GJ2 Concorde, una vuelta de tuerca al modelo Randy Rhoads

Con la reciente noticia de que GJ2 amplía la capacidad de su fábrica debido a la demanda de sus nuevos instrumentos, a los que "pretenden dotar de una excelente calidad tanto de construcción como de control de calidad ", hoy quiero hablaros acerca de una guitarra que a lo mejor a algunos se les escapó en su momento. Aunque hace un año que ya os anunciábamos la salida del prototipo, aprovecho para hablar de ella ya que se presentó a principios de este año en NAMM de forma oficial junto a otros modelos de la marca.

El señor Grover Jackson es uno de los más prolíficos diseñadores y constructores de guitarras de los últimos 30 años, y que bajo la unión con Charvel produjo algunas de las guitarras con más solera dentro del terreno del rock más duro. Jackson vendió su buque insignia en 1985 a IMC (International Music Co.) que a la larga hizo casi indistinguibles la personalidad de las dos marcas, cosa que durante el periodo que estuvo dirigida por el propio Jackson, él mismo se encargó siempre de separar y reivindicar. Desencantado con el trato dado a las dos marcas, Grover Jackson deja la compañía.

En 2002 Fender compra la marca Jackson/Charvel y Grover entre otras cosas se queja de que en lugar de volver al espíritu innovador que caracterizó a su empresa, Fender simplemente se dedica a sacar reediciones de modelos de los años 80.

En 2011 Grover se alía con el ex-director de ventas internacionales de Fender, Jon Gold y ambos forman la compañía GJ2. Al año siguiente entre otros modelos, sacan un prototipo renovado de una de las guitarras más famosas de la historia: la Jackson Randy Rhoads.

La guitarra original fue primeramente nombrada como “The Ultimate Sin” (el pecado definitivo). Pero a Randy le gustaba llamar cariñosamente a esa guitarra “Concorde”. Con el primer prototipo Randy observó que su guitarra no se distinguía de las clasicas “Flying V” así que se le ocurrió la idea de alargar uno de los extremos más que el otro inspirándose en la aleta de un tiburón. El segundo prototipo ya fue construido con ese mismo diseño. Jackson creó dos prototipos más, uno de ellos con las cuerdas a través del cuerpo, pero que Randy no tuvo tiempo de probar por culpa del trágico accidente, con lo que a Grover siempre le ha apenado el hecho de no poder obtener el veredicto final sobre sus creaciones, en propia boca del guitarrista al que iban destinadas.

Con el nombre de “Concorde” en mente y con la nueva compañía en marcha, Mr. Jackson decide dotar de un aspecto aerodinámico a un diseño que apenas se había movido en 30 años. El resultado es la GJ2 Concorde, una guitarra que respeta el concepto anterior pero que armoniosamente enlaza las dos puntas con una línea en forma de arco, quitando parte de la agresividad angulosa original.

Esta guitarra ha salido en dos versiones: una con diapasón de ébano y herrajes dorados (5 stars) y otra con diapasón de palorrosa y herrajes cromados (4 stars). En ambas versiones se puede escoger entre puente flotante o con cuerdas a través del cuerpo y aparte de los colores de fábrica se puede pedir el famoso acabado "polka dot" (el acabado en la foto de la Rhoads original). Destacar también el cambio que han sufrido las incrustaciones típicas de "aleta de tiburón" y la nueva pala invertida respecto al modelo original. El señor Jackson asegura que si Randy viviera, esta sería su guitarra principal. De momento se desconoce precio y aún no sé si habrá distribución en Europa, pero seguiremos atentos.

Más información en la web de GJ2.

¿Te gustó este artículo?
14
Comentarios

Regístrate o para poder comentar