Artistas

Salidas profesionales para un músico moderno

Hoy me gustaría hacer un pequeño artículo en el que hablar de las salidas profesionales que puede tener un músico moderno (con formación académica reglada o sin ella), con los pros y contras de las mismas, y expresando lo que, tanto yo, como muchos colegas con los que he tratado el tema, consideramos es la realidad en estos momentos para un músico.

No importa si tienes el conservatorio, un título de música moderna, o llevas años yendo a profesores sin estudiar de una forma "oficial", en este caso disponemos de información para todos vosotros.

No hablaré de bandas con música propia ni similares; eso obedece a la suerte (yo tengo grupos, pero no me engaño), no únicamente al desempeño. Y las que llegan a ganar como para poder vivir de ello, son tan pocas que no puede ser considerada una posibilidad a la hora de ganarse la vida. Conozco músicos mejores que muchos de los más famosos que jamás han conseguido vender más de 100 o 200 discos y nunca han llenado una sala con su música, aún siendo grandes compositores.

Profesor particular

¿Qué necesito?: Capacidad para expresarte y transmitir conocimientos, un buen nivel y polivalencia con el instrumento. Es mejor si sabes enseñar más de una disciplina. Si tocas solo blues, o solo metal, tú mismo te cerrarás puertas.

Pros: No necesitas cuestiones legales a no ser que quieras (y en ese caso, no podrás vivir de ello ni te compensará). No se requieren licencias, ni tener un espacio adaptado. Puedes dar las clases donde quieras. Tampoco hay un horario prefijado y tienes disponibilidad para variar clases. Puedes compatibilizarlo con otro trabajo.

Contras: Los alumnos no son una fuente "fiable" de ingresos. Normalmente te fallarán varios a lo largo de la semana, puesto que las clases particulares no presentan esa obligatoriedad de pago, como las academias. Además, tendrás mucha "mala competencia", gente que cobre poquísimo, generalmente malos profesores. Un precio suficiente ha de ser aquél que haga que tus conocimientos se valoren, pero permita a la gente ir a tus clases sin tener que vender un riñón. La mayoría se pasa por defecto, y otros por exceso, y muchos no valorarán tus años de esfuerzo, sacrificio, y estudios.

Profesor de música en colegios/institutos

¿Qué necesito?: Un título. Lo gracioso es que normalmente no importa si es de música o no. Puedes graduarte en medicina o ingeniería agropecuaria y presentarte a las oposiciones, al menos en España. Tus conocimientos y habilidad apenas importan en gran parte de los lugares a opositar, de hecho, el manejo de instrumento para un profesor de música en algunas comunidades es opcional (si, habéis leído bien), si bien en otras los requisitos son mucho más fuertes y adecuados al puesto.

Pros: Sueldo, vacaciones, puesto fijo o indefinido, seguridad económica, fines de semana libres para tocar... Casi todo. Es una buena opción siempre que tengas vocación por la enseñanza y capacidad para transmitir. No optes a este puesto solo para tener tiempo libre, piensa que de ti depende el futuro de muchos jóvenes.

Contras: Muchas personas no se sentirán valoradas. Los alumnos hoy en día son bastante poco agradables en las clases de música y suelen tener al profesor por una molestia. La mayor parte de los profesores terminan por odiar su vocación, algo peligroso para un músico. También está el hecho de tener que opositar. Hoy en día apenas salen oposiciones. Desde que desapareció magisterio musical, este terreno está siendo objeto de un agravio comparativo con otros trabajos.

Profesor de academias privadas, conservatorio, o escuelas de música

¿Qué necesito?: Un título, talento tocando y, si es una academia privada, te exigirán ser capaz de transmitir tus conocimientos con solvencia.

Pros: Quizás el profesorado con más reputación que existe. Normalmente, sobre todo en cursos superiores y con adultos, tus alumnos te respetarán y tendrán vocación. Sentirás que cuentas, que transmites algo, y tendrás tiempo para aprender más, tocar, investigar...

Contras: La ausencia de títulos de música moderna en la mayor parte del territorio nacional, algo compartido en américa del sur y centro-américa, donde aún así nos sacan lustros de ventaja a los españoles. El único título que tiene validez en la mayor parte de los sitios es el del conservatorio superior. Las autoridades todavía no se han enterado de que existen géneros de música moderna que merecen su propia titulación. Además, las oposiciones ahora mismo brillan por su ausencia.

Músico de sesión

¿Qué necesito?: Polivalencia absoluta, leer partituras, gran nivel, y... contactos.

Pros: Tus compañeros de profesión serán todos tan buenos o mejores que tú. Puede que no toques lo que te gusta, pero serás un músico muy digno rodeado de la creme de la creme. En muchos casos te dejarán manga ancha para expresarte como músico. El sueldo suele ser alto, de los más altos para los músicos.

