Guitarras

¡Feliz año 2021, Guitarristas!

Antes de redactar estas líneas, en Guitarristas hemos dedicado algunos instantes a leer los comentarios que poblaban un artículo igual que este, pero del año pasado. Muchos de vosotros deseabais a los demás un feliz 2020, planeabais los mejores propósitos, y tal vez alguno pensó "¡este será mi año!". Y a pesar del año fatal que ha sido el 2020, no hay que dar por hecho que vuestros deseos no se cumpliesen. Es más, estamos seguros de que muchos de vosotros lo habéis aprovechado muy bien y habéis hecho frente a la adversidad.

Pero sí asombra leer esas líneas, sabiendo lo poco que podíamos imaginarnos, en ese 31 de Diciembre de 2019, cuánto tendríamos que adaptarnos a lo que estaba por venir. Ya tan solo el relato nos hubiese sonado a un disparate, más propio de una película, que de la realidad.

En esas fechas, nuestra cabeza estaba llena de optimismo, con la vista puesta ya en el NAMM, feria de importancia mayor. En nuestra oficina, el NAMM de California significa planear el viaje más relevante del año, estar pendiente de todas las nuevas noticias que pueden asaltarte en cualquier momento y también disfrutar del encantador ambiente de tanta actividad que reina en Anaheim en esos días. Ya allí, nada nos hacía sospechar que no pisaríamos otra feria en una buena temporada. Más bien, el tema de conversación en nuestros desayunos era, ¿iremos a Music China este año?. 

Guitarristas 2021

Ahora ya estamos aquí, a las puertas del 2021, tras un acontecimiento que ha cambiado a todos en mayor o menor medida. En todo lo amplio del sector de la guitarra, ha habido un gran impacto. Y aunque para el periodismo sobre guitarra ha habido consecuencias notables, en quien pensamos más a menudo no es en nosotros, ni en los fabricantes de instrumentos, sino en el protagonista de todo este universo: el guitarrista

El músico ha visto su trabajo duramente vapuleado este año, y es que aunque casi nadie se ha librado de las consecuencias de la epidemia, en la música ha habido multitud de profesionales que se han quedado prácticamente sin ingresos. Con la capacidad de supervivencia que caracteriza el sector, el único remedio en muchos casos ha sido buscar negocios alternativos, como escuelas online, ofrecer servicios de streaming en vez de sonorización en vivo, y otras vías que permiten a técnicos de sonido, músicos de sesión y otros profesionales del espectáculo tratar de salir adelante.

Y aunque deseamos con todas nuestras fuerzas que el 2021 mejore radicalmente la situación, sí hemos de reconocer que el 2020 ha sacado a la luz la enorme fuerza, la capacidad de crecerse ante los problemas y de reinventarse de los profesionales de la música. A todos, y en especial a ellos, os deseamos un año mucho mejor que el 2020, y que podamos volver a disfrutar, sin ninguna webcam ni skype de por medio, del sonido de una muralla de amplis sonando en vivo. ¡O un emulador de amplis, no nos pondremos quisquillosos!.

Esperamos haberos hayamos ayudado, aunque solo haya sido mínimamente, a hacer el año 2020 un poquito mejor. Vosotros, desde luego, sí nos habéis ayudado a que el nuestro fuese mucho más afable y esperanzador. 

Gracias a todos, y feliz año 2021.

¿Te gustó este artículo?
30

Regístrate o para poder comentar