Efectos

Demo de Walrus Audio Ages (no talking)

¿Qué tienen los overdrives para sigan saliendo nuevos modelos al mercado? Pues seguramente, algo muy especial, ya que para muchos la búsqueda del overdrive ideal nunca termina. Se trata de un efecto en que lo bueno puede ser tanto su capacidad de no entrometerse con el sonido limpio de la guitarra como justo lo contrario, llevarlo a terrenos ajenos al mismo. 

Así pues, quisimos descubrir cuáles eran las virtudes del más nuevo de los pedales de overdrive de la marca Walrus Audio, el pedal de overdrive Ages. Como ya os comentamos en su respectiva nota de prensa, había cinco posibles estructuras de ganancia incorporadas en el pedal, lo cual le permite ofrecer caracteres sonoros distintos. A diferencia de otros pedales en que cada tono es radicalmente distinto, en el Ages tenemos cinco versiones de un mismo territorio frecuencial en las que lo que varía son los niveles de ganancia, el "músculo" y el comportamiento dinámico. Y hablamos de variaciones a veces más sutiles (entre el modo I y II, por ejemplo) y otras veces mucho más bruscas, como el notable salto de ganancia al modo III o al IV. En conjunto, un catálogo de distorsiones que nos ofrecen diferentes intensidades sin necesariamente variar mucho nuestro sonido base.

En todos los modos, el Ages ha dado buen resultado y una respuesta natural, en la que se percibe una gran preocupación por preservar la expresión dinámica del intérprete y evitar los excesos de ganancia que desdibujen la expresión del instrumento. Por ejemplo, nos imaginamos a más de un guitarrista solista de fusión disfrutando con los sonidos que este pedal y una guitarra versátil como una Suhr o una Tom Anderson podría llegar a entregar, transitando entre varios niveles de ganancia mediante el volumen de la guitarra o las diferentes pastillas. El carácter es refinado y los controles son efectivos, siendo el de agudos el único que no estaba perfectamente equilibrado en todos los contextos: puede ser algo abrasivo en los valores extremos y definitivamente demasiado oscuro simplemente al bajarlo un poco más allá de la mitad de su recorrido. Cuando ocurre sobre bases limpias, cuando el canal del ampli base ya está algo saturado, no ocurre de forma tan evidente.

De entre todos los modos, el último nos ha parecido marcadamente más oscuro que los demás (¿quizás para amplis muy brillantes?), y tal vez no encontramos virtudes en él que no tengamos ya en alguno de los otros cuatro modos. Aunque tampoco creemos que la misión de este control de modos de clipping sea el de cambiarlo en directo (hay un salto notable de volumen en alguno de ellos) sino el tener más posibilidades de acabar encontrando nuestro sonido ideal en alguno e ellos. Nosotros habríamos usado cómodamente más de uno, por lo que sí creemos que se han acercado al objetivo de versatilidad que promete la publicidad del producto.

Como nos tienen acostumbrados, Walrus Audio han dotado a este pedal de True Bypass y de un carácter especialmente silencioso, excepto cuando sumamos ganancias de ampli y de pedal a niveles generosos, situación en la que lógicamente recomendamos el uso de una puerta de ruido externa, o encontrar un compromiso entre las etapas de ganancia de ampli y pedal. Un overdrive de calidad, no especialmente económico (unos 209 euros) y que a pesar de la brutalidad y fuerza que pueda sugerir el mamut que lleva como decoración, a nosotros nos ha sonado más bien elegante y controlado.

Más información | Walrus Audio

¿Te gustó este artículo?
9

Equipo relacionado

powered by Hispasonic
  • Walrus Audio Ages
    Walrus Audio Ages
Comentarios

Regístrate o para poder comentar