Efectos

Review de Decibelics Golden Horse: un clon del Klon, pero de alta cuna

Overdrive, distorsión y fuzz son, con gran diferencia, las familias de efectos que más mitos y esoterismo traen consigo. En realidad no es de extrañar, porque muchos otros efectos son bastante más predecibles: hay delays y chorus de todos los tipos y con cualidades sonoras diferentes, pero no creemos que el abanico de variaciones esperables sea comparable al que se puede encontrar en los pedales de saturación. Tanto es así que decir meramente "overdrive" puede referirse a pedales con niveles de ganancia y carácter tremendamente distintos. Y combinarlos con un ampli u otro puede suponer un gran éxito o una decepción.

Esta introducción tiene su motivo: hoy es el turno de revisar uno de los clones con mejor reputación del archiconocido Klon Centaur — actualmente semidescatalogado, lo que lo convierte el pedal más caro del mundo —, se trata del Decibelics Golden Horse, un pedal en formato mini que nos puede evitar el pagar los 3.000 euros que se suelen pagar por uno original. Tiene fama de ser una de las copias más cercanas, y probablemente sea cierto, ya que hemos experimentado cosas que los usuarios originales de Centaurs suelen manifestar. Pero como adelantar acontecimientos no es lo ideal, demos paso a la revisión del Golden Horse.

Aspecto y construcción

Puesto que el Golden Horse está hecho a mano, no todas las unidades presentan los mismos acabados; la que estamos revisando es una en acabado blanco con potenciómetros dorados, una combinación que le da una sensación lujosa, y que nos recuerda a algunas ediciones especiales de algunos amplificadores clásicos. El estilo de perillas también refuerza dicha sensación.

En general, y puesto que se trata de un pedal analógico al estilo tradicional, la sensación es muy robusta y fiable. Además, el tamaño pequeño le aporta un toque de aspecto moderno y un extra de practicidad para pedaleras muy llenas, algo que el Klon Centaur original no ofrece en absoluto al tratarse de un pedal más bien grande.

Prestaciones y uso

Como decíamos en el apartado anterior, se trata de un pedal tradicional analógico, sin funciones secundarias ni secretos escondidos más allá de los que uno pueda desentrañar con sus dedos girando las perillas. Pero bajo la carcasa, sí que hay cosas a tener en cuenta; y es que habitualmente este formato pequeño de pedales está asociado a los componentes SMD, unos componentes de tamaño menor, famosos por lo difícil de sus reparaciones. Pues bien, estamos de suerte porque en Decibelics nos advierten que el Golden Horse ha sido hecho "sin SMD o valores aproximados: mi objetivo era dar tono y mojo en un tamaño pequeño. Aquí no estás comprando un pedal sin vida producido en serie". Esto es algo positivo, porque no sacrificamos posibilidad de reparaciones en pos del tamaño.

Además, parece que el trabajo de comparación con el original ha sido exhaustivo, tratando de replicar el Klon Centaur hasta las últimas consecuencias, y en la web podemos encontrar una lista completa de los componentes que en Decibelics han considerado clave para lograrlo. Un nivel de detalle técnico que no suele ser habitual explicar de forma tan extensa.

Durante el uso, dado su corte clásico no hemos encontrado pega alguna; la única posible mención que podríamos hacer es el hecho de que tenga un tamaño tan pequeño y menos base podría ser compatible con un footswitch de tipo "soft", ya que hacer menos fuerza con el pie le ayudaría a desestabilizarse menos. No obstante, no hay que perder de vista que esto es una recreación de otro pedal, y que cada elemento cambiado con respecto al original puede llegar a desvirtuar la intención del diseño.

Decibelics Golden Horse

Sonido

Se han dicho muchas cosas sobre el Klon Centaur, la más recurrente es que tienen un gran sonido; pero otra no menos frecuente es que no estan fácil de hacer sonar como su precio (el del original, el Decibelics es bastante más asequible) podría hacernos pensar. De hecho, según el amplificador al que lo conectamos, los resultados pueden ser la noche y el día. No osaríamos señalar una única causa, pero el gran rango dinámico de este pedal — sin duda una de sus rasgos característicos — puede tener algo que ver en esa dificultad en tener éxito a la primera. Afortunadamente, cuando da uno con la tecla y encuentra el sonido base que le siente bien al Golden Horse, la experiencia pasa a ser totalmente opuesta y uno tiene la sensación de que todos los ajustes suenan estupendos.

A nivel de ganancia, hay que dejar claro que no es exactamente un overdrive que sea transparente en la mayor parte de su recorrido: de hecho, a mitad de camino puede tener una saturación que sería demasiada en algunos géneros de blues. Decibelics nos facilita en el manual un ajuste en que ni el volumen ni la ganancia se ven afectados respecto al sonido en bypass, lo cual es útil para partir de ese punto y subir gradualmente, o bien para usar únicamente el volumen y convertirlo en un booster.

Como decíamos, cuando encontramos el equilibrio para este pedal en nuestro ampli es sumamente divertido, porque en todos los estilos de ajuste tiene su carisma: tanto como booster, como distorsión bruta, como jugando a forzar la saturación de las frecuencias agudas jugando con el tono y el volumen... en todas las situaciones, el pedal suena con carácter, nada aburrido. Pero eso sí, hay que saber detectar qué quiere que toquemos con él en cada momento, ya que la saturación puede volverse algo espesa y hasta oscura en algún punto, embarrando a veces acordes con según qué intervalos. Algunos sonidos son para dejar la púa de lado un ratito, otros son para atacar con púa el bordón con toda la mala leche que podamos — con perdón — otros son para rasguear un Sol abierto, y otros son simplemente para llevar el sonido de nuestro ampli un pasito más allá. En definitiva, un pedal que cuesta algo de trabajo, pero que da recompensas.

Clips de audio

Golden Horse no haciendo nada (ajuste de ganancia unitaria)

Rango del control de volumen

Rango del control de tono

Rango del control de ganancia

Ejemplos sobre sonido limpio

Ejemplos sobre sonido saturado

Conclusión

El mercado está saturado de alternativas al Klon Centaur, las hay caras y tiradas de precio, pero a decir verdad, es probable que haya omisiones o pequeñas licencias en muchos de ellos respecto al diseño original. El peso final que dichas diferencias aportan al resultado final nos es desconocido, pero si algo se le puede reconocer al Golden Horse es que su estrategia ha sido precisamente la de evitar al máximo las diferencias con el aclamado pedal, exceptuando el formato de la carcasa.

Por ello, al hablar de las virtudes del Golden Horse es posible que estemos hablando indirectamente de las del Klon: sea como fuere, se trata de un pedal con una gran paleta de sonidos, que comienza a romper relativamente pronto, especialmente si usamos humbuckers — lo mencionamos para aquellos que se imaginan el Klon como un pedal sobre todo limpio —, y con una buena parte del recorrido ofreciendo una saturación gordita. No necesariamente con mucho sustain, pero sí con buena carga de medios y graves, algo idóneo para guitarras con pastilla simple que necesiten una buena dosis de vitaminas sin perder impacto dinámico.

Así pues, el Golden Horse puede ser un booster, un overdrive, o incluso un pedal que sirva para dejar siempre encendido y convierta nuestro sonido de Strato o Tele en un sonido más grueso y atrevido. También con humbuckers es un perfecto compañero para acentuar la dinámica. Si a eso le sumamos que lo hacen cerquita de casa (Barcelona) termina siendo una de las mejores opciones si queremos un Klon Centaur bien hecho, que ocupe poco espacio y, sobretodo, por mucho menos dinero.

Decibelics Golden Horse

Más información | Decibelics

¿Te gustó este artículo?
16

Regístrate o para poder comentar