Efectos

Review de Mooer GE200: multiefectos y cargador de respuestas por impulsos

Mooer GE200

Lo mejor:

  • Posiblemente, los mejores sonidos directos de un multiefectos que se pueden conseguir por este precio.
  • Posibilidad de cargar hasta 10 respuestas de impulsos
  • Enorme facilidad de uso
  • Opciones de grabación a ordenador y ruteo propias de productos más caros

Lo peor:

  • Poca personalización en los pedales
  • Reducción de ruido no muy efectiva
  • Algunos efectos de carácter secundario, como pitch o el lo-fi no son demasiado usables
  • No puede funcionar a pilas, aunque probablemente sea mucho pedir

Cuando en el último trimestre de este año Mooer dejó ver imágenes en la red de la nueva pedalera multiefectos GE200 hubo una gran reacción. Dada la afición de Mooer por los precios asequibles, su generosa pantalla a color, su promesa de ofrecer emulaciones de amplificador y la posibilidad de cargar hasta 10 respuestas por impulsos supuso una oportunidad de acceder a prestaciones sólo vistas en emuladores de precios más elevados. Efectivamente, el precio final del GE200 no ha superado los 300 euros, e incluye todo lo que prometía pero, ¿es tan fiero el león como lo pintan? Descúbrelo en este análisis que Guitarristas hemos realizado sobre él.

Mooer GE200

Aspecto externo

Las buenas experiencias comienzan desde el momento en que abrimos el paquete, que es más elegante y con más detalle que el de productos anteriores de Mooer. El primer vistazo al producto revela una pedalera firme, con buen diseño y una sensación de resistencia. Los potenciómetros parecen más firmes que los de algunos productos de mayor precio, y los botones, aunque ofrecen una cierta dureza al pulsarlos, también parecen fiables.

Lo mismo ocurre con el pedal de expresión que, aunque muy reducido, es muy atractivo gracias a su acabado metálico. Por su tamaño, cabe perfectamente en cualquier funda de guitarra, y no supone un problema llevarla siempre encima como un completísimo backup por si algo falla con nuestro ampli. Algo menos compacto es el alimentador, que se nos antoja algo voluminoso, pero por suerte el GE200 se alimenta con los 9V convencionales (600mA), con lo que muchos alimentadores del mercado más reducidos funcionarán con él. Al encender la pantalla a color, nos encontramos un área clara de lectura, con colores vivos. Para el precio que tiene la unidad, se trata de una prestación excelente. Al situarse a unos metros de distancia y observarla desde cierto ángulo es posible perder algo de contraste en la coloración, pero nada grave.

GE 200 pantalla

Facilidad de uso

No hemos tenido que coger el manual casi en ningún momento para usar la GE200. Tener botones dedicados para abrir la pantalla de cualquier efecto en todo momento supone una enorme reducción de estrés, y cambiar el orden de los efectos en pantalla es hasta extrañamente divertido. Todo el etiquetado de los menús en pantalla es muy intuitivo, hasta el punto que fuimos capaces de configurar una salida de jack con emulación de pantalla y otra sin ella, mientras obtenemos una señal USB a nuestro ordenador con una señal sin efecto y otra con todos nuestros efectos cargados, todo sin ayuda, y sólo unos minutos después de haber sacado la unidad del paquete.

En algunos instantes, incluso la propia pantalla muestra breves mensajes tipo tutorial cuando hay algún apartado algo más complejo. En la pantalla de preset hay además hay pequeños recordatorios para saber de antemano lo que tenemos seleccionado en cada uno de los pedales de expresión (el incorporado y el externo), y en qué canales de salida (L y R) tenemos o no activada la emulación de pantalla. Nos encanta esta idea, para poder ser más rápidos encontrando un preset que nos sirva, pero nos hubiese encantado que tuviese un recordatorio extra: el modelo de amplificador que se está usando.

La unidad presenta tres pedales, dos de los cuales sirven para navegar entre los presets (el botón uno desciende por la lista y el botón dos asciende) y acceder al afinador cuando los pulsamos a la vez. El tercero tiene la función adicional de encender/apagar efectos de nuestro preset, pero también puede emplearse para el tap tempo. Hay dos modos de manejo para la navegación de presets: uno en que el cambio de sonido es automático, y otro que nos permite buscar el preset deseado y confirmarlo empleando el tercer botón. Por su parte, el botón de control nos permite apagar y encender a la vez un número muy elevado de efectos a la vez (por ejemplo, encender o apagar de golpe una distorsión con delay, reverb, chorus y compresión es posible, y facilísimo de configurar). Si queremos ir más lejos, disponemos de una conexión para un pedal de expresión adicional, lo cual es una buena prestación para un equipo tan compacto.

