Amplificadores

Los 8 amplis de transistores con más glamour de la historia

Cuando en la época de los 70 el transistor estaba comenzando su camino con la misión de sustituir a la válvula, el mundo de la guitarra pensó que realmente era algo que podía ocurrir. El relevo vendría justificado por los menores costes de fabricación, el menor peso, menor necesidad de ventilación por alcanzar temperaturas no tan altas, y algunas ventajas sonoras, especialmente en el terreno de los sonidos religiosamente limpios.

Posteriormente, sería un tipo de amplificación normalmente reservado a amplificadores asequibles y algo más humildes, aunque no por ello menos meritorios. Algunos como los Bandit de Peavey, los amplis de Crate, Traynor u otras marcas estuvieron muy presentes en los locales de ensayo de jóvenes grupos en los 80 y 90 gracias a su resistencia y lo solvente de su sonido. No hace falta que digamos que la historia ha demostrado que la válvula no iba a ser derrotada por el transistor, ya que sigue siendo la tecnología más deseada por una gran parte de los guitarristas hoy en día. Pero por aquél entonces, el transistor era toda una nueva puerta abierta a los ingenieros y fabricantes que deseaban innovar y aportar, y sin duda algunos lo hicieron.

En el artículo de hoy vamos a mencionar algunos modelos a transistores que lograron sorprender, acumular un cierto “glamour” o aceptación, y lograron ser incluidos en el exclusivo club de amplificadores destacados de la historia, habitualmente reservado para productos valvulares. Estos amplis a transistores, que han formado parte de discos y giras legendarias, o bien han logrado sorprender al público guitarrista por alguna razón, han conseguido pasar a la posteridad y, por ello, vamos a dedicarles unas cuantas líneas.

Roland Jazz Chorus (JC 120)

Muchos de vosotros sabíais que comenzaríamos o acabaríamos con este, y es que probablemente sea el ampli a transistores mejor valorado del mundo. Presentado a finales de los 70, no pretende imitar a ningún amplificador de válvulas, sino que sencillamente trata de ser él mismo, y muchos artistas de gran público como The Police, The Cure, Metallica o Pat Metheny lo han utilizado para sus discos y giras. Es un amplificador elegido habitualmente por su tono limpio y por su chorus y reverb incluidas, que contribuyen a configurar su sello sonoro.

Roland Jazz Chorus

Polytone Mini Brute

La forma en que algunos guitarristas de jazz aman el Polytone Mini Brute hace a este ampli merecedor de aparecer en esta lista. Se trata de un combo relativamente compacto y fácil de transportar, pero con una gran potencia, y que ha sido editado en diferentes configuraciones. Algo que añade carisma a la figura de este amplificador es que sus fabricantes, afincados en California, apenas hicieron marketing de sus productos, sino que fue un fenómeno de culto el que llevó a sus combos a la popularidad. Muchos de sus modelos no estaban necesariamente orientados a un único instrumento, por lo que también son bien valorados por los bajistas.

Polytone Mini Brute
Nicks Guitars

Marshall Lead 100 Mosfet

Pocos amplificadores han roto tantas amistades como el Marshall Lead 100 Mosfet, que ha causado discusiones de lo más calurosas. Presentados en los 80, apuntaban al sonido del ahora legendario JCM800, pero haciendo uso de la tecnología sólida Mosfet ( Metal Oxide Semiconductor Field Effect Transistor). El problema vino cuando algunos de sus poseedores sugirieron que el sonido era tan cercano al del un JCM800 que podían llegar a confundirse con facilidad. Como suele pasar, esto polarizó las opiniones aún más, causando grandes desacuerdos, y ganando detractores y amantes de igual intensidad.

Marshall Mosfet
Audiofanzine

Randall RG100HT

Una de las grandes pruebas irrefutables de que con el sonido de transistores también se puede crear escuela es el caso de Dimebag Darrell de Pantera, quien tiene uno de los tonos de guitarra para Metal más influyente de todos los tiempos. Aunque en la última etapa de su carrera utilizó los amplificadores Krank, los sonidos que todos recordamos provenían de diversos amplificadores de transistores hechos por Randall. Su modelo signature, el Warhead, era de hecho uno de ellos, aunque algunos de los momentos clave de su carrera fueron inmortalizados con peculiares amplificadores como el RG1000HT.

Randall RG100 HT
Randall RG100HT

 

Sunn Beta Lead

En 1979, la marca Sunn ofrecía unos cuantos modelos de amplificadores, entre ellos el Sunn Beta Lead y el Sunn Beta Bass. El primero era para guitarristas y el segundo para bajistas, pero lo gracioso del asunto es que, en realidad, la única diferencia existente era que el primero llevaba reverb. Se trataba de amplis enfocados hacia sonidos de ganancia que, si bien no tuvieron un gran éxito durante la época de su lanzamiento, tuvieron un resurgimiento a partir de que Buzz Osbourne de los Melvins los empleara, e inspirando a Kurt Cobain a hacer lo mismo para la era “Bleach”. Adam Jones de Tool o el grupo Red Fang han sido otros usuarios del Sunn Beta Lead.

iCollector

Fender Eighty-Five

El del Fender Eighty-Five es un caso curioso: se trata de un ampli de transistores cuya popularidad se debe casi totalmente a Johny Greenwood, guitarrista de Radiohead. Muchos guitarristas de grandes giras tenían la costumbre de llevar un amplificador a válvulas para los sonidos de ganancia, y otro de transistores para los sonidos más limpios. No sabemos si con ánimo de llevar la contraria, pero Greenwood lo hacía justo al revés, usando el Fender Eighty-Five combinado con un pedal Marshall Shredmaster para sus sonidos distorsionados. Y otra cosa curiosa: en su equipo, el ampli destinado a limpio (el valvular) ha ido variando: inicialmente fue Fender Twin, para más tarde pasar a un Vox AC30. Sin embargo, parece ser que el Fender Eighty-Five aguantó muchos años, o incluso puede que siga ahí.

Fender Eighty-Five
Reverb

Lab Series L

A mediados de los 70, Lab Series tenía el objetivo de crear amplificadores de transistores que fuesen considerados de alta tecnología. Para ello, contaban con Bob Moog, quien ayudó a diseñar un amplificador con tonos limpios y distorsionados detallados, y que contaban con una ecualización compleja, reverberación y compresión. Lo cierto es que la marca logró que artistas reputados los usaran, como Allan Holdsworth, Ty Tabor, o un nombre que sorprenderá a algunos: B.B. King.

Lab Series L
iCollector

Kustom K200 A4

Kustom es una marca a la que no siempre los guitarristas prestamos atención, pero lo cierto es que uno de los guitarristas, cantante y compositores más potentes de la era del rock y el country ha sido un gran usuario: John Fogerty de The Creedence Clearwater Revival. Parece que Fogerty andaba detrás de conseguir el sonido británico que salía de combinar Rickenbackers con Vox AC30. Ya usando amplis Kustom por aquél entonces, decidió pasarse a un modelo más nuevo que incorporaba fuzz y trémolo, del que sacó grandes sonidos que podemos oír en CCR.

Kustom K200 A4
Wikipedia

 

¿Te gustó este artículo?
32
Comentarios

Regístrate o para poder comentar