Review Edwards Les Paul

920.jpg



REVIEW EDWARDS LES PAUL E-LP-98LTS



Introducción

Como sabréis, las guitarras Edwards, son réplicas de guitarras Gibson o Fender principalmente, aunque su fama proviene en gran medida de sus fantásticos modelos Les Paul. En concreto, el modelo del que voy a hablar aquí es una E-LP-98LTS, réplica de una Les Paul Standard del ’59 o el ’60, con acabado Vintage Honey Burst y lacado en nitrocelulosa.



Llevo disfrutando unos dos meses de esta guitarra y es la segunda guitarra de tipo Les Paul que tengo, después de tener una Epiphone Les Paul Custom.

Edwards es una submarca de ESP que se vende en la actualidad en exclusiva en el mercado japonés, pues Gibson ha interpuesto demandas por violación de patente que impiden que se vendan en América o Europa. Ésto complica un poco la adquisición de estas guitarras, pues tienen que ser pedidas a vendedores japoneses a través de sus páginas web o a través de eBay, que es como lo hice yo. Si hay alguien interesado en el proceso de compra, aduanas, etc., lo podemos tratar más adelante en este mismo hilo.



Historia


Las réplicas japonesas de las guitarras Les Paul son dignas de todo elogio. Dicen los entendido que hubo una época allá por los años 80 en los que la calidad de Tokai, Burny o Greco superó a la de las Gibson originales. De hecho, no hay más que ver el precio que alcanzan en sitios como eBay.

A día de hoy, el nivel de calidad ha bajado respecto a la de esos años dorados, pero aún así, nuestros amigos japoneses siguen construyendo unos instrumentos de una calidad altísima.

Datos Técnicos y Análisis:

País de Fabricación: Japón

Colores: Lemon Drop, Vintage Money Burst, Cherry Sunburst y Tobacco Sunburst

Diapasón: Palisandro (rosewood) con 22 trastes medium jumbo

Incrustaciones (Inlays): Trapezoidales color madreperla

Pastilla del mástil: Seymour Duncan ‘59

Pastilla del puente: Seymour Duncan JB

Selección de pastillas: Conmutador de tres posiciones.

Reguladores: Cuatro, volumen y tono para cada una de las pastillas

Puente: GOTOH Tune-O-Matic con Tailpiece móvil

Clavijeros: GOTOH tipo Kluson Vintage

Cuerpo: Macizo de caoba con tapa de arce rayado y binding simple en color marfil.




A los que os interese el mundillo Gibson estaréis al tanto de que desde hace unos años Gibson realiza una serie de agujeros en lugares estratégicos del cuerpo de las Les Paul para que sean un poco más ligeras (conocidas como queso Gruyere). Últimamente, esto ha ido a más, y ya no solo hacen esos agujeros, si no que han introducido unas cámaras de resonancia que dejan el cuerpo de la LP poco menos que como una semihueca (conocidas como piscinas). Gibson ha vendido esta medida como una forma de aliviar el peso de la guitarra y como una supuesta mejorar del sonido. Sin embargo, los más puristas están totalmente en contra de estas medidas, pues afirman que se ha perdido algo de su tono tradicional característico. La posible razón detrás de todo esto es que cada vez es más difícil de encontrar y más cara la caoba ligera, la cual permitiría construir un cuerpo macizo sin que la guitarra pese demasiado.

En teoría, el cuerpo de la Edwards es macizo, sin agujeros ni cámaras de resonancia, pero no estoy completamente seguro, pues resulta bastante liviana (unos 3,5 kilos aproximadamente). Una de dos, o la gente de Edwards tiene acceso a maderas de calidad excepcional o la guitarra tiene algún tipo de cámara interna. Me gustaría hacerle una radiografía para comprobar qué es lo que hay realmente.

Acabado:



Los acabados de esta guitarra son simplemente espectaculares, no encontré absolutamente ningún fallo de tipo estético.

La tapa de arce obviamente no es una AAA, pero tiene una pinta estupenda como podéis ver en las fotos.

El palisandro del diapasón es bien oscuro, tirando a chocolate puro, nada de color chocolate con leche, quedando preciosas las incrustaciones en madreperla.



Los trastes están perfectamente colocados, recortados en los cantos, sin limaduras o asperezas.

La cejuela de la guitarra vino de fábrica perfectamente cortada y no presenta ningún tipo de problema.

El binding es de un color anaranjado y bordea perfectamente tanto el cuerpo como el mástil.



La réplica es tan fiel que cumple perfectamente algunas especificaciones más singulares que una buena Les Paul debe tener como:

  • Ángulo de inclinación de la pala de 17º, lo cual no sólo es correcto de acuerdo al modelo original si no que confiere a la guitarra ventajas de tipo funcional como mejor sustain y afinación.
  • La forma de la pala es la clásica de Gibson de tipo “mostacho” o “libro abierto”, sin esquinas recortadas. En ella están inscritas la marca de la misma y las palabras “Limited Model”, recordando sospechosamente al tipo de letra utilizado por Gibson en la inscripción “Les Paul”.





