Efectos

Efectos: los 4 lugares donde puedes conectarlos

¿En qué punto de la cadena de audio debemos conectar nuestros efectos? Tanto si un efecto es un rack o un pedal, tanto si es mono como estéreo, tenemos una cierta flexibilidad a la hora de conectarlo. No siempre es posible conectar un determinado equipo de efectos de todas las formas existentes, pero normalmente tampoco hay una única opción. Seguro que si eres un guitarrista acostumbrado a este mundillo, habrás conectado tus pedales al input de tu amplificador, pues es el sistema mayoritario. Pero hoy vamos a repasar los principales métodos de conexión, yendo desde lo más populares hasta los menos conocidos, pero no por ello menos útiles u oportunos según la situación.

Antes del amplificador

Este es el método clásico por excelencia que la mayoría de nosotros conocemos. Se reduce simplemente a ubicar nuestros pedales entre la guitarra y el input del amplificador. Es el método óptimo para los wahs, los compresores y las distorsiones, pero algunas modulaciones también pueden beneficiarse de ello.

Pedales al input de tu ampli
El método de conexión de efectos más extendido

En el loop de efectos

Es la segunda ubicación más empleada. El sentido del loop de efectos es poder colocar nuestros pedales o racks entre el previo de nuestro amplificador y la etapa de potencia. Esto nos da algunas ventajas: poder obtener un nivel de claridad mayor en algunos efectos generalmente de tiempo, como delays o reverbs. También hay otras funciones interesantes, como por ejemplo, utilizar los pedales de boost como un aumento de volumen limpio, lo cual es muy útil para realzar solos o riffs especiales.

Pedales en el loop
En este caso, el chorus de MXR está conectado en el loop de efectos del amplificador

Tras la etapa de potencia

Puede que este método no sea el más empleado por los guitarristas, ya que necesita unos accesorios especiales para ponerlo en práctica: las cajas de carga, también llamadas loadboxes o dummy loads. La señal que sale de la etapa de potencia de un amplificador (es decir, la que sale del cable con el que conectamos un cabezal a un altavoz) no es apta para ser conectada a un pedal de efectos normal, y hacerlo podría dañarlos. Esto es porque los efectos esperan recibir señales de una intensidad mucho menor (normalmente señal de instrumento, o señal de línea). Pero las cajas de carga pueden convertir la señal que sale de la etapa de un amplificador en otra señal apta para ser empleada con efectos (incluso algunas de ellas ya incorporar un loop de efectos expresamente para dicha función). Este sistema es especialmente indicado para poder aplicar efectos como delay o reverb a amplificadores clásicos que no poseen loop de efectos, sin necesidad de modificarlos.

Pedales tras la etapa
Cajas de carga como la Bad Cat son un excelente accesorio

Tras la pantalla

Este punto puede desconcertar a algunos, ya que técnicamente, no estaríamos conectando literalmente ningún efecto al amplificador. Pero si lo hemos incluido es para resaltar que muchos de los efectos que se aplican en nuestros discos favoritos se han aplicado a la toma ya grabada, es decir, después de captar el amplificador con un micro. Eso significa que las reverbs, compresiones o delays que se aplican en dichos discos tienen lugar, en realidad, tras el filtro de frecuencias que supone el uso de un altavoz de guitarra, y el resultado no es el mismo que si conectamos los mismos efectos en el loop del amplificador o tras la etapa. La dinámica y variedad de frecuencias de los efectos que usemos no pasaran por la coloración de nuestro altavoz de guitarra, jugando a favor o en contra según lo que busquemos. Es valioso tener esto en mente especialmente con los emuladores como Kemper, Helix, Axe u otros multiefectos (tanto de rack como de suelo) ya que suelen permitir colocar los efectos antes o después de la emulación de pantalla y micro, lo cual nos pone justamente en dicha situación.

Efectos tras la pantalla
Esta situación es especialmente relevante cuando trabajamos con sistemas de emulación

Otros datos de interés

La conexión en estéreo

Los amplificadores de guitarra no suelen ser estéreo, pero muchos efectos lo son. Por ello, muchos guitarristas utilizan, a partir de cierto punto en la cadena de audio, más de un ampli o más de un altavoz para poder reproducir efectos estéreo y obtener un sonido más amplio y panorámico. No estaríamos hablando de una ubicación por sií misma, sino una variable a tener en cuenta a la hora de decidir dónde poner cada efecto.

Stereo Rig Guitarra

El método de los cuatro cables

Los multiefectos que poseen, como mínimo, una conexión send/return acostumbran a permitir el uso del método de los cuatro cables. Es una situación especial en la que nuestro multiefectos puede ocupar dos ubicaciones a la vez. Por ejemplo, podemos tener algunas secciones de nuestro multiefectos antes del previo de nuestro amplificador, y otras insertadas en el loop del ampli. Esta técnica también puede aplicarse a algunas otras ubicaciones expuestas en este artículo, como por ejemplo, situar una de las secciones tras la etapa de potencia.

Boss GT 8

La conexión en paralelo

No se trata exactamente de un punto especial de ubicación, sino una técnica de procesamiento que podría aplicarse a cualquiera de los casos anteriormente expuestos (o a más de uno a la vez). En la conexión en paralelo, una parte de la señal pasa por el efecto, mientras que la otra sigue su camino, intacta. Podemos lograr utilizar nuestros efectos en paralelo gracias a los loops paralelos de ciertos amplificadores o mediante pedales que dividen la señal de forma gradual para conseguir el mismo resultado en cualquier punto de la cadena. En la siguiente imagen, se muestra la diferencia entre colocar un efecto en serie (primera figura) o ponerlo en paralelo (segunda figura).

Conexión en paralelo

La conexión Wet/Dry/Wet

También existen configuraciones en que la señal con efecto no vuelve al amplificador principal, sino que se deriva a amplis o altavoces especialmente dedicados a la señal con efecto. Eso significa que la señal se ramifica como un árbol, teniendo cada rama un propósito diferente. El resultado buscado acostumbra a ser tener un amplificador dedicado al sonido sin efectos, y dos o más altavoces independientes (o amplis) dedicados únicamente a efectos, normalmente estéreo. El punto más habitual para emplear esta técnica es a partir del loop de efectos en adelante, pero también es posible ramificar la señal incluso antes de llegar al primero de los amplificadores.

Wet Dry Wet
¿Te gustó este artículo?
43
Comentarios

Regístrate o para poder comentar