Guitarras

J Mascis Jazzmaster Review

Os presento la guitarra diseñada según las indicaciones de J. Mascis, guitarrista del grupo Dinosaur Jr.

Esta guitarra pertenecía anteriormente a las Fender Signature, pero ahora ha sido “rebajada” a la serie “Artist Models” de Squier. J Mascis se ocupó personalmente de especificar cada componente de esta guitarra para perder la mínima calidad al dejar de ser una Fender pura, y la verdad es que es un buen aparato.

Squier es una de esas marcas que no tienen muy buena fama, pero objetivamente, están haciendo un gran trabajo en sus series más altas ya veremos que no hay razones para llevarse las manos a la cabeza.

Antecedentes sobre la Jazzmaster

La Jazzmaster fue una guitarra patentada en 1958, siguiendo la política Fender para ser producida en cadenas de montaje y orientada a los músicos de jazz, donde Gibson dominaba. Era la guitarra de gama más alta dentro del catálogo de Fender, hasta que apareció la Jaguar.

Su forma fue pensada para que fuese cómoda de tocar sentado.

Sus pastillas son una variación de las single-coils, si bien no son como las que monta una Stratocaster, el cableado es más ancho y aplanado. Dan un sonido más meloso, pero conserva el toque claro y cristalino de las single-coils. (No confundir con P-90).

Llevan un doble circuito, con un cableado independiente con sus potenciómetros propios para la pastilla del puente. Al principio parece que no sirve para mucho, pero resulta útil para cambiar de guitarra solista a rítmica por tener potenciómetros independientes, o por ejemplo también para hacer el Guitar-Scratch que popularizó Tom Morello de Rage Against the Machine en temas como Bull on Parade.

El puente es similar a los de Gibson Tune-o-Matic. Y era y es uno de los puntos débiles de estos modelos, suele ser sustituido por puentes de Mustang o el Adjusto-Matic de Fender. Pero no estamos aquí para hablar de eso.

Cuestiones técnicas

La J Mascis Jazzmaster lleva un cuerpo de tilo (las Jazzmaster originales lo llevaban de aliso), mástil de arce y diapasón de palisandro. Mástil en forma de C con 9.5 " de radio y de 21 trastes jumbo. Pese a su grosor, a mi me resulta muy cómodo de tocar. Tiene un acabado satinado, y es increíblemente suave y rápido. Su acción es baja y regulable. Va perfectamente ajustado al cuerpo (Como se ve en las siguientes fotos, no cabe ni un papel)

La pala es el modelo que llevaban las Jazzmaster en los 60 y por detrás lleva la firma de J. Mascis junto al letrero “Crafted in China”,"Designed and Backed by Fender" y el número de serie.

Si bien es una apreciación subjetiva, me ha resultado bastante más pesada en comparación con mi otra guitarra, una Stratocaster. Pero es muy cómoda, y no cansa el llevarla colgada. Da mucha sensación de robustez, si se cayese al suelo temería primero por las baldosas. Está muy bien construida.

El guardapúas es de aluminio anodizado dorado, lo que puede que facilite futuros apantallados. El color de la guitarra es “Vintage White” y las partes plásticas son de color blanco envejecido. A priori, y en todas las fotos que he visto, esta combinación de colores puede parecer algo chillona, pero lo cierto es que cuando la vi en tienda pude confirmar que, otra vez, las fotos sólo son fotos. (Las fotos de esta review son mías, salvo la primera de J. Mascis, por supuesto)

El aluminio anodizado, explico, es un aluminio que ha sido tratado con electrolisis para aumentar el espesor natural de la superficie del oxido (en micras), aumentando su resistencia y permitiendo su coloración. (Por ejemplo los iPods de colores tienen la carcasa de aluminio anodizado)

El sistema de puente no es el clásico de las Jazzmaster que suele dar algunos problemas, sino el Adjusto-Matic, que aguanta más guerra y no da problemas. Además la posición es más cercana que en las originales. La desventaja de esto puede ser es que los sonidos que por ejemplo sacaba Sonic Youth tocando sobre el puente ya no son tan claros.

El trémolo de las Jazzmasters originales tiene un botón cuya función es bloquearlo. Pero en esta no está, la palanca va sin rosca, como se puede ver en la siguiente foto, junto al cuerpo por detrás.

El alma es de acción simple y no tiene cubierta. En los clavijeros. solo se especifica “Vintage” que así suena más atractivo, pero aguantan bien la afinación, pueden verse un par de fotos atrás, parecen unos Gotoh. Los herrajes son cromados. Todo el acabado es bueno no hay rebordes, pulidos malos, los potenciómetro o el selector de pastilla no bailaban... Sin defectos en general.

Las pastillas son 2 Fender Jazzmaster® Single-Coil Pickup (No confundir con las P-90) y llevan el clásico doble circuito de las Jazzmaster. Admiten un gran rango de distorsión, y dan unos limpios muy definidos. Me ha sorprendido gratamente la calidad de estas pastillas, ya que uno se esperaría algo bastante peor en una Squier.

El sonido en limpio de esta guitarra es más meloso que su hermana de Fender, la Stratocaster.
Es más denso y cálido, pero no deja de sonar al estilo cristalino de Fender válido para Jazz y Blues, pero el estilo que la hizo famoso estos limpios fue el Surf Rock. Con distorsión, el sonido de esta guitarra es como un rugido. Pero no es una guitarra para tocar distorsiones demasiado extremas. Se defiende a la perfección en el Blues, Rock, Hard Rock, Grunge, Punk, Indie o incluso Heavy.

Las Jazzmaster tienen mucha presencia en cualquiera de sus posiciones de las pastillas, es decir, pueden comerse el sonido de otras guitarras, tiene un sonido que adquiere mucho protagonismo.

En mi opinión el punto débil de esta guitarra puede ser que el mástil sea solo de 21 trastes, en vez de 22 como su hermana la Jaguar, pero eso es cuestión de gustos. También que como se trata de Single-Coils, en ocasiones mete un poco de ruido, pese a que se supone que lleva una pintura conductora en las cavidades para minimizarlo (sobre todo a volumen alto y con distorsión, pero nunca al usar las dos pastillas a la vez, ya que se cancelan los zumbidos) y una mejora sería un apantallamiento, nada complicado o caro de hacer.

Nada fuera de lo normal, se trataba de buscar algún punto débil, seguramenre parecerá que caigo en la autocomplacencia.

Precio

Su precio de partida eran unos 520€, pero en las tiendas por Internet es frecuente encontrarla rebajada hasta los 390€ 400€ en general. Se solapa con las Fender de gama más baja, las Modern Player. Ya hay debate sobre cual merecerá la pena...

Conclusión

Tenemos una guitarra muy versátil, que se defiende bien en cualquier estilo musical salvo quizás en los estilos con distorsiones más extremas. Tiene un gran sonido, es cómoda de tocar.

Por muy tópico que suene, es muy buena calidad, y además su precio es bastante bueno, posiblemente sea mejor que algunas de las Fender de precios parecidos.

Tomas de Sonido (Vídeos)

Por último, os dejo unos vídeos sobre esta guitarra. En realidad me gustaría ser yo quien las hiciese, pues se le pueden sacar muchas más cosas a este mueble de las que aparecen en los vídeos, sobre todo en tonos sucios. Pero desgraciadamente carezco del material y de los conocimientos de grabación como para hacer algo decente:

Limpio:
http://www.youtube.com/watch?v=nvj9-FHB1o0
http://www.youtube.com/watch?v=EaZEA6bH0oA

Distorsión:
http://www.youtube.com/watch?v=voFHBYkyCf8 (Éste es el vídeo que hacer mayor justicia en tonos saturados)
http://www.youtube.com/watch?v=JPhNXQ2CHZQ

Limpio y algo de distorsión:
http://www.youtube.com/watch?v=9DYsmMBf7SY

PD: Os dejo un par de enlaces:
- Especificaciones del fabricante: http://www.fender.com/es-ES/products/j-mascis-jazzmaster/
- Review en inglés con imágenes donde se puede ver como son por dentro las pastillas, cavidades y trémolo. http://www.harmonycentral.com/docs/DOC-2241
Puede que otro día me anime a abrila y entonces aprovecharé para apantallar y hacer unas fotos.

Muchas gracias por leer la review.

Un saludo!

¿Te gustó este artículo?
34
Comentarios

Regístrate o para poder comentar