Contras: Si tocas con un artista con mal carácter, puede crucificarte, hablar mal de ti, e impedir que sigas en el negocio. Se viaja mucho y no hay apenas espacio para otras actividades, pero eso ocurre en muchos trabajos. No es tan seguro como otras actividades, y si eres un músico de escenario, pueden prescindir de ti cuando la vejez haga que tu aspecto no sea juvenil, como se demanda ahora.

Músico de orquesta

¿Qué necesito?: Entendemos orquesta por la formación que toca música popular, puesto que las orquestas tradicionales de música docta o culta son otra cosa específica del conservatorio. Es decir, hablamos de orquestas que van por pueblos y ciudades tocando "de todo". Necesitas tocar de todo un poco, rítmicas, solistas, estilos modernos, estilos tradicionales... También necesitas poder tocar cosas que detestas sin que se te note, y una cierta forma física para resistir larguísimos viajes, malas condiciones en el escenario, temperaturas cambiables, y horarios que implican estar 20 horas sin dormir, o durmiendo en una carretera.

Pros: No se requiere título, a priori hay muchas orquestas (o había) por lo que es uno de los trabajos disponibles para músicos sin título. Se puede compatibilizar con otro trabajo, como profesor en academia y profesor particular.

Contras: Actualmente, no es un trabajo bien pagado. Hay mucho riesgo de accidentes, duermes mal y desgasta muchísimo el físico, y no es nada agradecido. La cobertura de la seguridad social es lamentablemente deficiente, y hay un porcentaje altísimo de impagos. Otro contra, tal vez de los peores, es que tocas para gente en un estado de embriaguez que suele ser extremo. Puedes sufrir intentos de agresiones, presenciar peleas... Tus colegas te llamarán mercenario, aunque en lugar de músicos profesionales sean banqueros o concejales.

Músico de bar/pub

¿Qué necesito?: Amigos, contactos con bares, echarle cara, y tener una banda que funcione bien. Cuanta más experiencia tengas, mejor.

Pros: Tocarás estilos que te harán mejor músico y serás la envidia de otros músicos. Puedes hacer covers/versiones, tocar tus temas de jazz o salir como un cantautor. Suele haber un circuito de pequeños bares en cada ciudad, puedes tocar a menudo.

Contras: La gente creerá que debes tocar gratis para "promocionarte" aunque lleves 30 años en el escenario. Muchos bares te estafarán y otros muchos lo intentarán. Aprende quienes son fieles a su palabra y denuncia a los demás de forma pública. La temporada de verano es casi inexistente, y por desgracia no cotizarás nada o prácticamente nada.

Conclusión

Ser un músico profesional hoy en día es una tarea harto complicada. Normalmente, has de tener más de un trabajo para poder subsistir, cotizas poquísimo, y eres visto por la sociedad que te rodea como poco más o menos que un mendigo.

Existen mil motivos para no ser músico, más si no tienes un título superior, generalmente, de música clásica. Reputación, trabajo fijo, deseabilidad social, seguridad laboral etc.

Pero existe un motivo muy poderoso para ser músico: la felicidad. Es evidente que muchos momentos te harán dudar. Yo mismo he dudado miles de veces de mi elección. Pero no es menos cierto que, aunque tu trabajo como músico no sea tu sueño, ni toques lo que quieres, estarás tocando, aprendiendo, y mejorando.

La elección siempre ha de ser personal. Has de plantearte si te compensa, si es la forma de vida que quieres, y si puede chocar contra otros anhelos que tengas. No te dejes llevar por un sentido romántico de la vida, pero tampoco por uno únicamente práctico. Sopesa las salidas y tu verdadero interés, sopesa tus posibilidades económicas, el apoyo familiar, y el riesgo que quieres correr. Y después, elije.

Eso si, si quieres ser músico profesional, dos consejos añadidos:

Aprende inglés. Por desgracia, los países latinos están pasando momentos muy difíciles, y España no ha valorado su cultura ni en los tiempos en los que pertenecía al G8. La música es vista como un hobby, algo hecho por gente que no tiene otra cosa que hacer.

En cambio, en los países anglosajones, la música es algo muy valorado. Un buen músico tiene la misma reputación que un buen médico.

Y como segundo consejo, sácate un título, pero acorde a lo que quieres hacer. Si no te interesa la música clásica, o no es tu preferencia, no vayas al conservatorio. Es casi como pretender ser un virtuoso en dos instrumentos de dos mundos muy diferentes. El conservatorio es una gran escuela, pero no te engañes; no es lo mismo el grado medio que el grado superior, en el que tendrás que estudiar 6 o 7 horas diarias, algo incompatible con estudiar lo mismo para aprender música moderna. Cada escuela sirve para lo que sirve. Ocurre algo similar con la música moderna. Si quieres tocar Bach, Prokofiev, Tárrega o Breuer, es absurdo apuntarte a Berklee, la escuela de música creativa, o el taller de música de Barcelona. Son títulos enfocados a la música moderna. Ten claro qué rama quieres escoger. Puedes estudiar ambas, pero tu título superior debe ser el adecuado al desempeño de tu profesión.

¿Te gustó este artículo?
126
Comentarios

Regístrate o para poder comentar