Teoría y técnica

Cómo formar acordes instantáneamente

acordes

Es bastante común que el principiante tenga un miedo atroz al conocimiento exhaustivo de la teoría y la armonía en la música. Hablo de palabras como tensiones, modos, modulación... que las revistas especializadas se encargan de airear a los cuatro vientos cuando entrevistan al artista de turno, como si estas cosas fueran las bases necesarias para hacer grandes canciones, y el músico novel se frustra la mayoría de veces por no entender ni jota.

Pero recordemos que la música es entre otras cosas un lenguaje y que nos permite analizar las cosas para poderlas plasmar y comunicar. No voy a intentar plantear el típico entuerto de si es necesario todo este conocimiento para hacer grandes canciones, pero hemos de entender la teoría musical como herramientas, y nadie dice que no a tener un taller lleno de ellas, en lugar de trabajar solo con una llave inglesa y un destornillador. Lo que sí que voy a tratar de explicar de una forma sencilla (al menos así lo espero) el hecho de que con unos pocos elementos y sobre todo con una buena dosis de memorización podemos ampliar nuestro entendimiento de ciertas partes de lo que llamamos armonía, las cuales nos van a ayudar a entender cosas más complicadas.

Este foro esta lleno de páginas y más páginas sobre armonía, así que espero que después de esto entendais muchas más cosas a partir de ahora.

Como veréis, el título del artículo trata de enseñaros que a pesar de que muchos libros os invitan a memorizar un montón de elementos de forma aislada para formar un todo, además de una cantidad inmensa de datos -muchas veces para justificar una cantidad de hojas en un libro que me parecen innecesarias-, con unas pocas fórmulas y un poco de sentido común podéis sacar la misma información, que os cabrá en una pequeña fracción de espacio de vuestro cerebro. Por si fuera poco esto no es solo aplicable a la guitarra si no a cualquier instrumento que este basado en la escala diatónica.

La primera regla: MEMORIZAR.

La segunda regla: MEMORIZAR.

MEMORIZAR y MEMORIZAR.

Hacedme caso, no vale con entender ciertas cosas, hay que memorizarlas y poderlas recitar de izquierda a derecha, de arriba a abajo, durmiendo o haciendo el pino

Esto que viene a continuación os lo tenéis que grabar a fuego:

Tono, tono, semitono, tono, tono, tono y semitono.

O si lo preferís

Dos tonos, un semitono, tres tonos y un semitono.

Esa es la fórmula de nuestra escala mayor, y en instrumentos como el piano tiene una mayor visualización gracias a las teclas blancas y negras. Si os fijáis en el piano, entre las teclas blancas hay unas teclas de menor tamaño y negras, excepto en dos lugares en los que estas desaparecen. Bien, hemos de entender primero que un tono es la suma de dos semitonos, y este a su vez es la suma de una tecla blanca más una negra. Si no hay tecla negra al lado solo tenemos un semitono.

Pues justo en estos lugares es donde se cumple la fórmula que os he dicho que memorizarais. Esto es muy importante pues la mayoría de estos cálculos hemos de ser capaces de sacarlos al instante y sin ayuda de papeles ni calculadoras, pues la mayor parte del tiempo estaremos en frente a nuestro instrumento y nada más.

Si cogemos la escala de Do mayor:

Do Re Mi Fa Sol La Si Do

Veremos que se cumplen los requisitos de la fórmula arriba expuesta:

  • De Do a Re hay una tecla blanca y una negra, con lo cual tenemos un tono
  • De Re a Mi hay una tecla blanca y una negra con lo que tenemos otro tono
  • De Mi a Fa no existe tecla negra en medio, con lo cual solo hay un semitono de distancia
  • De Fa a Sol hay una tecla blanca y una negra lo cual nos indica que volvemos a tener un tono
  • De Sol a La hay una tecla blanca y una negra o sea otro tono
  • De Sol a Si hay una tecla blanca y una negra, un tono más
  • De Si a Do solo hay dos teclas blancas a la que tenemos solo un semitono de distancia.

¿Lo veis claro ahora?

Perfecto.

Pues ahora vamos a hablar de los acordes.

Los acordes surgen de usar las notas por impares de la escala, o sea usar la primera, tercera, quinta, séptima, etc...

Si medimos la distancia tonal entre estas notas nos sale lo que llamamos calidad de los acordes las cuales deberán ser también memorizadas.

Imaginemos que empezamos por la nota Do; su tercera según lo expuesto seria Mi, y la quinta seria Sol.

Bien, vamos a medir qué distancia hay entre Do y Mi mediante el truco de las teclas blancas y negras. De Do a Re hay tecla negra intermedia, ¿no? Pues eso es que tenemos un tono, y de Re a Mi tenemos también tecla negra intermedia. Eso significa que tenemos otro tono y eso nos da un resultado de dos tonos. Memorizad esto. Cuando entre la nota tónica o base existe una distancia de dos tonos se dice que esa tercera es Mayor.