Mooer GE200 jacks

El sistema de incrementar/reducir número de preset es un clásico en los multiefectos de bajo coste. Pero de algún modo, nos hubiese gustado que el GE200 hubiese sido una excepción, ofreciendo un nivel de personalización mayor de los pedales. Su pantalla y su editor para ordenador facilitarían una configuración más elaborada, que ofreciese funciones A/B (alternar entre dos presets de nuestra elección con un mismo footswitch), convertir cualquier botón en un CTL o Preset a nuestra elección, u otras variantes. Son mejoras principalmente de software, con lo que con la debida presión por redes sociales, los usuarios podrían llegar a convencer a Mooer de que incluya estas posibilidades en su siguiente firmware. Otra pequeña queja es la sensibilidad del pedal de expresión, que dado el inusual pequeño tamaño, es fácil de encender/apagar por accidente si no estamos acostumbrados. Pero tras unos minutos jugando con él, comenzamos a sentirnos mucho más confiados, llegándolo a controlar adecuadamente.

El afinador es rápido y tiene buena visibilidad. En algunos momentos quizás nos ha parecido ligeramente indulgente, pero no tanto como para ser peligroso. Puede ejercer perfectamente como nuestro afinador principal para no tener que llevar uno aparte. Un último aspecto sobre practicidad y uso que nos gustaría mencionar es que no existe la posiblidad de usar el GE200 con pilas. Tenemos el presentimiento de que incluir dicha opción aumentaría el tamaño de la unidad, pero dada la facilidad de transporte de esta pedalera, hemos creído necesario mencionarlo, ya que aumentaría aún más su autonomía para los músicos viajeros.

Mooer GE200

Sonido

El sonido del Mooer GE200 es el mejor que hemos oído en un multiefectos considerado “de bajo presupuesto”. No nos olvidamos de que está cerca de los 300 euros, y eso lo sitúa en una liga diferente a los multiefectos “entry level” que rondan los 100, pero aún así, tiene cualidades que no solemos observar. Por ejemplo, ofrece un nivel de dinámica muy interesante, lo que se traduce en mejor expresividad con la púa y mayor disfrute al tocar. Pero lo que más nos ha sorprendido es la naturalidad de todos los modelos de amplificador y pantallas. Obviamente no son sonidos hiper detallistas como los que encontraríamos en Kemper, Helix o Axe, pero están a kilómetros de los sonidos excesivamente filtrados y tupidos de los emuladores de bajo coste. Incluso los presets de fábrica son muy razonables, y pueden usarse sin problemas tal cual vienen.

Clean Chorus
Metal
Rock
Classic Fuzz
Crunch
Rock lead
Dynamic Lead
Hard Rock

Amplificadores y respuestas por impulsos

Las emulaciones de amplificadores son, por lo tanto, muy efectivas y no dan problemas. No le pedimos al GE200 que ofrezca un nivel exagerado de fidelidad respecto a los originales por el precio que cuesta, pero aún así demuestra un gran esfuerzo por acercarse. Mooer ha sido, además, muy original al incluir emulaciones que no habíamos visto hasta la fecha en esta clase de productos, como el Koch Powertone o el Blackstar HT Stage 100.

Amplificador emulado Clip de audio
Fender Deluxe Reverb
Voc AC30
Marshall JCM800
Orange Rockerverb 50
Engl Blackmore Signature

Sin embargo, el hecho de que Mooer haya decidido, además de incluir unas cuantas emulaciones de pantalla más que útiles, la posibilidad de incluir nuestras propias respuestas de altavoces, incrementa enormemente el valor de esta unidad. Con esta incorporación, podemos llegar a obtener un porcentaje nada desdeñable del sonido que que acostumbramos a lograr en nuestro DAW o emulador habitual de mayor gama.

Para nuestras pruebas, hemos comparado una de las emulaciones de pantalla que vienen de fábrica con una respuesta por impulsos externa, concretamente una de las gratuitas ofrecidas por Ownhammer. Más que tratar de favorecer una u otra, con ello os queremos mostrar los distinto que podéis lograr que sea vuestro sonido simplemente aportando vuestras IR's preferidas.

Amplificadores GE 200

Pero además, aún se nos ocurrió otra pregunta: ¿realmente el GE200 reproduce nuestras respuestas por impulsos igual que lo haría nuestro ordenador? ¿O es posible que su convertidor analógico digital y otros componentes aporten alguna — aunque sea pequeña — diferencia tonal? Para responder a ello, aprovechamos la capacidad del GE200 para enviar sonido emulado y sin emular al mismo tiempo, y obtuvimos dos señales: una con la respuesta por impulsos de Ownhammer ya aplicada, y otra a la que se la aplicamos posteriormente desde el ordenador. En la siguiente tabla podéis comparar los tres sonidos diferentes.

Sonido de pantalla de stock
Sonido con IR cargada en Mooer GE200
Sonido con IR cargada desde plugin

A nuestro parecer, el sonido con la respuesta por impulsos cargada desde el Mooer GE200 presenta una pizca más de brillo. La diferencia es en realidad muy pequeña, y perfectamente puede ser atribuible a las sutiles diferencias de la cadena de audio: al aplicar la IR en el interior del Mooer GE200, actúa antes del convertidor digital-analógico, y otros posibles elementos del circuito, como buffers u otros. En el caso de la IR aplicada por ordenador, está actuando tras dichos componentes, lo cual puede ser el responsable de la diferencia (después de todo, una IR también modifica la ecualización). En cualquier caso, no hemos tenido sensación de deterioro, sencillamente una ligera divergencia en la coloración. De hecho, nos ha gustado más el sonido de la respuesta por impulsos aplicada internamente a la GE200.

Mooer GE200

Efectos

Los efectos principales, comunes al set de la mayoría de los guitarristas, están muy logrados. Las distorsiones son interesantes, y ayudan a los amplificadores a alcanzar caracteres algo más elaborados y con más detalle interno, aunque no tienen una personalidad desbordante. En ocasiones, emplear una u otra como boost en según qué contexto puede no marcar tanta diferencia como lo harían los modelos originales, pero sigue siendo un punto a favor disponer de ellas. Todas se comportan tal y como esperamos de ellas, y són fáciles de usar.

Tremolo
Lead con modulación
Lead con delay
Autowah
Pitch Shifter
Volume Swell

Los trémolos, chorus y delays hacen exactamente lo que se espera que hagan, y no se hacen de rogar a la hora de encontrar los ajustes más típicos, por lo que creemos que gustarán a la mayoría. Las compresiones y los wahs sí tienen su propia sonoridad particular, que puede o no coincidir con nuestro concepto y nuestras expectativas de lo que dicho efectos deberían ser, pero no son de mala calidad.

El phaser y el flanger, así como otras modulaciones, hacen bien su trabajo, pero deberemos ser atentos con dos aspectos: su ubicación en la cadena de efecto y su nivel de mezcla, ya que de lo contrario, podemos llegar a hacer que suenen excesivamente digitales. Al adentrarnos en recovecos más minoritarios, como el pitch, el lo-fi o el ring modulator, la caída de calidad es notable, pero no nos preocupa demasiado, ya que representan un sector de efectos marcadamente minoritarios y de uso muy ocasional.

La puerta de ruido ofrece varios modos de funcionamiento, pero quizás es otro de los puntos algo débiles. Al poner distorsiones a su máximo nivel, deja pasar una cierta cantidad de ruido, aunque por suerte el GE200 es un pedal bastante silencioso de por sí. En cuanto al simulador de acústica, ofrece el habitual sonido ambiguo de una guitarra eléctrica disfrazada, pero nos ha parecido usable en un contexto real. No presenta ninguno de los síntomas adversos de algunos multiefectos que, en un intento desesperado por falsear una acústica, sólo aportan delgadez extrema, compresiones demasiado artificiales o graves excesivos.

Orden pedales

Extras

Looper

Puesto que esta pedalera puede ser tanto una solución de directo como un equipo para el hogar, la GE200 tiene prestaciones específicas para ello, como la salida de auriculares, la entrada auxiliar para audio, o una de las más deseadas: un looper. Nuestra experiencia con el looper ha sido muy positiva, ya que su uso no podría ser más simple, siempre ayudado por la información de pantalla que nos señala la duración del loop.