Mástil:

El mástil es de caoba y una pieza, encolado, de espiga larga (long tennon), lo que aumenta de forma notable el sustain. Es un mástil típico de tipo Gibson, que se queda entre medias del perfil del mástil los años 50 (bastante grueso) y el de los años 60 (el más delgado). Se corresponde principalmente con el mástil de una ’59.

El radio del mástil es de 12”, plano, el típico de Gibson, lo que hace más sencillo el trabajo del guitarra solista a la hora de hacer pasajes rápido y sobre todo estirado de cuerdas. Al ser tan plano, se consigue una acción de las cuerdas relativamente baja, aunque no tan baja como en otras guitarras más modernas tipo superstrato. Si queremos disfrutar del sonido en su máximo esplendor y del máximo sustain, aconsejo utilizar una acción media.

El diseño singlecut de las Les Paul hace que el acceso a los últimos trastes sea incómodo, hecho que se ve incrementado en este caso por la unión mástil-cuerpo tipo long-tennon (el mástil penetra más en el cuerpo de la guitarra).

Pastillas:

La pastilla del mástil, la Seymour Duncan ’59 nos ofrece ese sonido grueso, cálido y aterciopelado, similar al de las pastillas PAF originales. Esta pastilla es una maravilla tanto en sonidos limpios como distorsionados y encaja perfectamente en esta guitarra.

La pastilla del puente, la Seymour Duncan JB, es una pastilla con más salida, y con un sonido más agudo y agresivo que la '59, mucho menos clásico. Para mi gusto, esta pastilla suena demasiado aguda y demasiado chillona en esta guitarra, por lo que no descarto cambiarla en un futuro por algo más clásico como una Gibson 490T, Gibson Classic 57+ o Seymour Duncan Alnico II+, Pearly Gates, etc.

Ambas pastillas (y el resto del hardware de la guitarra) se supone que es en acabado niquelado, pero no son brillantes, si no son más mates, dando un aspecto más vintage a la guitarra.



Puente:

El puente se trata de un tune-o-matic de tipo clásico con tailpiece móvil. Al quitar las cuerdas, hay que tener mucho cuidado para que esta pieza no se desplace y arañe la guitarra. El puente es muy sencillo de ajustar en altura y la guitarra se puede quintar sin ningún tipo de problema al desplazar las selletas móviles.

Junto con los clavijeros y la cejuela, el puente mantiene perfectamente la afinación de la guitarra, pese a lo que podáis pensar por uno de mis últimos mp3 :p



A favor

  • Réplica MUY fiel de una Gibson Les Paul de los años dorados ’59 ‘60
  • Acabado.
  • Fenomenal Sonido.
  • Inmejorable Tacto.
  • Versatilidad (se puede tocar blues, rock, pop, metal, jazz…)
  • Precio.



En contra


  • La tapa de arce no es igual de bonita que la de una Gibson Les Paul original.
  • No me gusta el sonido de la Seymour Duncan JB en esta guitarra, deberían haber considerado otra pastilla con menos agudos.
  • El pote de volumen tiene un comportamiento muy poco lineal: Del 10 al 2 apenas hay cambio en el volumen, y del 2 al 0 se apaga completamente de forma brusca. El de tono sin embargo se comporta algo mejor.
  • El selector de pastillas parece un poco endeble, no parece que vaya a durar muchos años.
  • Si bien el sonido es excelente y MUY aproximado, probablemente no sea un sonido 100% Gibson Les Paul.

Opinión personal

  • Esta guitarra es excelente en muchos sentidos. Posee detalles que sólo las guitarras de más alta gama poseen como la unión cuerpo mástil de espiga larga long tennon (sólo disponible en modelos custom shop de Gibson), un (supuesto) cuerpo macizo y un acabado en nitrocelulosa.
  • Los materiales se ven de buena calidad y la manufactura es genial, con el mimo que los japoneses suelen poner a las cosas.
  • El tacto es maravilloso, es esa sensación de tener entre las manos un trozo de buena madera.
  • La “tocabilidad” es también excelente, con unos mínimos ajustes la guitarra está lista para rockear.
  • El sonido que saca la guitarra es muy bueno, ese timbre grueso típico Les Paul, óptimo para blues y rock clásico. Creo que tiene algo menos de cuerpo que el sonido de las Gibson originales.

Conclusión final

Si bien el proceso de compra es algo más complicado que con otras guitarras, es una opción muy aconsejable y muy a considerar para aquellos que busquen una guitarra de tipo Les Paul a un precio más moderado.

Os invito a que si os interesa la guitarra leáis más en los enlaces que os pongo y veáis los vídeos.

:saludo:


Fuentes consultadas y otros enlaces de interés:


ESP | EDWARDS | E-LP-98LTS

Edwards E-LP-98LTS: Harmony Central User Reviews

Videos:



¿Te gustó este artículo?
24
Comentarios

Regístrate o para poder comentar