Guitarras

Demo de Yamaha Transacoustic CG TA: sonidos de reverb y chorus en una guitarra clásica

¿Cómo puede la tecnología cambiar los instrumentos que existen desde hace cientos de años? A fin de cuentas, eso es lo que logró en su día la guitarra eléctrica, pero esa evolución podría haber tomado muchos otros caminos diferentes al del cuerpo sólido y pastillas magnéticas. Las serie Transacoustic de Yamaha es una de esas otras posibles interpretaciones de la guitarra: se trata de una colección de guitarras y pianos que, mediante un sistema que induce sonido a la madera que los compone, pueden reproducir por sí mismos efectos como reverberación o chorus sin necesidad de pedales, cables, ni amplis. Simplemente, lo alimentamos con una pila y podemos activarlo y desactivarlo en cualquier sitio y en cualquier momento.

Ya os hablamos en su día de la Yamaha LS Transacoustic, y queremos volver a hacerlo en esta ocasión de la Yamaha CG TA, la guitarra clásica de la familia. La guitarra acústica va de la mano del pop, por lo que las modernidades como el chorus no le son ajenas. Tampoco la guitarra clásica es mala compañera de dicho efecto, pero posiblemente no es el pedal imprescindible de un guitarrista clásico (si es que lleva alguno). Es por eso que teníamos especial curiosidad por conocer cuál era el resultado final del sonido de la CG TA.

Tal como os mostramos en el vídeo, la Yamaha CG TA es una guitarra clásica de gama media que puede ser satisfactoria para muchos aficionados y algunos profesionales que no necesiten utilizar obligatoriamente un instrumento de élite para las tareas cotidianas que realicen. La afinación es muy estable, la entonación es buena y el tacto y acción son cómodos, probablemente guitarristas de niveles muy diversos coincidirían en que es un instrumento más que correcto. En lo estético no encontramos fallo ni imprecisión alguna, algo a lo que Yamaha ya nos tiene acostumbrados.

Pero entrando a lo que interesa — el sonido y la sección de efectos — encontramos una guitarra con un carácter equilibrado y agradable, que responde con bastante soltura a cualquier altura del diapasón con una riqueza sonora correcta. Una cualidad que presentan algunos instrumentos de mucha calidad es que, al tocar cosas sencilas o poco elaboradas (un acorde Sol Mayor, por ejemplo) nos invade una sensación de frescura difícil de describir: aunque eso aquí no ocurre, tampoco es una guitarra totalmente carente de encanto, en algunos momentos hay pequeños destellos de una personalidad inspiradora. Es posible seguir inspirándose al activar el sistema Transacoustic, que nos transporta a otro plano totalmente diferente del instrumento.

Menos tradicional en lo sonoro, el sistema Transacoustic nos anima a tocar en otros estilos que, quizás, no habríamos tocado espontáneamente sin él. Con chorus y reverb activados, las baladas pop y las progresiones de acordes con carácter más rock o fusion no desentonan nada. En resumen, aunque el sistema Transacoustic no es imprescindible, y no parece algo especialmente demandado por los usuarios de guitarras clásicas, puede ser un incentivo creativo, o un puente que ayude a aquellos que más flirteen con las músicas populares a transitar más fácilmente entre géneros. Hablando de la calidad de los efectos en sí misma, el chorus es bastante correcto y está aplicado con sutileza. La reverb también cumple su función, pero en ocasiónes puede resultan un tanto áspera. Sin estar muy seguros de dónde está el problema, nos da la sensación de que oscurecerla un poco a nivel de ecualización podría hacerla algo más sutil, y más pareja al chorus en su discreción.

El sonido por línea proviene de un piezo que, como suele ocurrir, al compararlo con el sonido de micrófono hace que echemos de menos el carácter natural del instrumento. Pero no es novedad: por todos es sabido lo difícil que es sacar un sonido de línea que pueda competir con el microfoneado. Es importante señalar que los niveles de efectos que usaríamos tocando la guitarra "al natural" pueden resultar excesivos por línea: creemos la mezcla que se produce de forma espontánea al usar el sistema transacoustic no está del todo bien representada en la mezcla que sale por línea, por lo que recomendamos elegir niveles de intensidad diferentes en los efectos cuanto toquemos por línea (en el vídeo veréis que el sonido por línea parece "inundado" de reverb comparado con el que tenemos por el micro). No es del todo un defecto, simplemente algo a tener en cuenta a medida que conocemos mejor el instrumento.

En conjunto, se trata de un instrumento refrescante que se sale de la monotonía de la idea de que sólo las guitarras eléctricas — y a veces las acústicas — deben llevar efectos. No decimos que la reverb y el chorus sean algo necesario para una guitarra clásica, pero sí decimos que no siempre lo inspirador viene de lo imprescindible. Así que lo recomendamos para los que toquen muchos estilos musicales con su guitarra clásica y sean inquietos creativamente. 

Yamaha CG TA

Más información | Yamaha

 

¿Te gustó este artículo?
15
Guitarristas en InstagramSíguenos
Comentarios

Regístrate o para poder comentar