Guitarras

“Diseña tu Revstar”: el proceso de construcción

Contenido patrocinado

Sois muchos lo que, seguramente, ya habréis seguido el hilo del foro en que os mostramos el proceso de construcción de la Yamaha Revstar personalizada que uno de nuestros foreros ganó en el último concurso realizado por Yamaha. Por si no seguisteis el concurso, os aclaramos que consistía en diseñar una Yamaha Revstar diferente a las que la marca ofrece de fábrica, modificando algunas de sus características. Ahora ya han pasado unos cuantos meses desde que se anunció el ganador, y el trabajo con la guitarra ha ido progresando, con lo que ya comienza a transformarse en algo  completamente diferente. Tunanteando Guitars ha sido la empresa encargada de dicha transformación, y nos han ido proporcionando fotografías y documentación del proceso.

Yamaha Revstar

En el hilo que mencionábamos al principio podréis descubrir con todo lujo de detalles qué se está haciendo a la guitarra y cómo se está haciendo, pero en este reportaje os queremos hacer un pequeño resumen de lo que se ha realizado hasta ahora. Comenzaremos explicándoos cuáles eran las modificaciones que el ganador del concurso deseaba para su Revstar de Yamaha:

  • Añadir una cejilla de Hueso
  • Cambiar el acabado por uno sin tintes (al natural) en trasera, mástil y pala y con la tapa del cuerpo en blanco transparente.
  • Sustituir las pastillas por unas Seymour Duncan Jazz/JB.
  • Sustituir los controles de tono/volumen por unos tipo tipo Les Paul.

La guitarra llega hasta las manos de Tunanteando Guitars en perfecto estado. A continuación, comienza el trabajo liberando todas las piezas de la guitarra para dejarla completamente desnuda. Ya que habrá modificar el acabado, no sólo es imprescindible para que no estorbe al maniobrar, sino que es importante proteger todas esas partes al máximo posible. 

Yamaha Revstar llega
Yamaha Revstar

Una vez las piezas que deseamos proteger han sido retiradas, es importante comenzar a estudiar el terreno antes de emprender cualquier acción. Las láminas de arce flameado pueden ser peligrosas: no hay que dar por hecho que su grosor es el suficiente como para poder decapar o lijar alegramente. Al retirar un poco de la pintura conductiva que hay en la cavidad de las pastillas, podemos ver un perfil del grosor de cada capa de madera en la guitarra. Malas noticias: el grosor del arce flameado es muy fino (1,2 mm aproximadamente, incluyendo el acabado), lo cual hace el trabajo mucho más intrincado, con algo de riesgo de eliminar una excesiva cantidad de madera.

Grosor cuerpo Yamaha Revstar

En este punto, Tunanteando Guitars se puso en contacto con el ganador del concurso para explicarle los riesgos existentes. Pero como se suele decir, "hemos venido a jugar", así que su respuesta es la de seguir adelante con el proceso, pase lo que pase. No obstante, la guitarra no va a ponerlo fácil: la pintura es muy dura, no hay posibilidad de separar el mástil del cuerpo (ya que es encolada) y hay binding, tres elementos que complican mucho la tarea y las posibilidades de dañar algo si utilizamos técnicas como los decapantes químicos o la lijadora eléctrica. Afortunadamente hay zonas planas como la pala en la que es más seguro emplear la lijadora eléctrica. No obstante, sí es difícil retirar el acabado: la foto que véis a continuación es el resultado de una hora de trabajo.

Revstar

Como decíamos las partes planas se pueden hacer con la lijadora, pero en otras áreas, por la forma de las piezas y la cercanía del binding, es mucho más seguro utilizar la cuchilla, aunque también mucho más costoso. La clave en esta etapa es la paciencia.

Lijando

Y por fin, llega el temido paso de decapar la tapa. Recordemos que ya se tenía el visto bueno del ganador del concurso para dar este paso, de modo que se sigue adelante, dejando a la vista las vetas del arce, que prometen un acabado final muy espectacular. Sin embargo, tal como se veía venir, ya hay puntos en que la madera no es lo suficientemente gruesa, y eso causa desperfectos.

Decapando

 

Desperfectos

En la siguiente fase, se restauran los pequeños daños utilizando masilla, que más tarde quedará disimulada por el tinte. También las marcas de la cuchilla se eliminan lijando, siempre en la dirección de la veta de la madera. En este punto, la madera ya comienza a mostrar un aspecto formidable. 

Masilla
Revstar lijando 2

Llega por fin la fase en la que se aplica el tinte, pero los defectos no han sido cubiertos por el tinte, por lo que se decide volver a retirarlo y optar por un acabado distinto, al aceite. Esto potenciará la visibilidad de la veta, y también le encaja estupendamente a la guitarra. Mientras el acabado se seca, se aprovecha para atender a otras de las peticiones del ganador, como la elaboración de una cejuela de hueso. Por el momento esto es todo lo que os podemos mostrar, pero el proceso aún no ha terminado, pronto os ofreceremos más actualizaciones en el hilo oficial.

Acabado Revstar
Cejuela

Más información | Yamaha 

¿Te gustó este artículo?
12
Comentarios

Regístrate o para poder comentar