabe, y es fácil saber lo que se está haciendo en cada momento sin que sea necesario mirar el manual. Es cierto que las memorias se han limitado a cuatro, pero nos parece suficiente dada la posibilidad de cambiar parámetros a tiempo real con controladores Midi externos, pedales conmutadores extra o pedal de expresión.

Boss DD_200

A nivel sonoro, nos ha sorprendido gratamente, ya que todos ellos suenan bien y casi siempre entregan lo que prometen (el modo Ducking es, quizás, el que menos nos ha convencido por lo difícil que resulta lograr que las repeticiones se incorporen al sonido de forma natural). Es verdad que no son delays con el nivel de exquisitez — a veces rayando lo snob — que presentan algunos otros pedales del mercado de mucho mayor precio, pero creemos que esta es la colección de delays "de trabajo" que realmente se necesita para la gran mayoría de aplicaciones.

Otros detalles de agradecer del DD-200 son el Tap Tempo, la función Carry Over (que el delay esaparezca gradualmente tras apagar el efecto), la incorporación del Midi (aunque no sea en formato de 5 pines sino minijack), la posibilidad de decidir las funciones de los dos pulsadores incorporados (y también de un pedal externo no incluido o el pedal de expresión) y, sobre todo, el poder pasar al modo looper sin que ello implique dejar de usar el sonido de delay (algo poco habitual en muchos pedales compactos de delay, en que se nos obliga a escoger), ya que se trata de motores independientes.

La mayoría está de acuerdo en la calidad de sonido es algo en lo que un pedal debe sacar buena nota para su categoría de precio, pero a veces la facilidad de uso puede presentar también grandes dificultades de diseño, y no siempre se atiende suficientemente. El DD-200 es un fantástico ejemplo de buen diseño en facilidad de uso: aunque tiene un gran número de funciones ocultas, son secundarias, y creemos que aunque odies a muerte las pantallitas y menús, seguirás sacándole el 90% del provecho al DD-200. En definitiva, un delay con muchas opciones, pero que no dará dolores de cabeza a los que simplemente quieran tocar y disfrutar, en lugar de programar pantallas.

Más información | Boss

 

 

¿Te gustó este artículo?
7
Guitarristas en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar