Guitarras de la historia III: la Frankenstrat de Eddie Van Halen

2433.jpg


Franky, Frankenstein o Frankenstrat; sin duda una de las superstratos más míticas, sino la más mítica, de la historia. La Stratocaster construida modificada por el gran e inimitable Edward Van Halen.

Esta curiosisima e incorrecta guitarra (ahora diremos porqué) nace de un intento de Eddie de fusionar a Fender y a Gibson en una misma guitarra. A pesar de que durante años se ha afimado que esta guitarra era una Fender o que había sido construida con partes Fender, esto es totalmente falso. Eddie compró el cuerpo de fresno y el mástil de arce a Wayne Charvel por un total de 130 $. No es que fuese un precio barato porque sí, sino que el cuerpo de fresno presentaba multitud de defectos, el más notorio era un gran nudo en la madera (el propio Charvel etiqueto el cuerpo como body "2", denominación para los cuerpos que habían salido defectuosos). El cuerpo, de hecho, costó menos que el mástil (tan sólo 50 dólares frente a los 80 de éste último.)

2434.jpg


La electrónica de esta guitarra llama la atención por dos cosas: lo original y lo chapucera que es. Eddie enrutó una pastilla PAF de su antigua Gibson E-335 con la pastilla simple del mástil, todo ello atravesando el cuerpo de la guitarra; pero la pastilla simple del mástil acabó de decoracíon debido a la incapacidad de Eddie para conectarla. Con lo cual la guitarra sólo tenía una pastilla operativa, la vieja PAF de Gibson que sería sustituida por una Seymour Duncan JB años después.

Eddie tuvo la idea de reducir la retroalimentación microfónica instalando la pastilla de una forma "incorrecta", torcida y repuntada con cera de parafina (procedimiento más propio del manejo del cobre en un taller de automóviles que en el de un luthier); instalada de una manera que puede resultar atroz a la vista. Esto sirvió más tarde de inspiración para muchas super-stratos.

Instaló un Floyd Rose, tras probar con un puente fender del 58, y en el lugar en que debiera encajar el vibrato típico de stratocaster a Eddie se le ocurrió atornillar una moneda de 25 centavos con la cara de Whasington. La guitarra, originalmente, fue pintada de negro, al que Eddie añadió unas tiras blancas; con lo que el acabado original de la guitarra fue el clásico "negro con tiras blancas". Más tarde, en la grabación de lo que sería el Van Halen II, Eddie trastocó la guitarra de nuevo y bautizó al acabado como "Bumble Bee", o lo que es lo mismo, el acabado amarillo y negro "abeja".

2435.jpg


En 1979, Eddie Van Halen decide renovar, una vez más, la estética de esta guitarra basándose en el rojo de las bicicletas de la marca Schwinn (muy populares en aquella época), la repinta completamente y le añade mucha más cinta, dándole el acabado por todos conocido; del que Eddie dijo: "La pintura de bicicletas Schwinn le da el pop."

Debido a los escasos conocimientos electrónicos de Eddie, éste decidió deshacerse de los dos controles de tono y de sus correspondientes cableados, para cubrir ese espacio utilizó un trozo de disco de vinilo (sí, un auténtico destrozo como podéis observar) que usó de golpeador. Eddie también tuvo la extraña idea de pegar en la parte posterior del cuerpo las luces intermitentes de un camión que estaba para el desguace. Era muy usual que durante las actuaciones Eddie se quejara de algún cable que no estaba en su lugar o de trozos de vinilo que se desprendían de la guitarra. La guitarra en sí, era un auténtico destrozo. El mismo tuvo muchos problemas con el Floyd Rose y tuvo que pedir a un conocido que recalara la guitarra para que la instalación del puente flotante fuera correcta.

2436.jpg


En 1983, Eddie es esponsorizado por vez primera y Kramer hace suya la idea y diseño de la Frankenstrat. Se lanza al mercado en 1984. También se sustituyó el mástil de la auténtica Franky por uno Kramer. Lo primero que dijo el luthier Billy Connolly, de Kramer, cuando vió la guitarra original fue "What the fuckin´hell...!".

La nueva Kramer Frankestein era estéticamente casi igual a la original construida por Eddie, salvo por los materiales, maderas y componentes que eran de altisima calidad. De hecho la pastilla del mástil era totalmente operativa en estas guitarras, aunque al parecer Eddie nunca las usó. La electrónica y construcción obedecían a lo más alto que Kramer podía ofrecer a un guitarrista de la talla de Eddie Van Halen; eso hace que las Kramer originales de 1984 sean de lo más buscado en el sector; llegando a alcanzar la cifra de 30000 $ en ebay.

2437.jpg


A pesar de los rumores, la guitarra Kramer EVH frankenstein o Kramer 5150 en ningún momento se basó en la popular Kramer Beretta sino que fue luthería original de esta mítica casa. La última vez que Eddie las utilizó fue durante la grabación del famoso album F.U.C.K. ( For Unlawful Carnal Knowledge). En 1984 son retiradas, tras unos diez meses, de la venta. Eddie trabajó con Kramer en varios modelos de Frankenstein, unos con más o menos rallas, pastillas y diseños diferentes, palas invertidas, estilo fender y estilo Kramer... toda una variedad en los dos años (1983 y 1984) que Van Halen trabajó con esta escudería. Tras romper el contrato, Eddie Van Halen encarga a Charvel (la famosa fábrica de San Dimas) una serie de guitarras personalizadas, también basadas en su querida frankenstrat.

La guitarra más compleja de esta época es la guitarra híbrida VH2 aka Bumblebee, que fue enterrada junto con Dimebag Darrel y que el propio Eddie Van Halen entregó a la familia el fatídico día de su entierro, diciendo "es lo mejor que puedo entregarle a Dime, la mejor guitarra que me han construido, la tocará en los cielos junto a Hendrix y SRV"

2438.jpg


Tras esta época con Charvel, Eddie Van Halen estuvo años sin tocar una superstrat, una vez que se hizo con su famosa Ibanez copia de Explorer que el mismo modificó y, un año más tarde, en 1987, con la llegada del modelo Wolfgang que, inicialmente, fabricó Peavy, que luego pasó a Musicman (estableciendo toda una línea de diseño en su catálogo) y que, finalmente, en la actualidad fabrica la propia marca de Eddie, EVH guitars and amps.

En 2005, Fender-actual propietaria de Charvel- sacó 300 guitarras, en edición limitada y de coleccionista, auténticas réplicas de las stratocaster frankestein que Charvel fabricó para Eddie; al preció de 25000 $ la unidad; que tenían hasta el último detalle respecto a la original. Fender es, también, la sociedad matriz de EVH guitars and amps; escudería del propio Eddie Van Halen que tiene unos productos impresionantemente buenos y revisados por el mismo Eddie, de gama exclusiva.

EVH guitars acaba de lanzar al mercado su propia versión de la Frankenstrat, con la particularidad de que es un fiel y absoluto reflejo de la original Frankenstein que montó y modificó el propio Eddie. Se fabrica por encargo y la verdad, cuesta creer que alguien pueda estar interesado en desembolsar una altisima cantidad por una guitarra así, os dejo el enlace oficial para que le echéis un vistazo:

Authentic Franky

EVH también ha puesto en circulación la pastilla de puente "EVH Frankenstein pick-up" a un precio de 139 euros en las tiendas europeas.

Toda una mitología que rodea a una guitarra que, en origen, era bastante peor que cualquier Fender México; con maderas inválidas y estropeadas, una electrónica que hacía inservible todas las combinaciones salvo la del puente; y una estética única, que el propio Eddie hizo pedazos. Cuanto menos, resulta interesante sumergirse en esta guitarra que ha dado un sonido tan característico y querido para todos nosotros. Cuando oímos el principio de You Really got me no estamos oyendo una guitarra exclusiva de tal marca, fabricada por el mejor luthier, ni con las mejores maderas... es un tablón destrozado que Eddie Van Halen hacía sonar a gloria bendita.


Para los interesados, otro artículo interesante sobre los inicios de Van Halen en Historia y análisis de la guitarra eléctrica: Van Halen (1978), el disco que cambió la historia - Guitarristas.info


por Juanjo Pelegrín

¿Te gustó este artículo?
90
Comentarios

Regístrate o para poder comentar