Amplificadores

Amplificador en combo o en cabezal: ¿Qué es mejor?

Cuando un guitarrista está dando sus primeros pasos y se ve en la situación de tener que escoger un amplificador, acostumbra a sentirse algo desorientado. En el mercado existen muchos tipos de amplificador (de prácticas, digitales, a válvulas, en formato rack y muchos más). Por esta razón hoy hemos querido hacer un pequeño enfrentamiento entre dos variantes de los amplificadores que afectan a su formato externo: el combo y el cabezal.

Combo vs Cabezal
Dos versiones del Marshall JCM 800

Sin embargo, tenemos que advertir, desde el principio de nuestro artículo, que no vamos a responder a la pregunta que planteamos. Simplemente porque la respuesta será diferente para cada guitarrista en función de su uso. Lo que sí vamos a tratar de hacer es un repaso de las características de uno y otro y sus ventajas para cada perfil de guitarrista. Y de esta forma, ayudar a que cada uno se identifique con uno u otro de esos perfiles.

¿Cual es la diferencia básica entre un cabezal y un combo?

La diferencia radica en que un combo es un “todo en uno”, ya que posee todas las partes que tiene un amplificador construidas en un único aparato: Previo, etapa de potencia y altavoz. El cabezal, sin embargo sólo integra dos partes: Previo y Etapa de potencia. Así pues, el altavoz debe ser comprado por separado.

Cabezal o Combo
Ambos formatos pueden presentar diferentes disposiciones de altavoces

¿Previo, Etapa de Potencia y Altavoz? ¿Y eso qué es?

Todos los amplificadores de guitarra constan de tres partes importantes: El previo, la etapa de potencia y el altavoz. Las tres son igual de importantes (de hecho, merecerían un artículo entero para ellas solitas) a la hora de obtener un sonido de calidad, pero cada una realiza una función diferente:

El previo: Es una parte especializada en dar forma y carácter a nuestro sonido. Es con la que normalmente interactuamos más, ya que es la que posee el control de ganancia, ecualización, selección de canales y interruptores de brillo y otras prestaciones. Además, tiene la importante misión de aportar una pequeña pero esencial cantidad de volumen, que más tarde será amplificada por la etapa de potencia.

La etapa de potencia: Es la sección encargada de entregar la mayor parte del volumen, y de ella depende que un amplificador suene más fuerte o menos (aunque también es reponsabilidad de la eficacia del altavoz). Cuando compramos un amplificador de 50W, por ejemplo, sus fabricantes se están refiriendo a la potencia que posee esta parte del aparato. Suele presentar un control de volumen general y, en ocasiones, algún control de ecualización adicional que actúa de forma diferente a la eq del previo.

El altavoz: El altavoz tiene una función bastante evidente, reproducir nuestro sonido final para hacerlo audible. Sin embargo, también es una parte en la que debemos poner atención para conseguir un buen sonido. Esta sección no acostumbra a presentar ningún control ni potenciómetro de ninguna clase, por lo que la variedad sonora se suele obtener al experimentar probando diferentes altavoces hasta dar con el que es de nuestro gusto. Los más habituales son los altavoces de 10" y 12", que suelen venir agrupados en recintos para uno, dos o cuatro altavoces del mismo tipo. Una buena orientación para saber lo que queremos es decidir de antemano cuál de estas combinaciones de altavoces parece gustarnos más, pero nunca hay que cerrarse a nuevas combinaciones.

Cabezal o Combo
Vista posterior de un combo de guitarra

Entendido pero, ¿combo o cabezal?

Las ventajas son algo relativo en función de su uso: ¿Vamos a tocar sobretodo en casa? ¿Es para el directo? ¿En qué estilo? ¿Sacamos nuestro sonido del ampli? ¿O de pedales? Todas esas preguntas son importantes para sacar una conclusión así que vamos a intentar repasar las pros y los contras uno a uno.

Cabezal

Como ya hemos comentado, un cabezal es la suma de un previo y una etapa de potencia. Por lo tanto debemos comprar por separado una caja de altavoces. Algunos conjuntos de cabezal y pantalla pueden llegar a ser muy reducidos, mientras que otros, descomunalmente grandes. Veamos lo que ello implica:

PROS

Poder hacer diferentes combinaciones de cabezal y altavoces libremente: Aunque técnicamente es perfectamente posible cambiarle el altavoz a un combo, ya supone tener que soldar y deshacer soldaduras. En cambio con un cabezal es tan simple como conectar y desconectar un cable. Muchos guitarristas tienen más de una caja de altavoces, para tenerlas en distintos locales de ensayo o para tener diferentes tamaños según requiera el show.

No tener que llevar todo el equipo completo: A menudo los músicos tocamos en conciertos o festivales donde las cajas de altavoces son compartidas para todos los grupos que toquen esa noche, por lo que sólo es necesario traer nuestro cabezal.

Mayor posibilidad de llevar nuestro sonido a cualquier parte: En algunos casos, los técnicos de sonidos quejan menos si traemos nuestro cabezal que nuestro combo. Esto se debe a que si traemos nuestro combo, el técnico debe volver a microfonear, mientras que trayendo nuestro cabezal y compartiendo pantalla es posible que haya menos pegas. Muchos músicos opinan que este motivo no debería ser considerado, ya que supuestamente los técnicos no deberían meterse en este tipo de decisiones, pero hay que reconocer que la agilidad del show entre cambios de bandas puede llegar a ser muy importante según donde toquemos.

CONTRAS

Al llevar tu equipo completo, serán dos bultos: Cuando no compartas equipo con ningún otro grupo (esto ocurre cuando sólo tocáis vosotros, o simplemente cuando cada artista o orquesta apenas tiene contacto con los demás y traen su propio equipo), tendrás que llevar cabezal y pantalla y podrían ser tan pesados o más que un combo, en función del tamaño que tengan. El único consuelo es que el peso está repartido en dos piezas.

No deberás olvidar nunca el cable de carga: Se trata del cable que conecta el cabezal a la pantalla (en inglés “Speaker Cable”). Presenta un aspecto similar al de uno normal de guitarra ("Instrument Cable") pero, en general, se desaconseja confundirlos, ya que el cable de guitarra podría causar daños al equipo.

Engl Special Edition
El Special Edition de ENGL no sería precisamente un "pequeño" cabezal

Combos

Los combos buscan unificar todas las partes necesarias de un amplificador en un sólo paquete. En la teoría, son el formato más compacto y transportable, pero también hay elementos que pueden quitarle puntos a esta practicidad.

PROS

Pueden hacer que tu equipo sea más fácil de transportar: En función del tamaño y peso del combo en particular, puede facilitar el transporte y almacenamiento. Se trata de un único bulto que meter en tu coche o furgoneta.

La mayoría permiten conectar altavoces adicionales: Los combos suelen incluir una salida pensada para conectar una caja de altavoces adicional. De este modo, aunque la mayoría de combos suelen incluir uno o dos altavoces de 10” o 12”, con este sistema podríamos conectarlos a una caja de 4 altavoces de 12” y obtener su tono característico.

El altavoz está pareado con su previo y etapa: Esto sería discutible en algunos casos, pero en la teoría, sería más o menos cierto. Un combo tiene el altavoz que su fabricante decidió que era más conveniente. Obviamente, no siempre aciertan, y ahí es donde empieza el mundo de las modificaciones más frecuentes de cada modelo.

Es un formato bastante indicado para amplificadores de prácticas: Aunque formato un cabezal y pantalla (siempre y cuando sean de la potencia adecuada) también es satisfactorio para tocar en casa, los combos acostumbran a ser más compactos y cómodos para tocar en el hogar.

Sirven de taburete: Generaciones y generaciones de guitarristas han utilizado sus combos como asiento. De lo que deducimos que no deben ser incómodos del todo (¿Idea para nuevo producto?¿Cojines para combos?)

CONTRAS

Pueden llegar a ser muy pesados: Cuando nuestro combo es muy voluminoso o bastante potente, puede llegar a pesar muchísimo. Los cabezales también son muy pesados, pero son muchos los guitarristas que han elegido combos por su aparente comodidad de transporte y han descubierto más tarde que resultan muy difíciles de mover, especialmente si son de válvulas. Y no es de extrañar, hablamos de una caja que en ocasiones contiene dos altavoces con grandes imanes, transformadores, válvulas y un chassis metálico.

Enlentecen los cambios de grupo en conciertos: Aunque no debería ser determinante en nuestra elección, hay que considerar que utilizar nuestro combo implica cambiar posición de micrófonos sobre el escenario, a menos que utilicemos la salida de extensión para conectarnos a una pantalla compartida. Pero en ese momento, haber elegido un combo en lugar de un cabezal pierde su sentido.

Podría ser que necesitases elevarlo: Es posible que en muchas ocasiones, necesites elevar con algo tu combo para escucharte mejor cuando tocas, especialmente en bares o clubes. Afortunadamente, es algo fáci de arreglar: las clásicas cajas de cerveza con una tela negra por encima (o sin ella, para los puristas) pueden ser la solución. Si se busca algo más profesional, existen soportes especialmente diseñados para elevar combos a la altura deseada.

Mayor tendencia a fallos de válvulas: Muchos expertos coinciden en que la vibración que sufre un combo tiene un mayor impacto sobre la vida útil de las válvulas. La solución pasa por una renovación de este componente, aunque también existen pequeños accesorios que sujetan la válvula, suavizando las vibraciones a las que se ven sometidas.

Combo o Cabezal
Mesa Boogie Mark IV: un combo pequeño pero matón, y con mucho peso
¿Te gustó este artículo?
15
Comentarios

Regístrate o para poder comentar