McMahon Guitars, ¿guitarras o esculturas?

Scott McMahon no es un luthier cualquiera, y eso salta a la vista al ver su trabajo. Utilizando técnicas tradicionales de grabado en madera, Scott ha trasladado el arte milenario de culturas como la egipcia, azteca o celta al mundo de la guitarra. El grabado en la madera de las guitarras no es algo nuevo y viendo el trabajo de otros luthiers dedicados a este arte lo cierto es que habría que hacer un especial de varios artículos mostrando la gran cantidad de piezas que existen, pero si algo le diferencia de casi todo lo que he visto es el increíble trabajo de pintura que tienen algunas de sus obras, por ejemplo en la Diamondback, la cual simula la piel de una serpiente y cada una de sus escamas esta pintada a mano, dando un realismo pocas veces visto en este tipo de trabajos. Os recomiendo encarecidamente que vayáis a su página de Facebook, ya que ahí, al igual que otros artistas como Hutchinson, va colgando fotos del proceso de algunas guitarras, y no se si os pasa a vosotros, pero yo no sé si disfruto más, si ver los primeros bocetos o ver la obra de arte -para mi no tiene otro nombre- totalmente terminada. Si el resultado final a nivel de acción y tocabilidad de las piezas se corresponde con todo el trabajo previo -cosa que sería lo principal, ya que las guitarras estan hechas para ser tocadas, no sólo contempladas-, es algo que tendríamos que probar, pero se hace difícil pensar que alguien que pone tanto mimo en el proceso de creación no lo haga tampoco en esos detalles. Entre otras cosas utiliza trastes de acero, cejuelas de grafito o marfil de mamut y herrajes de una gran calidad.

¿Precios?, yo mejor no preguntaría, no quiero pensar a cómo valora cada escama hecha a mano...

Aquí tenéis el enlace a su página web, McMahon Guitars.

¿Te gustó este artículo?
11
Comentarios

Regístrate o para poder comentar