Guitarras

¿Qué cualidades importan al elegir cuerdas de guitarra?

Una parte importantísima del sonido de la guitarra eléctrica son las cuerdas, pues en ellas originamos esa vibración que acaba convirtiéndose en música. En el mercado actual encontramos muchos y diferentes tipos, no solamente diferenciados por material o calibre, veamos qué factores son los más comunes y cómo suelen afectar.

Por tipo de entorchado

El tipo de entorchado de las cuerdas es algo que subdivide a las cuerdas en tres categorías, pero antes habría que aclarar: ¿Qué es el entorchado? Pues es el hilo, generalmente, metálico que enrolla al metal de la cuerda.
Normalmente el entorchado sucede en las tres cuerdas más gruesas mientras que las 3 primeras se mantienen planas, en algunos juegos de cuerdas de determinados fabricantes, puede verse una letra para indicar si una determinada cuerda está entorchada (w) o es plana (p)

- Round-wounds (De entorchado redondeado). Estas son las cuerdas habituales, tienen el sonido más brillante. Al deslizar los dedos por ellas se produce y escucha un ruido de fricción que, para algunos músicos es molesto.
Muy ricas en armónicos.

- Flat-wounds (De entorchado plano). Las favoritas de los músicos de Jazz.  Gracias a su entorchado plano los sonidos al deslizar los dedos por ellas prácticamente desaparecen. Su sonido es cálido, redondo y suave, además tienen mayor durabilidad aunque también suelen tener un coste mayor.
Hay que prestar atención a los juegos en los que la tercera cuerda viene entorchada (w), pues ello puede dificultarnos la tarea de estirar dicha cuerda, si es que vamos a hacerlo.

-Half-wounds (Medio entorchadas). Cuerdas híbridas entre ambos mundos, conocidas también cómo “ground-wound” y fabricadas de diferentes maneras, buscando el sonido de las cuerdas de entorchado redondeado pero minimizando el ruido de la digitación, supuestamente para entornos de estudios de grabación meticulosos.

 

Material

El material de la cuerda afectará al sonido, pero también debemos tener en cuenta  la sensación que nos dará al tacto y eso no lo sabremos hasta que no probemos en nuestra guitarra; además algunos materiales se oxidarán con mayor rapidez y las propiedades de su sonido empeorarán o mejorarán según nuestros gustos con mayor o menor rapidez. En nuestra investigación encontraremos que además del material hay o puede haber referencias a la fabricación, que puede tener un gran impacto en el resultado final, así cómo en el precio; encontraremos fabricantes artesanales e incluso quienes aseguran un acabado basado en la criogenización de las cuerdas, cuyo resultado aseguran que incide en la durabilidad de las mismas.

Veamos algunos de los materiales más comunes:

-Nickel. De sonido suave y cálido, aunque se desgastan rápidamente. Recomendadas para sonidos vintage.
-Nickel-plated steel (Acero niquelado).La mayoría de entorchados incorpora hilos de este material, que proporciona un equilibrio entre durabilidad y brillo.
-Stainless Steel (Acero inoxidable). Un metal duro que resiste bien a la oxidación, por lo que ofrece durabilidad así como brillo. Por contra acarrea un mayor desgaste en los trastes.
-Gold-plated Steel(Acero chapado en oro). El oro aporta más suavidad y calidez al acero, también lo protege de la corrosión, en cambio aumenta su precio.
-Chrome-plated Steel (Acero cromado). Se suele utilizar en algunos juegos de cuerdas de entorchado plano,  para añadirles resistencia a la oxidación; el tacto es más suave.
-Titanio. Tan duro cómo el acero pero más ligero, se utiliza con el fin de ayudar a reducir la rotura de cuerdas.
-Cobalto. Uno de los últimos materiales empleados en cuerdas, dicen que aporta mayor duración, volumen y claridad.

Revestimiento

En los últimos años se han hecho populares algunas marcas que comercializan sus cuerdas con revestimientos especiales que las protegen de la oxidación y el desgaste y multiplican su duración hasta 5 veces más que unas cuerdas convencionales, lógicamente el precio también es mayor.
Muchos fabricantes incluyen en su catálogo alguna línea de cuerdas con mayor durabilidad, siempre buscando que el revestimiento no interfiera en la sensación “antinatural” que algunos músicos manifiestan ante el tacto de este tipo de material. Otros atribuyen también un mayor desgaste de los trastes. En el lado positivo hay usuarios que afirman un sonido brillante y rico duradero; personalmente no he usado este tipo de cuerdas así que no puedo corroborar sus ventajas e inconvenientes.

Calibre

Normalmente cuando vas a aprovisionarte a la tienda pides algo así cómo  "Dame unas cuerdas marca X del 10"; en ese caso ese 10 (o el número que corresponda) es con el que nos solemos referir al grosor de la primera cuerda, que en realidad viene especificado en pulgadas.
Aunque hay una serie de juegos standard o convencionales también se comercializan algunos con variaciones, por ejemplo especializados para afinaciones diferentes o con las cuerdas graves más gruesas de lo normal, incluso puedes comprar cuerdas sueltas y configurar los grosores a tu conveniencia.
Por norma general, cuanto mayor sea el calibre más grueso será el sonido, más redondo y más cálido. Como referencia orientativa podría deciros que en el jazz se suele tocar con calibres del 12 hacia arriba mientras que en rock lo convencional podría ser el 10, incluso muchas de las guitarras eléctricas que encontráis en las tiendas vienen encordadas con 09.
No obstante, para alejar prejuicios y dogmas, se dice que Billy Gibbons, guitarrista y cantante de Zz Top suele utilizar un calibre de 08, y podéis escuchar su sonido, que no tiene nada de endeble.
Si seguimos con algunos datos curiosos, cabe decir que en los años 40 y 50 no existían los calibres tipo 10, 11 o más bajos, así que muchos de los pioneros se las apañaban con cuerdas del 12 o inventaban remedios caseros como poner alguna que otra cuerda de banjo, que es lo que hacía James Burton.

Por último añadir que algunos calibres no se sienten con la misma tensión, según la escala de la guitarra (que es la distancia desde la silleta del puente dónde se alojan las cuerdas hasta la cejuela)
Entre las guitarras de escala corta, con 24,75 pulgadas (62,9 cm.) están las Gibson Les Paul, Sg y similares, mientras que entre las de escala larga 25,5 pulgadas (64,8 cm.) están las Stratocaster, Telecaster y similares, PRS tiene una escala de 25 pulgadas.
El mismo calibre de cuerdas está a más tensión en las guitarras de escala larga y es por eso que algunos grosores elevados se sienten mejor en las guitarras de escala corta que en las de escala larga, por eso no es lo mismo unas cuerdas del 12 en una guitarra de caja, de escala corta, que en una Telecaster, por mucho que quieras.

Estos son los calibres convencionales más comunes, aunque atendiendo a fabricantes podría variar algún nombre o medida:

- Superlight (008” a 038”) 
- Extralight (009” a 042”) 
- Light (010” a 046”)
- Regular (011” a 050”)
- Heavy (012” a 052”)
- Extraheavy (013” a 056”)

Luego encontramos calibres intermedios, como he mencionado antes, los típicos “Heavy bottom” que suelen incrementar el grosor de las 2 o 3 cuerdas graves, pensando en afinaciones alternativas.

Conclusión

Es muy recomendable probar diferentes grosores y tipos de cuerdas conforme avanzas en tu aprendizaje,  es una manera de descubrir matices que podrías pasar por alto y tiene un coste económico mínimo.
Cambiar de calibre, especialmente cuando va a suponer un cambio de tensión al alza, requiere calibrar nuestra guitarra, pues es posible que haya que ajustar el alma para que esta soporte mayor o menor tensión, además hay que prestar atención a la entonación del instrumento, tareas que podéis llevar a cabo si tenéis muy claro lo que hacéis o dejar en la mano de un profesional, que por muy poco coste os podrá asesorar convenientemente.

¿Te gustó este artículo?
37
Guitarristas en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar