Accesorios

Buffer versus "Nosferatu", el cable vampiro chupador de tono

Cuando llegamos a la oficina de Guitarristas, este cable ya habitaba en ella: se trata de un cable de instrumento de 1/4" de 10 metros o más. Cuenta la leyenda su edad se cuenta por siglos, y que se alimenta del tono de los guitarristas desprevenidos. Su nombre es "Nosferatu".

Sin embargo, "Nosferatu" tambien tiene sus puntos débiles: aunque al principio pensamos en clavarle una estaca de madera, preferimos probar con una solución que los guitarristas vienen usando desde hace décadas para defenderse de los vampiros como este, los buffers.

Ya os hablamos en profundidad sobre la misión de los buffers en su respectivo artículo, y en él aprendimos que podía ser una herramienta útil para restaurar las cualidades de la señal que podemos perder a causa de cables muy largos o por efecto acumulativo de los diferentes elementos de nuestra pedalera. Pero hoy hemos decidido hacer un vídeo para hacer más visual la explicación: hemos sometido a "Nosferatu" a dos tipos de buffer, uno dedicado (o sea, un buffer cuya única función es ser un buffer) y otro que viene incorporado en un pedal Boss, marca que suele incluir buffers en casi todos sus pedales.

En el vídeo podréis escuchar el sonido de nuestra guitarra directamente a una DI, sin ningún amplificador, para poder ver exactamente cómo suena la señal que le llegaría a nuestro ampli en cada uno de los casos: con un buffer, con el otro, sin buffers y también afectada por el mordisco letal del temido "Nosferatu". ¡Que disfrutéis del vídeo!

 

 

¿Te gustó este artículo?
33
Guitarristas en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar