Guitarras

Tokai LC 200

Tokai LC 200

A mediados de año empecé a darle vueltas a la idea de elegir una guitarra seria, que tanto por sus materiales y sonido, como estética, me situasen ante lo que es mi guitarra definitiva. Tras barajar varias posibilidades (siempre dentro de la línea de guitarras clásicas con humbuckers, véase Les Paul, Firebird, Explorer y Flying V), este modelo tiene la estética Custom y contundencia en sonido que iba buscando. Cuando ya descarté las Gibson Les Paul Custom porque su precio me echaba para atrás, me decanté por la opción japonesa, ya que tuve una Burny que me dejó un muy buen sabor de boca. Así que viendo de cuánto dinero disponía y de las diferentes marcas elegí Tokai por las buenas referencias que tenía.

En el catálogo de Tokai, los modelos Custom de la serie Premium son LC 200 y LC195S. La única diferencia es la tapa de caoba de una pieza en el primero y la tapa de dos piezas de arce del segundo. Yo elegí la primera opción, ya que las Gibson así la tenían en sus primeras tiradas de las Custom (por lo que he leído) y es un detalle que quería tener en cuenta ya que se obtiene un sonido más oscuro, algo que busco. La elección de este color fue simplemente porque me enamoró la primera vez que lo vi. Después de esta introducción que me sirve para dar mis motivos de porqué la elegí, paso a decir características y sensaciones.

Tokai LC 200

Características

El cuerpo es de caoba de una sola pieza, con una tapa también de caoba de una sola pieza. Es totalmente sólido, sin cámaras. Debido a la densidad de la caoba utilizada, hace que el peso de la guitarra sea de 4,3 kg, que puede ser pesado, pero no tanto como se puede esperar de una guitarra sólida. En las fotos no se aprecia muy bien, pero bajo el lacado y ese Red Wine se puede ver el brillo de la madera. El binding está colocado de manera uniforme por todo el contorno del cuerpo, tanto por delante como por detrás, sin que en ningún momento la pintura se sobreponga a él.

Tokai LC 200

La unión de mástil y cuerpo es Set-Neck Deep Joint. El mástil es también de una pieza de caoba y el diapasón de ébano. Del mástil puedo deducir que la guitarra es bastante artesanal ya que puede verse que el fret edge binding es un poco basto, viéndose en algunos puntos zonas angulosas o con falta de una última pasada de cuchilla. Es un detalle nimio, pero es por decir alguna pega de la guitarra.

Los trastes están perfectamente pulidos, son de tamaño jumbo y muy cómodos a la hora de moverme por el mástil, que no sé si es gordo o no, ya que estoy acostumbrado a una Les Paul Junior que tiene el mástil muy gordo y al haberme acostumbrado a él, ahora todo me parece fino. Los inlays de madreperla son muy bonitos, los colores que se reflejan lo demuestran, están perfectamente encajados, sin huecos ni sobrantes de pegamento. La cejuela es de hueso y se ajusta muy bien al hueco. No hay necesidad de cambiarla a no ser que se rompa, mantiene la afinación y tiene un aspecto bastante pulido y sereno.

El binding de la pala me ha sorprendido, ya que en los puntos de inflexión se ve cómo los trozos negros y blancos se unen uniformemente sin que se desvíen en ningún momento, como si estuviese hecho sólo de una tira que rodea la pala. El ángulo de la pala es de 18º, en vez de los 17º de la Gibson. Entro ya en el hardware, siguiendo en la pala: los afinadores dorados son unos Gotoh, que si se parecen a los de la Burny que tuve, me van a dar un resultado estupendo, no desafinarán. (Lo que se ve en la parte superior de la pala son huellas de los dedos)

El puente de aluminio con silletas de latón, y de aluminio es también la tailpiece. Junto con los afinadores y la cejuela, hacen que la afinación se mantenga estable. Las pastillas son las PAF-Vintage MK2, sonido clasicote; como no he medido la impedancia de salida, no tengo mucho que decir. La electrónica está perfectamente soldada y ordenada, nada más retirar la tapa se ve orden, algo de agradecer; potes CTS de 500k y condensadores Orange Drop, además tanto la tapa de la electrónica como del switch tienen en su parte interior un aluminio adhesivo.

Ya para acabar, los botones de los potenciómetros son totalmente cilíndricos. No me gustan, prefiero los de campana pero aguantaré, y el golpeador pensaba que no vendría puesto y yo elegiría el ponerlo o no, pero no me han dado esa opción.

Sonido

Sin enchufarla al amplificador ya se escucha el sonido natural y la resonancia de la guitarra en sí. Se nota la vibración del cuerpo de la guitarra al tocar sentado. Describiría los sonidos y diría si es brillante o cremosa según qué caso, pero alargaría mucho este apartado y realmente no he profundizado en todos los sonidos que se le puede sacar sin usar ningún pedal. Voy a decir que es muy versátil, pero no es nada nuevo siendo una Les Paul más que decente. Como apunte personal, me ha gustado mucho los sonidos que le he sacado tanto para tocar surf rock como para tocar un punk rock tirando a hard rock, que son los dos estilos en los que me muevo. Me hubiera gustado hacer un vídeo mostrando el sonido general de la guitarra, pero no tengo tiempo para analizarlo en profundidad. En los meses venideros intentaré subir videos donde se analice el sonido de la guitarra en varios estilos.

https://www.youtube.com/watch?v=FAwpke_9zn4

Conclusiones/Opiniones

Pros:

  • Todo, realmente si buscas una Les Paul es una muy buena opción, tanto la construcción y acabados, la elección de materiales, el sonido que se le saca, la electrónica y el hardware. Chapeau, me quito el sombrero ante ella.
  • No es barata pero vale lo que cuesta.

Contras:

  • El binding del mástil no me acaba de convencer, queda un poco basto frente a la elegancia de la guitarra en sí, aunque a la hora de desliazrte por el mástil no es inconveniente.
  • El diapasón ha llegado bastante seco.
  • El golpeador ya instalado, es una decisión que me hubiera gustado tomar a mí, no que viniese de fábrica.
  • El estuche, en este caso el "no estuche", por ese precio debería venir con estuche duro, además, un envío por medio mundo en una caja es demasiado arriesgado, además, podrían meter algún detallito como una correa o púas. La verdad es que desde Japón lo enviaron muy felices dentro de una caja, pero me ha llegado bien.

Espero con este análisis ayudar a quien tenga dudas sobre si las Tokai merecen la pena, o por mera curiosidad.

Un saludo.

¿Te gustó este artículo?
22
Comentarios

Regístrate o para poder comentar