Ahora vamos a medir entre la tercera -o sea Mi- a la quinta -Sol-. De Mi a Fa no hay tecla negra, con lo cual deducimos que solo hay un semitono. Y de Fa a Sol vuelve a haber una negra en medio, lo que nos da un tono, con lo que si los juntamos tenemos un tono y medio. En este caso, la distancia que medimos en realidad es desde Do hasta el Sol pues lo que queremos es saber que distancia hay en la quinta, así que si juntamos el resultado de la tercera -o sea desde Do a Mi-, que eran dos tonos, y las de Mi a Sol -que es tono y medio- tenemos un total de 3 tonos y medio. Pues bien esa es la fórmula de lo que llamamos quinta justa.

Entonces podríamos decir que el acorde formado por las notas Do, Mi y Sol es un acorde mayor pues su tercera es mayor y su quinta es justa. Así que este acorde se llama Do Mayor

Vamos a ver el acorde que obtendríamos desde la nota Re.

Do Re Mi Fa Sol La Si Do

Si contamos desde Re como si fuera la nota número uno tendríamos que su tercera nota es un Fa y la quinta un La.

Vamos a contar igual que antes.

Desde Re hasta Mi hay un tono y desde Mi hasta Fa solo medio así que tenemos un tono y medio.

Desde Fa hasta Sol tenemos un tono y desde Sol hasta La otro tono.

Bien, ahora en la tercera solo tenemos un tono y medio, así que el intervalo formado ya no es mayor sino menor, por tanto es un Re menor. También habíamos dicho que si la distancia entre la primera nota y la quinta es de tres tonos y medio tenemos una quinta justa; si sumamos los dos tonos más el tono y medio la regla se cumple perfectamente.

Si queréis sacar los demás acordes y contarlos por vosotros mismos, genial. Nos quedaría otro acorde diferente que seria el séptimo. Si partimos desde el Si, tenemos de Si a Re un tono y medio y de Re a Fa otro tono y medio, con lo que tendríamos una tercera menor, y una quinta que ya no es justa, a esta quinta se le llama disminuida, igual que a su acorde que también se llama así.

Una vez hayáis sacado los acordes es momento de memorizar y después viene lo divertido.

El primer acorde o tónica de una escala es Mayor; el segundo y tercero, menor; el cuarto y quinto, mayor; el sexto menor, y el séptimo disminuido.

Sabiendo eso, vamos a ver cómo sacaríamos los demás acordes.

Esto os lo tenéis que saber de memoria también: las calidades resultantes de las tríadas de la escala mayor (si usásemos las séptimas serian cuatríadas):

Do, Mi, Sol ___Acorde mayor

Re,Fa, La _____Acorde menor

Mi,Sol,Si______Acorde menor

Fa,La,Do______Acorde mayor

Sol,Si,Re______Acorde mayor

La,Do,Mi______Acorde menor

Si,Re,Fa_______Acorde disminuido

Imaginaos que tenemos un Do Mayor y queremos un Do menor; pues simplemente lo que tenemos que hacer es reducir su tercera. Si para que fuera mayor teníamos las notas Do, Mi, Sol para convertirlo en menor pasaría a ser Do,Mi bemol, y Sol ya que bajaríamos la tercera un semitono.

¿Queremos un Do disminuido? Pues bajaremos el Mi y el Sol lo que nos quedaría Do, Mi bemol y Sol bemol.

Muy bien ¿y qué notas tendría un Re mayor?

Pues si las notas Re, Fa y La nos dan un acorde menor, lo único que hemos de hacer es aumentar el Fa un semitono, lo que nos daría Re, Fa sostenido y La.

Y si queremos un Re disminuido, pues nada la tercera menor ya la teníamos, así que solo hemos de bajar el La un semitono. O sea nos quedaría, Re, Fa, Lab.

Como veis, simplemente conociendo al dedo la escala mayor, las distancias tonales y la calidad resultante de los acordes, podemos sacar todos los demás en un momento simplemente bajando o subiendo notas. Si realmente memorizáis lo que os he dicho, veréis que es coser y cantar.

Las aplicaciones no terminan ahí.

Si os aprendéis esta secuencia: Do, Mi, Sol, Si, Re, Fa, La, Do, podéis sacar los acordes de séptima, novena, onceava, treceava.

Por ejemplo, si queremos un Do Mayor séptima sería el formado por las notas Do, Mi, Sol, Si. Si quisiéramos un Re menor 9 seria Re, Fa, La, Do, Mi. Si queréis un Fa Mayor novena seria Fa, La, Do, Mi, Sol.

Como veis todo sigue un orden, que se repite constantemente, y no hace falta aprenderse cada acorde por separado, además que es una muy buena forma de ejercer nuestra materia gris.

Está en tu mano el ampliar esto a los acordes con séptima y tensiones, y verás que si practicáis esto asiduamente podréis memorizar mucho más fácilmente otros conceptos mas complicados.

Además son cosas que podéis hacer mientras vais en metro, o esperáis en la cola de la INEM, por ejemplo.

Espero que os sea útil. Saludos.

¿Te gustó este artículo?
233
Comentarios

Regístrate o para poder comentar