Guitarras

Conoce al egipcio Har-Mose, dueño de la "guitarra" más vieja del mundo

El cantante Har-Mose jamás pudo llegar a conocer los 40 principales, ni el vinilo, y mucho menos Spotify.  En el Egipto de entre el 1473 (1479 según algunas fuentes) y el 1458 A.C. no había ninguna de esas cosas, pero nada de eso ha podido impedir que a día de hoy aún hablemos de él.

Y es que Har-Mose sirvió como músico a Sen-Mut, — o Senenmut, arquitecto real y funcionario de la reina Hat-Shepsut, y uno de los hombre más importantes de Egipto en aquél momento —, convirtiéndose en su preferido. Sen-Mut deseaba que, tras morir, tuviese enterrado cerca a Har-Mose (tal vez quería seguir disfrutando de su música en el más allá), por lo que el sarcófago del músico fue, efectivamente, dispuesto en los dominios de la tumba de su maestro. El caballo y el mono de Sen-Mut recibireron un honor similar.

Har-Mose y Sen-Mut
A la izquierda, el sarcófago de Har-Mose, a la derecha, Sen-mut con la hija de la reina, de la cual fue tutor
Dominio público, Lenka P/Flickr

Pero, ¿qué es lo que hace que Har-Mose sea protagonista de un artículo en Guitarristas? La razón de ello es que Har-Mose quiso llevarse consigo al otro mundo un objeto muy especial. Se trata del "laúd" (nombre genérico con el que se refieren al instrumento de Har-Mose en diversos textos) que posiblemente utilizaba para sus interpretaciones, y que es el instrumento similar a una guitarra más antiguo del que se han conservado restos.

El

Según cuenta Nora E. Scott en su artículo sobre el  mencionado instrumento, "los laúdes, al igual que los caballos, habían sido recientemente traídos a Egipto desde Asia menor, y podrían no haber proliferado aún en el 'Oeste'", por lo que hemos de considerar que para los egipcios de aquel período, el instrumento que tocaba Har-Mose podría tener incluso un aire exótico o novedoso.

El uso de cuerdas era algo ya conocido para los egipcios: el arpa era uno de los instrumento más populares en Egipto. Se solía tocar de rodillas, pero con el tiempo se desarollaron unas cuantas variedades, llegando a crear una versión que se apoyaba en el hombro y permitía tocar mientras se estaba de pie o incluso caminando. Esto la hacía válida para ser tocada en banquetes o celebraciones, moviéndose entre los participantes de la fiesta (algo así como un bodas, bautizos y comuniones "Egypt Style").

Arpa Egipcia

Pero la novedad del laúd para los egipcios de aquel tiempo consistía en que no tenía una cuerda dedicada a cada nota individual, sino que con solo dos o tres cuerdas, podían emitir las diferentes notas a base de presionarlas contra el mástil, al "acortar" la longitud del trozo de cuerda en vibración. O sea, lo que hacemos con las guitarras modernas al pisar trastes.

El de Har-Mose data de 1490 antes de Cristo, y es la prueba más antigua de la presencia de este tipo de instrumento en Egipto, incluso anterior a las numerosas pinturas y representaciones del laúd que surgieron más tarde. Constaba de una caja de resonancia ovalada hecha de cedro (aparentemente de gran calidad) con seis agujeros (¡Más de 3.000 años antes que Gibson!), un mástil cilíndrico, doble puente, tres cuerdas y una púa de madera, que iba atada al instrumento (¿la solución para no perderla? nos llevaban siglos de ventaja...).

Laúd de Har-Mose

El tamaño del instrumento completo era de un 1 metro y 19 centímetros. No tenía afinadores, ya que la función de tensar y afinar las cuerdas se realizaba mediante correas situadas aproximadamente al final del mástil. Las cuerdas, hechas de tripa, medían 1 mm de grosor y a juzgar por el estado en el que fueron encontradas, los expertos señalan que pudieron ser tensadas antes del entierro, ya que los fragmentos rotos de cuerda estaban rectos. La madera del cuerpo se conservó en buenas condiciones, aunque la tapa se había resecado y roto.

Por supuesto, aún tendrían que pasar miles de años para que el laúd de Har-Mose evolucionara hasta lo que hoy conocemos como una guitarra, pero el hallazgo del instrumento en su tumba constituyó una importante pieza en el rompecabezas de la historia de la guitarra. Agradecemos a Har-Mose que tomara la decisión de llevarse su "guitarra" a través del tiempo para hayamos podido conocerla, y deseamos que pueda seguir tocándola desde el más allá (junto al caballo y el mono).

Pirámides egipcias

 

¿Te gustó este artículo?
33
Guitarristas en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar