Accesorios

Cachivaches II

Volvemos otra vez para mostraros aquellos inventos peculiares que se fabrican para hacer más fácil la vida del guitarrista. Aquí os dejo el enlace de la anterior entrega para los que os unáis nuevos a esta pequeña sección.

Uno de los problemas principales de las pedalboards es la dificultad de disponer de cables que tengan la longitud apropiada, a veces debemos esconder estos en las ranuras de la pedalboard -si son del tipo Pedaltrain- y a veces por muy cortos que sean siempre tenemos que terminar doblandolos si lo que pretendemos que los pedales nos queden bien juntitos. Existen unos adaptadores que permiten la conexión directa entre pedales.

Si algo malo tiene este sistema es que los fabricantes de pedales no tienen una forma estándar de ubicar las entradas de jack, y eso puede hacer que los pedales tengan que recolocarse de forma que romperían una especie de línea recta imaginaria, pero si por ejemplo eres fiel a una marca en concreto, es una solución muy práctica y limpia. Tenéis dos tipos de conexiones una completamente recta y otra en el que las clavijas están un poco desplazadas, precisamente para solventar alguna de estas situaciones si es posible. Planet Waves fabrica estas clavijas y sus precios oscilan entre los 5.80 y 6.80 Euros. Hay otras marcas blancas que también los fabrican a precios más económicos.

He de decir que cuando vi este artilugio no pude esconder una sonrisa. Pero seguramente esta situación no es nada inverosimil: la guitarra colgada a la altura de las rodillas para extraordinarias rítmicas al estilo del molinillo y en cierto momento tenemos que solear, y entonces te arrepientes de lo bien que te queda tu guitarra a la altura de tus botas de piel de serpiente. Pues bien a cierto señor se le ocurrió la idea de inventar un método rápido de poder cambiar eso. Juzgar por vosotros mismos si merece pagar los casi 50 dólares que vale el cacharro, pero como poco es curioso. Quizá el inconveniente mayor que le veo es que tenemos un límite en el ancho de la correa que usemos, lo que la limita estéticamente y ergonómicamente.

Más información en Guitar Strap Shifter -que así se llama el invento-.

Por último hoy tenemos un soporte de guitarra bastante peculiar. A un par de diseñadores se les metió en la cabeza la idea de convertir un guitar stand en algo que encajara en el salón de su casa, que fuera ligero, fácil de fabricar y que encima se pudiera personalizar con el dibujo que quisiéramos, por no decir que encontraban feos y horribles esos artilugios hechos con tubos de goma y hierro. Es así como nace BendStand.

Mediante una plancha de plástico que podemos doblar, de unos 1,5 mm de grosor, el Bendstand está diseñado para ser rígido y estable donde hace falta -al menos es lo que aseguran sus creadores-. Quizá el factor que lo hace más atractivo es el hecho que se pueden imprimir las dos caras personalizándolo como nosotros queramos. De momento están dentro de la moda del crowdfunding y se puede adquirir por 28 dólares en color transparente.

Aquí tenéis la dirección del proyecto en Kickstarter en el que tenéis un vídeo informativo que desafortunadamente no puedo incluir por su formato.

¿Te gustó este artículo?
13
Comentarios

Regístrate o para poder comentar