Tecnología

¿Es Kemper y el profiling un delito contra la propiedad intelectual?

Desde que el producto Kemper entró al terreno de juego en materia de emulaciones digitales, la palabra inglesa “profile” se ha vuelto más y más frecuente en las páginas web y foros de guitarra eléctrica. Un profile es una descripción en formato digital del sonido de un amplificador, que más tarde podemos emplear para tocar, sin necesidad de poseer el amplificador original. Aparatos como el citado Kemper, son capaces de emitir una serie de sonidos (especialmente pensados para ello) que se reproducen por el amplificador que deseamos clonar, para ser grabados posteriormente. Al analizar el resultado de la grabación, Kemper tiene una descripción de qué es lo que hace ese amplificador con los sonidos, por lo que también es capaz de deducir lo que haría con el sonido de nuestra guitarra. Es más, muchos otros aparatos ofrecen la posibilidad de “copiar” sonidos, sin ni siquiera poseer el amplificador: basta con obtenerlas de un fragmento aislado de guitarra de nuestro disco preferido.

Kemper Profiling Amp

Puesto que ya han pasado varios años, esto se ha vuelto una prestación relativamente común en el mundo profesional y semiprofesional, y otras marcas como Line 6, Fractal o Positive Grid han dotado a sus productos de posibilidades iguales o cercanas. Sin embargo, el youtuber Henning Pauly planteó ya hace un tiempo una pregunta: ¿es ética esta práctica? Según su punto de vista, realizar un profile no dista mucho de copiar exactamente un producto del cuya propiedad intelectual no poseemos derecho. Del mismo modo, obtener un sonido a partir del que ya existe en un disco comercial, podría ser una forma de “apropiarse” de una creación única en la que ha estado trabajando un equipo de músicos y productores, para luego usarla para nuestro beneficio. La argumentación y discusión sobre esto entre Henning Pauly y los usuarios de Youtube dio para mucho: nada más y nada menos que un total de 4 vídeos sobre el tema (en ingés):

Por supuesto hay una parte de los guitarristas que consideran que Henning está exagerando. Y hay algunos aspectos que aún plantean más dudas sobre su postura: no todos los modelos de amplificador ni sus partes tienen las mismas restricciones a nivel de patentes. Después de todo, aprovechando esas "fisuras", existen multitud de productos físicos que son copias de otros. En cuanto al tema de copiar sonidos procedentes de discos comercializados de cuyo máster no poseemos los derechos, el debate podría llegar a ser comparable al que existe en el mundo de los DJ y el sampling, aunque con la complicación adicional de que, en sí mismo, un profile o una textura sonora no es contenido melódico, ni tampoco es una parte literalmente copiada o extraída de un máster.

Por ahora, y puesto que se trata de una tecnología tan nueva y específica que no parece que exista un marco legal detallado para ella. En este momento, todos y todas podemos hacer los profiles de nuestros amplificadores libremente, aunque no todos los fabricantes de amplificadores ven esta práctica con buenos ojos. Otra posible opción es por la que han optado algunos programadores de plugins y emuladores: llegar a un acuerdo con las marcas originales de amplificadores a las que emulan, para que haya un consenso y un beneficio compartido (aparentemente, Kemper intentó esta estrategia con algunos fabricantes, pero no llegó a buen puerto con todos ellos). En cualquier caso, es razonable pensar que nos encontramos ante una zona gris respecto a las implicaciones de propiedad intelectual de un profile, ¿cuál es vuestra postura al respecto?

¿Te gustó este artículo?
13
Comentarios

Regístrate o para poder comentar