Se trata de un looper básico, que sólo permite grabar, hacer overdub, parar y eliminar, pero no gestionar capas. Sin embargo, sí incluye una divertidísima función reverse y una función “half speed”, que nos permitirá tanto hacer texturas creativas, como usarlo como base para prácticas cuya velocidad podemos reducir a la mitad. Desde el propio looper es posible ajustar el volumen de playback y cambiar de preset mediante uno de los potenciómetros para combinar varios sonidos, pero si queremos hacerlo con los pies, también es posible hacerlo cómodamente sin que el loop deje de sonar. Hemos pasado muy buenos ratos con esta prestación, que es muy sencilla de usar y siempre está a mano.

Looper

Caja de ritmos

La caja de ritmos no es espectacular ni por variedad ni por la calidad de los samples, pero aún así tiene una cantidad de opciones considerable: puede sonar tanto como un metrónomo como una batería, y hay muchos compases a escoger a cualquier velocidad que queramos. Se trata de un complemento ideal para el looper, pudiendo funcionar a la vez sin problemas.

Grabación via USB y editor software

En grabación via USB, el GE200 puede enviar dos señales a la vez, que pueden ser tanto una señal estéreo con todos nuestros efectos, como una señal mono con efecto y otra mono totalmente “dry”. Este segundo modo es ideal para aquellos que desean grabar a la vez una señal procesada y otra en seco para futura reamplificación. A su vez, es posible enviar señales emuladas y sin emular a través de las salidas de audio. Lo hemos probado, y se revela como una herramienta muy potente para obtener varias versiones de nuestro sonido, que pueden servirnos para futuras modificaciones. En cuanto al editor, tiene una apariencia muy sencilla, pero definitivamente tiene lo que se necesita para editar nuestros presets cómodamente con el ratón.

Mooer GE 200 Edit

Conclusión

Hoy en día, incluso el guitarrista amateur puede tener necesidades muy diversas, que ya no son sólo para profesionales: practicar con backing tracks, grabar en nuestro home studio y hacer conciertos ocasionales. Aunque era una meta difícil, diríamos que el Mooer GE200 ha logrado ser un producto optimizado para ser cómodo y rápido en las tres áreas. Y lo ha hecho con la profundidad justa: ofrece opciones de ajuste con mucho potencial, pero sin obligarnos a aprender una ingeniería para controlarlo.

Sinceramente, creíamos que el GE200 sería una colección de emulaciones de ampli de calidad media o incluso baja, y que apoyaría todo su valor publicitario en la posibilidad de incorporar respuestas por impulsos, pero no podíamos estar más equivocados. Sus sonidos propios son válidos de verdad, y permiten hacer cosas más que decentes. Si somos guitarristas experimentados, nunca va a desbancar nuestro equipo principal compuesto por un ampli a válvulas o un emulador de alta gama. Pero el Mooer GE200 puede colarse por aquellos lugares por los que nuestro equipo principal es demasiado farragoso, y seguir ofreciéndonos un sonido con el que podemos trabajar. Por ello, creemos que es un backup indiscutible que nos puede sacar de cualquier problema, tengamos que conectarnos a línea, a ampli, o los dos a la vez. Los músicos trabajadores que viajen mucho (orquestas, musicales, músicos callejeros o grabaciones itinerantes) también encontrarán, con toda seguridad, utilidad en el GE200, porque tiene la autoridad sonora suficiente para defender todos esos contextos, y cabe en cualquier maleta o bolsa de mano.

Es cierto que hay algunos aspectos que podrían llegar a mejorar con el tiempo, como tener más posibilidades de edición con los pedales, cambiar el alimentador por uno más compacto, o que la pantalla nos recuerde qué modelo de ampli que estamos usando en cada preset. Pero no nos sorprendería que, si Mooer toma conciencia de la importancia de este producto, decida seguir actualizando el firmware para hacerlo crecer.

Mooer GE200 final
¿Te gustó este artículo?
26

Productos relacionados

powered by Hispasonic
  • Mooer GE200
    Mooer GE200
Comentarios

Regístrate o para poder comentar