Guitarras

Review de Solar Guitars S1.6ET Quilted Ocean Blue

S1.6ET LTD

Solar Guitars es una marca que ha nacido con estrella: haber sido creada por uno de los músicos y youtubers más populares, Ola Enlglund, la ha impulsado de forma casi inmediata a una posición en el mercado nada desdeñable, que se ve reflejada en las listas de espera que hay actualmente para conseguir una. Se caracterizan por seguir los pasos de las principales marcas de guitarras metaleras del mercado como Ibanez, Washburn, o Schecter pero, al mismo tiempo, tienen sus propios toques de personalidad, como el romper con la tendencia de las pastillas activas y, más notablemente, la inclusión del aún novedoso puente Evertune.

En Guitarristas hemos podido pasar un buen rato disfrutando con uno de los modelos más vistosos de la marca, el S1.6ET LTD Quilted Ocean Blue, una guitarra de seis cuerdas con cuerpo de caoba y tapa con un veneer de arce, que incorpora las pastillas signature de Ola, las Duncan Solar y el famoso sistema Evertune que evita que se desafine. En esta review, os contamos todas las sensaciones que experimentamos con ella.

Aspecto externo

Sin duda, la guitarra que recibimos es uno de los modelos más especiales: a diferencia de la mayoría de sus compañeras, — entre las que domina el blanco y el negro en acabados mate— , esta ofrece un espectáculo de color gracias a la tapa de arce en color azul. Realmente, se ha logrado que la guitarra cree un primer impacto visual bastante intenso, con unas tonalidades vivas y brillantes, que presentan mucha más energía que las fotografías de la página web. Un segundo examen, revela algunos elementos estéticos que no nos han seducido tanto. No ponemos en duda la calidad de los plásticos y metales (potenciómetros, afinadores, etc.) que forman parte de la guitarra en términos de resistencia, pero sí opinamos que su apariencia al ojo podría haber sido algo más glamourosa, — a excepción del puente Evertune, que sí presenta un aspecto muy bien terminado.

Por supuesto, pedirle a un plástico o a un metal que tenga un aspecto lujoso probablemente es un capricho, pero hay que recordar que el instrumento está sobre los 1.300 euros, por lo que nos hemos permitido ser un poco exigentes. Otro de los aspectos que hubiésemos preferido distinto es el punto de unión entre el mástil y el cuerpo, donde en uno de los lados hemos podido percibir diferencias de acabado y una ligera (muy ligera) protuberancia al pasar el dedo. Quitando estas cuestiones meramente estéticas, que preocuparán sólo a los más perfeccionistas, la guitarra destaca por su impactante presencia visual.

 

Tacto del instrumento

Como seguramente ya habréis imaginado, el mástil de la guitarra, el radio de su diapasón y sus trastes Super Jumbo están pensados para que podamos pasear por el mástil con velocidad y agresividad. Es una guitarra con un mástil delgado, pero con un perfil redondeado bastante acertado, que restaura naturalidad. Salvando las distancias, un guitarrista que no esté acostumbrado a las guitarras de Metal no tendría que hacer una adaptación excesiva a este modelo. Nos ha gustado la sensación de familiaridad que las formas del diapasón, mástil y cutaways nos han ofrecido, como también la decisión de colocar el botón de la correa en el lateral del cuerno de la guitarra, en lugar de en el extremo.

Puesto que nos va a costar mucho hablar del tacto sin abordar el tema, incluiremos en este apartado nuestra valoración del puente Evertune. Muchos guitarristas todavía no conocen en qué se basa: es un sistema de puente que evita que las cuerdas se desafinen por mucho bending que hagamos, y lo hace sin mecanismos eléctricos ni digitales: es pura mecánica.

¿Lo consigue? Sí. Es más, la guitarra llegó en la caja prácticamente afinada del todo, lo cual es algo muy a tener en cuenta considerando que había recorrido un largo viaje. Y no solo eso, el sistema Evertune también aporta otra ventaja: la afinación es mucho más convincente a lo largo de todo el mástil, pudiendo hacer acordes de muchas voces por encima del traste 12 que entonan mejor de lo habitual. Esto es algo que se aplica, lógicamente, a todos los arpegios y fraseos que realicemos, ofreciendo una experiencia de afinación muy placentera. No hablamos de entonación perfecta, ya que la guitarra en sí misma es un instrumento que no ofrece esa cualidad, pero sí hablamos de una gran musicalidad.

Sin embargo, es importante conocer las limitaciones de este sistema, ya que utilizarlo implica algunas responsabilidades. Como ocurría en el Floyd Rose, el cambio de cuerdas será algo más lento, y los cambios de afinación improvisados (cambiar de repente a Drop D, por ejemplo) serán algo que, si podemos planificar con tiempo, mucho mejor.

Pero sin duda, el mito más extendido asociado a este tipo de puente es el de la supuesta imposibilidad de hacer bendings. Es verdad que en determinados ajustes, los mecanismos de compensación de las cuerdas hacen que la guitarra sea insensible a los bendings y vibratos, algo que nos puede ser de utilidad en algunos contextos. Pero esto es algo opcional, ya que dedicando el tiempo necesario para aprender cómo funciona el comportamiento de los afinadores combinados con este tipo de puente, podemos lograr un compromiso que mantiene las virtudes de afinación “perpetua” respondiendo a los bendings y vibratos de forma razonable. El tacto no será el mismo de una guitarra normal: durante un primer (y breve) tramo de movimiento, el bending no surtirá efecto; habrá que estirar un poquito más para recobrar la sensación de normalidad.

Se trata simplemente de hacer un pequeño proceso de adaptación para conocer su respuesta. Pero, si lo logramos, podemos disfrutar de un instrumento que nos permitirá hacer cientos de tomas durante un proceso de grabación sin tener que parar a afinar, o hacer sin miedo un concierto de principio a fin sin tan siquiera echar un vistazo al afinador.

Sonido

Esta es una dimensión sumamente interesante de la Solar S1.6ET LTD. Lo normal sería esperar unas pastillas activas de alta ganancia, con salida suficiente para saturar cualquier amplificador. Pero lo cierto es que casi todos los modelos de Solar van equipados con las pastillas Duncan Solar, bastante más moderadas de lo que esperábamos. Pero resulta ser una decisión estratégica muy bien tomada: tienen la cantidad justa para que podamos usarlas con distorsión en la posición de puente, obteniendo un sonido de metal instantáneo, pero conservamos dos cosas interesantes: en primer lugar la claridad en las voces de los acordes en saturaciones altas (un apartado en la que es una guitarra muy sobresaliente), y en segundo, el quejido del ataque de las cuerdas gruesas, parte esencial de los estilos “djent” (hay que aclarar que una proporción muy importante de los potenciales compradores de Solar probablemente está interesado en dichos géneros).

Riff 1 Enlace
Acordes Enlace
Riff 2 Enlace
Thrash Metal Enlace
Riff 3 Enlace
Rasgueo Enlace

 

Con las otras posiciones de pastilla estamos algo menos convencidos. Suenan correctas, pero creemos que en la creación de las Duncan Solar hubo un trabajo de ajuste tonal mucho mayor bajo el prisma de que fuesen usadas en la posición de puente la mayor parte del tiempo.

A diferencia de otros modelos de Solar, la S1.6ET LTD, presenta además cinco posiciones de pastilla, por lo que su versatilidad es algo mayor. Ciertamente, las posiciones intermedias de pastilla — en modo single coil — no son el fuerte de esta guitarra: que nadie espere sonidos strato. Probablemente, resulten demasiado delgadas y con un gran aumento del ruido de fondo cuando se usan con saturación, pero utilizadas en el momento adecuado pueden resultar incluso efectivas. Es más, podría ser que, a pesar de la estética tan metalera que rodea todo el mundo de Ola Englund, pudiésemos usar esta guitarra en alguno contexto musical adicional gracias a esta decisión.

En los siguientes clips de audio podréis oir tres tipos de sonido, recorriendo en cada uno de ellos las 5 posiciones de pastillas, desde el puente hasta el mástil.

Distorsión Enlace
Solo Enlace
Limpio Enlace

Conclusión

La Solar S1.6ET LTD no es una guitarra metalera más del mercado equipada con Floyd Rose y con pastillas EMG. Si bien es cierto que recoge gran parte de los puntos clave, consolidados hace tiempo, de una guitarra para esos géneros (mástil rápido, ergonomía, diseño agresivo), también presenta sus propias decisiones, como la apuesta por las Duncan Solar o por los puentes Evertune (como también lo han hecho ESP o Jericho). Razones suficientes como para asomar la cabeza por sí misma.

Sus puntos fuertes son un sonido perfectamente adaptado a los géneros a los que apunta, con la respuesta de ataque y claridad en saturación necesarias, y una estética visual que atrapa desde el primer instante. Es posible que los pequeños detalles en los acabados la aparten un poco de la perfección cosmética, pero ofrece un resultado global muy notable. No tan positiva es la no inclusión de estuche o funda en el precio. Por esta razón, tal vez recomendaríamos reconsiderar el precio final, haciéndolo retroceder un poco hasta acercarlo a la franja de los 1000 euros. Eso sí, somos conscientes de que este instrumento en particular es una edición limitada y que, como tal, es esperable que tenga un precio algo más exigente.

En cuanto a la cuestión del puente Evertune se trata de un ejercicio de decisión personal: adaptarnos al tacto del sistema y aceptar sus limitaciones, o renunciar a su solidez de afinación. La decisión es puramente subjetiva, quedando únicamente para la objetividad la cuestión principal: ¿puede mantener nuestra afinación más allá de todo abuso? ¿es capaz el Evertune de realizar lo que anuncia? En general sí, es capaz, por lo que tenemos que valorarlo como muy positivo, y una innovación de gran mérito en el panorama, en ocasiones aparentemente agotado, de las novedades para guitarra.

Más información | Solar Guitars

¿Te gustó este artículo?
10
Comentarios

Regístrate o para poder comentar