Mierda de vida

Voy a hacer una aclaración, ya que para muchos es necesaria, por lo que veo. Este blog no habla de mí. Este blog trata de una situación que nosotros perpetuamos. Una situación basada en pensar siempre lo peor del prójimo. En creernos el ombligo del mundo. En ocultar lo que pensamos y sentimos porque creemos que los demás son malos y nos destrozarán. Hay frases que lo que dicen es básicamente; "sé que te sientes así a veces, no mientas joder, no seas hipócrita". Unas veces va bien y otras mal, y pensar lo peor de todos no os va a ayudar. Y con esto no digo que seamos tontos o unos buenazos, digo que no juzguemos a la ligera. Lo que hay que hacer primero es reconocer los errores propios. Antes de buscar los ajenos. Y dejar que os ayuden. No hundiros y no dar a los otros esa oportunidad. Escuchad a los demás. Escucharos a vosotros cuando habléis. Ser todo lo sinceros que creáis que podéis ser sin afectar negativamente vuestra vida o las de otros. Y no huyáis de los problemas de vuestra vida, porque el mundo va como va porque todos huímos. Espero que con esta aclaración no venga otro forero a insultarme sin haberse molestado en no sacar lo peor del post. Hoy no me siento poético. Las frases mejores son las más sencillas. Que jodida puta mierda de vida. Esa frase resume todo. ¿No os sentís así a menudo? Pues si no os sentís así, que os follen. Más claro agua. Me siento sincero. Y como me siento sincero, digo lo que pienso. La vida es una mierda. La gente feliz suele ser sumamente gilipollas. La gente infeliz merece la pena. Y ese es el mundo en el que vivimos. Un mundo donde se premia la falta de talento y el ser la peor persona posible. El egoísmo al poder. La muerte al poder. La mentira al poder. Pues no me da la gana joder. Lo grito a los cuatro vientos. Somos nosotros los que hacemos que todo sea una mierda. Hipócritas. Si, vosotros, yo, todos. Hipócritas. Hasta las narices de las putas ratas de alcantarilla que solo saben hablar de los demás, criticar, decir mentiras para sentirse mejor. Yo toco. ¿Qué haces tú, pedazo de mierda? Hablar y cotillear? Y así un día tras otro. Joder, que pena de vida. Pero son felices. Y yo no. Y eso es lo que me jode y me revienta, porque en el fondo, yo también soy un envidioso. Pero al menos lo reconozco joder.
¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios

Regístrate o para poder comentar