Entrevista a Pedro Andrea

Aún guardo algunas viejas ediciones de la revista Guitarrista (cuando ésta contaba con su primer equipo en España) y recuerdo perfectamente aquel análisis del disco Transparente al que daban cuatro estrellas de cinco y, posteriormente, la reseña sobre Transiberiano al que concedían la máxima puntuación. En aquellos Cd´s que regalaba la revista y que he desempolvado buscando aquellas viejas canciones instrumentales de Pedro, venían un montón de bases para tocar, una guía de afinación para aquellos que, como yo, no teníamos afinador eléctrico y algunos temas de los artistas del mes. Y así es como conocí el tema "sin respiro" que era para mis doce años de orejas, una auténtica pasada. Me acuerdo de pensar en voz alta "coño, si este tío es español". Y aún a día de hoy ese tema me pone los pelos de punta, Pedro quizá diría ahora que no es más que un calentamiento técnico, y seguramente para él es un tema menor en comparación con las grandes líneas melódicas que ha seguido posteriormente; pero para mí fue algo que la verdad me dejo flipado, porque incluso hoy en día sigo sin ver gente que toque así y que domine la mano derecha sin púa con tal maestría en la guitarra eléctrica de nuestro país.

Esta ha sido la entrevista, de todas cuantas llevo hasta ahora, con la que más me he identificado. No sólo por lo agradable y lo atento que ha sido Pedro, aguantándome casi una hora por teléfono; sino porque realmente coincido con él en la práctica totalidad de sus palabras en esta entrevista. Pedro es un músico con la cabeza realmente bien amueblada que se expresa igual de bien con las palabras que con la guitarra. Y esto no es de extrañar, pues aparte de un gran músico es un escritor y poeta que también ilustra sus propias obras. Por lo tanto, tenemos que considerar a Pedro, y yo creo que merecidamente, como un artista antes que como un músico. Un artista que, a pesar de su genial y reconocida trayectoria en España, de haber nacido en Inglaterra, Alemania o Estados Unidos, es muy probable que su éxito estuviese a la altura de los más grandes de la actualidad guitarristica.

Sin más preámbulos, os dejo con las palabras de un sabio de la guitarra, y también de la vida. Pedro Andrea, genio y figura.

Entrevista

¿Cómo te definirías en sólo una palabra?

- Esforzado.

¿Qué es la guitarra para ti, aparte de una forma de vida?

-Para mí es como esa persona de la que te enamoras, algo que conlleva daño y felicidad. Creo que es como el amor de una vida entera que no envejece y mantiene siempre la frescura.

Háblanos de tus principales influencias.

-Los grandes del rock, Young, Paco de lucia, Vicente amigo, también varios amigos personales (Josep salvador, Tolo pueyo), también me gusta mucho la música clásica del romanticismo, el jazz, la música de bandas sonoras.

¿En qué trabajos y proyectos trabajas actualmente?

- Toco en un grupo de blues que se llama “Missinblues” con Esther González. Con Tolo Pueyo acabo de grabar el disco Old friends. Tengo también otros proyectos en mente.

¿Qué nos dices de tu último disco instrumental con Tolo Pueyo?

- Para mí ha sido volver a hacer un disco con aspiraciones musicales. Algo importante. Porque es como encontrar al amor de mi vida de nuevo, la música instrumental. Un placer, además, el contar con ese gran guitarrista que es Tolo. Ha sido toda una realización tanto personal como musical.

¿Qué equipo utilizas habitualmente?

- Uso el amplificador Taurus Stomphead y los pedales también de Taurus, me gusta el compresor y son fáciles de usar. Este amplificador lo uso principalmente porque me da un buen sonido (nunca me he calentado mucho la cabeza con el sonido, con que sea decente me basta) y es muy transportable. Ya no hay dinero ni giras internacionales con gente que te transporta todo...Este ampli puedes cogerlo con un brazo. Me encanta que no pese ni ocupe casi nada. En cuanto a guitarras, utilizo guitarras Fernandez con sustainer, que tiene mucho potencial y está todavía por explotar. Steve Vai lo hay usado anteriormente pero se le puede sacar muchisimo más.

Después de 16 años con Miguel Bosé ¿Qué ha supuesto esta música para ti como guitarrista? Un estilo tan alejado de los tradicionalmente guitarrísticos…

- Miguel siempre me ha dado libertad, siempre he podido marcarme dos o tres solos en directo. Lo que sí te diría es que me costaba después de una gira volver a entrenar el músculo de la imaginación. Cuando toqué con David Summer, intenté mezclar mi estilo con el pop y acabé haciendo cosas desastrosas que no me inspiraban en absoluto. Son estilos donde puedes aprender pero no te aportan mucho a nivel de desarrollo, no puedes expandirte. Si te fijas, cuando en un concierto de Bisbal hay un solo de guitarra la gente realmente ni se entera, están esperando a que salga Bisbal cantando otra vez.

¿Crees que hay oportunidades fuera de la música radiofónica para que un guitarrista eléctrico salte a la fama?

- No, ni siquiera dentro del pop. No hay sensibilidad. Es algo físico, visual. No importa que estés transmitiendo al cien por cien. Es una cuestión que roza lo cultural, la gente no sabe escuchar música. Importa luego a luego más lo guapo que seas y la puesta en escena que tengas. Es puro espectáculo.

¿Cuál es tu opinión sobre la guitarra eléctrica en España?

- Pues que adolece de una falta de originalidad tremenda. No la oigo realmente, porque estoy oyendo copias de otros que llevan ya mil años tocando. Te voy a contar una anécdota. Hace unos días fui con unos amigos a ver un concierto de un guitarrista que tiene cierta fama en nuestro país, en los círculos guitarristicos, y mis amigos me preguntaron que qué me parecía, que no decía nada. Les contesté que a él no lo oía. Y me dijeron "pero sí está a tope el sonido". Pero no lo estaba oyendo a él, estaba oyendo a Satriani, a Steve Vai, a Yngwie Malmsteen... Pero no a ese guitarrista. Porque nada de lo que tocaba era suyo, ni siquiera podía hacer suyos sus propios temas. Era una sucesion de frases y melodías, recursos e incluso posturas, de otros guitarristas que todos conocemos a estas alturas. Se pueden tener influencias y estar orgulloso de ellas, pero copiar tan descaradamente y encima pretender ir de guitar hero es algo que está dañando seriamente la imagen del guitarrista español. Aún quedan algunos guitarristas tremendamente buenos, y originales, amigos míos muchos de ellos; también hay gente que está esperando su oportunidad en la sombra...Pero, en general, la guitarra eléctrica en nuestro país no me dice mucho, la verdad.

Actualmente vivimos una masificación de la guitarra eléctrica, con muchos guitarristas que muestran su trabajo en youtube, y un gran énfasis en la técnica y el virtuosismo que quizá deja al margen la rítmica y la melodía; ¿qué opinas al respecto?

- Es la búsqueda de protagonismo de la guitarra tras la voz, piensa una cosa: la rítmica no luce el ego. El guitarrista quiere ser un pavo real, adoptando una actitud soberbia, mostrando que puede superar al cantante en protagonismo y en ego. Es lamentable. Cualquier músico medianamente serio se preste, debería evitar esta serie de demostraciones gratuitas y centrarse en hacer música. Eso es lo que sucede. Tú puedes decidir entre hacer música o hacer guitarra. Ser guitarrista o ser músico. Dar una nota con sentido y significado es cien veces más difícil que cascar una escala a 150bpm.

¿Qué es para ti el feeling?

Gran parte de transmitir sentimientos proviene de la derrota, del sufrimiento, es necesario vivr experiencias que te hayan dolido, que te hayan transformado y tú seas fruto de tu propia vida. No es cosa de notas o velocidad sino de emoción. Dosificar el sufrimiento, la alegría, dar rienda suelta y énfasis cuando sea preciso. Piensa en Las Cuatro Estaciones de Vivaldi, ahí lo tienes.

¿Qué ingredientes tendría para ti el guitarrista perfecto?

No me intersa el sonido en especial pero es un parámetro importante, debemos ser originales, no sonar a otra persona, quiero ideas. Para mí es como aprender idiomas, para dominar un idioma precisas de un oído experimentado y maduro, y un vocabulario y fluidez de palabra que te permita elaborar un discurso. Si solo puedes hacer un párrafo, por muy bien que te salga, y no llegas al discurso coherente en el que digas lo que tienes que decir, es señal de que no estás haciendo lo correcto. Para mí más que el guitarrista perfecto, sería el guitarrista correcto. En un determinado momento, cualquiera puede ser mi guitarrista favorito; sólo necesito que me exprese y me transmita.

¿Qué consejo darías al joven guitarrista que piensa dejarlo todo y seguir tus pasos para intentar llegar a vivir de la música?

Vete fuera.

¿Te gustó este artículo?
36
Comentarios

Regístrate o para poder comentar