Guitarras

Gibson llega a un acuerdo para salvarse de la quiebra y asegurar su futuro como marca de guitarras

Actualización a 3 de octubre de 2018: Tal y como se esperaba y os contábamos en este artículo, Gibson ha conseguido la aprobación del tribunal para salir de la supervisión judicial y abandonar el proceso de bancarrota en el que estaba inmerso. A partir de ahora pasa a ser controlada por KKR & Co y otros acreedores.

El director de KKR, Matthew Ross, ha declarado que la mayoría de la nueva junta directiva serán guitarristas, entre quienes se encuentra el ex miembro de la banda Red Rooster, Nat Zilkha, quien ha sido parte fundamental en la negociación y ha declarado: 

"Esta es una gran marca estadounidense que perdió su rumbo. Es casi como una responsabilidad tratar de devolverla a lo que se supone que debe ser".

Zilkha, que además es coleccionista de guitarras Gibson, añadió:

"Para nosotros, establecer la credibilidad que pretendemos ofrecer es importante. Somos músicos. Nos importa mucho la marca, y la vamos a proteger”.

Como ya contamos, una de las condiciones para el acuerdo era la salida de Henry Juszkiewicz y el copropietario Dave Berryman, quienes verán canceladas sus participaciones en acciones, y pasaran a tener un contrato como consultores con una cláusula que durante 3 años les impide hacer comentarios negativos sobre la compañía.

Al parecer el nuevo CEO ya ha tomado posesión del cargo, aunque todavía no se ha anunciado el nombre. Se espera que en noviembre veamos el relanzamiento oficial de la la nueva Gibson.

_________________________________________________

Como nos ha venido informando nuestro compañero Micky Vega durante estos meses, a finales de abril Gibson se declaró en bancarrota debido a las graves dificultades económicas que arrastraba la compañía, y se acogió al “Chapter 11” de la ley de EEUU. Una formula que concede un plazo para que se presente un plan de reestructuración que permita renegociar las deudas y solventar todos los litigios.

Al parecer las negociaciones han culminado con éxito, y Henry Juszkiewicz ha anunciado que la mayoría de partes interesadas en la reestructuración de la compañía de Nashville (acreedores, proveedores, inversores, accionistas, etc.), han llegado a un convenio:

"Con este acuerdo global, Gibson está en el camino de completar su reestructuración y continuar su trayectoria como el constructor de instrumentos de alta calidad por el que es conocido en el mundo entero. Esto ha sido gracias a los esfuerzos de todas las partes interesadas y su compromiso en la búsqueda de una resolución, que esperamos sirva para que Gibson pueda emerger del “Chapter 11” durante el cuarto trimestre de este año como una compañía más fuerte, centrada en su negocio principal de instrumentos musicales, y esencialmente sin deudas".

El principal escollo para el acuerdo era que varios grupos de acreedores que sumaban el 31% de la deuda, entre los que estaban GSO Capital Partners, no aceptaban el plan y presionaban para que la compañía se vendiera a un mayor precio y así recuperar el máximo capital posible. 

Sin embargo, Gibson ha logrado un acuerdo con un grupo de acreedores clave que se harán cargo de la compañía, evitando que se tenga que vender, y ha cancelado todas las negociaciones que había con posibles compradores. De esta forma, KKR & Co, el fondo de inversión que manejaba gran parte de la deuda, toma el control de la compañía.

Aunque todavía falta una audiencia el próximo 27 de septiembre para confirmar el acuerdo entre todas las partes, el tribunal que lleva el proceso de bancarrota ha dado luz verde al nuevo plan, y GSO Capital Partners, a quien se le debían 77 millones de dólares, ha tenido que aceptar, aunque a regañadientes, la reestructuración.

Este acuerdo aprobado por las partes en conflicto incluye varios requisitos: Entre ellos que se suspendan todos los litigios y demandas cruzadas, varias de ellas contra Henry Juszkiewicz, y David Berryman por haber llevado a la compañía a esa situación de insolvencia, además de que los hasta ahora propietarios de Gibson desde que la adquirieron en 1986, dejen sus puestos de CEO y presidente respectivamente. (Como ya os contamos, Gibson sigue buscando nuevo CEO).

Sobre el futuro de Henry Juszkiewicz, uno de los gestores que ha trabajado este último año en la reestructuración de la compañía ha dicho: "En cuanto el plan se confirme y sea efectivo, Mr. Juszkiewicz dejará su puesto en la compañía, y después de tomarse un tiempo, volverá como consultor de Gibson".

Por su parte, Jamie Baird, de PJT Partners, ha declarado: "Como futuros propietarios de Gibson Brands, estamos satisfechos de que la empresa haya tenido un buen rendimiento durante la reestructuración. Con una salida anticipada de la bancarrota que calculamos sea en menos de un mes (para octubre), Gibson está preparada para crecer debido a la fuerte demanda de los consumidores, la significativa liquidez disponible, y un balance de deuda con buenas perspectivas. Esperamos trabajar con los clientes, empleados, proveedores, vendedores, y otros socios de la compañía a medida que Gibson vuelve a sus raíces y comienza su próximo capítulo".

Una prueba de esa "vuelta a las raíces" serían los modelos que componen el catalogo 2019, que ya os anticipamos aquí. Con una linea de guitarras que parece dejar de lado algunas extravagancias, y se centra en la sobriedad sin abandonar las apuestas por nuevos acabados. 

No en vano, además del mal resultado que ha dado la intención de diversificar Gibson Brands con la compra de compañías de electrónica de consumo como Philips, muchos apuntan al lanzamiento de la Gibson Firebird X, con aquella puesta en escena de Juszkiewicz destrozando una SG, como el primero de los pasos en falso que llevaron a la compañía a esta situación. 

Resumiendo: En lugar de venderse a otros fondos de inversión o incluso a otras marcas de guitarras de la competencia como se barajó en algún momento, Gibson continua en manos de los actuales acreedores y otras partes interesadas que en principio se centrarán en la fabricación de instrumentos, manteniendo la tradición de una compañía con 116 años de historia. De todas formas habrá que ver si toda esta compleja negociación culmina con éxito, y sobre todo los próximos movimientos de la marca en cuanto a modelos y precios. 

En la web de Prime Clerk, la compañía especializada en gestión de bancarrotas que lleva el caso de Gibson, podéis ver los pasos del proceso. 

Más información | Gibson

¿Te gustó este artículo?
15
Comentarios

Regístrate o para poder comentar