Efectos

Los 10 pedales de distorsión y overdrive más influyentes de todos los tiempos

Entre la inmensa variedad de pedales de guitarra que existen en el mercado, cualquier recién llegado tendría la impresión de que las posibilidades sonoras son infinitas. En parte, es cierto, ya que algunos de ellos están basados en diseños nuevos. Pero muchos guitarristas experimentados estarán de acuerdo en que una gran cantidad de pedales actuales se basan en variaciones, o incluso copias, de modelos que supusieron un hito en el mercado. Si algo fue un éxito, ¿por qué no repetirlo?.

Por esa razón, hemos decidido reunir en una lista 10 pedales que pueden servir como luz de guía para comprender la posterior historia de los pedales de distorsión/overdrive/fuzz. No están aquí necesariamente por ser los mejores, ni nuestros favoritos, simplemente han sido un modelo a seguir por diversas razones.

Distortion

Muchos de los que veréis en esta lista han sido copiados punto a punto por algunos fabricantes. Otros, en cambio, los usan de punto de partida para crear algo más elaborado y más moderno (muchos de los pedales que veréis ya peinarían algunas canas…si los pedales tuviesen pelo, claro está). Y también los hay, como ya podéis suponer, que modifican su diseño para abaratar su fabricación, lo cual puede venir de la mano de pérdidas en la calidad sonora y la fidelidad al original.

Y no sólo se han realizado copias físicas de estos 10 pedales, también han sido los más recreados de forma virtual en multiefectos digitales y plugins. Conocer estos pedales — y por conocer nos referimos a intentar probarlos para poder acumular algo de experiencia con ellos — ayudará a cualquier guitarrista a tener más claro el mapa de sonidos frecuentes. Comencemos pues con la lista.

Archer

Ibanez Tube Screamer

Presentado a finales de los 70, posiblemente se trate del pedal de overdrive más influyente de la historia, y sus imitadores se cuentan por miles. Su temprana asociación a nombres como el de Stevie Ray Vaughan, le ha brindado una gran reputación como pedal para obtener sonidos cálidos aptos para blues, pop, rock y muchos otros géneros de gran audiencia. Por sí solo, entrega un tono que puede ir de saturaciones leves hasta sonidos solistas, pero también es magnífico para completar el sonido de un ampli ya distorsionado. No es un pedal que entregue sonoridades extremas ni de muy alta ganancia pero, aún así, es muy utilizado entre los guitarristas de metal para obtener sonidos con más agresividad, colocándolo antes de un ampli considerablemente saturado, con el volumen y el tono casi al máximo y la ganancia en un nivel moderado.

Tube Screamer
El Tube Screamer de Ibanez ha sido reeditado de mil maneras

Pro Co Rat

Mucho más rabioso que el anterior, es un pedal que se ha ganado una buena reputación en las sonoridades cercanas al Punk. Por supuesto, no es más que una fama, ya que encaja en muchas otras situaciones gracias a su ganancia generosa y densa, que puede llegar a recordar al fuzz. Su única ecualización es el control llamado filter, del que es recomendable tener un buen conocimiento para evitar sonoridades estridentes y adaptarlo adecuadamente al amplificador con que se combina.

Pro Co Rat
Este Rat parece haber vivido muchas aventuras

Boss Metal Zone (MT-2)

Para muchos, considerar un referente a este pedal puede resultar una blasfemia. Si no lo conoces, te diremos que es a la vez uno de los pedales más vendidos de la historia de la guitarra eléctrica y uno de los más odiados, señalado por muchos guitarristas como “el peor pedal de distorsión de todos los tiempos”. Pero visto en su contexto, Boss dio en el clavo lanzando un pedal que podía entregar una cantidad obscena de distorsión en cualquier ampli, por limpio que este fuese, en pleno auge del Heavy Metal. Su aspecto externo, su respuesta en palm mute y sus agudos cortantes lo convirtieron en un éxito de los locales de ensayo, que más tarde fue imitado por innumerables marcas de primera línea. Por así decirlo, casi todos los fabricantes tienen su propio “Metal Zone”, con mayor o menor similitud.

Boss Metal Zone
El Metalzone de Boss, odiado por muchos, pero con un éxito incuestionable

Boss Distortion (DS-1)

Con un diseño cercano al del Pro Co Rat, el famoso DS-1 salió al mercado en 1978, cargado con una cantidad de ganancia y agresividad considerables, que muchos califican de excesivamente aguda. Al igual que muchos de los pedales de esta lista, son muchas las modificaciones que es posible realizar a este pedal para tratar de domesticar su respuesta de tono. Aún con todo, es una de las distorsiones de referencia, que combina bien con muchos amplificadores y otros pedales ya saturados, lo que le ha llevado a estar presente en las pedaleras de grandes músicos como Steve Vai, Joe Satriani o Kurt Cobain. Otra de sus ventajas es su precio relativamente asequible.

Boss Ds-1
Un pedal presenta en miles de pedaleras en todo el mundo, el Boss DS-1

Fulltone OCD

Una cuidada combinación de overdrive y distorsión, que puede llegar a cumplir perfectamente en ambos terrenos. Aunque su lanzamiento ha sido muy posterior a algunos de los pedales clásicos que hemos nombrado hasta ahora, es uno de los que ha conseguido llegar a establecerse como un nuevo clásico, algo que hace patente la enorme cantidad de copias que tiene en el mercado. Su objetivo es el de entregar por sí mismo el carácter de un amplificador a válvulas.

Fulltone OCD
El Fulltone OCD un clásico moderno

Klon Centaur

Un pedal que despierta acaloradas discusiones. Alguien ajeno a dichos debates no se sorprendería particularmente por su aspecto, que es el de un pedal de overdrive convencional, que entrega tonos cremosos, sin llegar a saturaciones exageradas. Se dejó de fabricar en 2009, y desde entonces se ha vuelto tan legendario que su precio de segunda mano está entre los 1.000 y 3.000 dólares (costaba 229 dólares antes de ser descatalogado). Lógicamente, esto ha provocado que numerosas marcas hagan sus imitaciones y copias con nombres que, de forma solapada, sugieren referencias al Klon Centaur. ¿Está justificada esta controversia? Difícil saberlo, pero más abajo podéis ver algunos originales en venta en eBay capturados en el momento en que escribimos este artículo, y sus precios.

Klon Centaur
El mito del Klon Centaur, descatalogado en 2009, y sus astronómicos precios de reventa

Electro-Harmonix Big Muff

Un clásico que disfruta del respeto de la mayoría de guitarristas, este gran éxito de electro-harmonix es una solución fácil y satisfactoria para aquellos que buscan sonidos de fuzz/distorsión versátiles y usables en numerosos contextos. Aunque comenzó en manos de guitarristas que buscaban sonidos solistas con ganancia y gran sustain (como Carlos Santana o David Gilmour), ahora es también una herramienta representativa del Brit y el Indie. Su sonido arrollador también ha sido de interés para los bajistas a lo largo de la historia, por lo que Electro-Harmonix diseñó finalmente una versión específica para ellos. De hecho, existen muchas variantes del producto, cada una con una variación más específica que la anterior, haciendo las delicias de sus amantes y coleccionistas.

Big Muff
Las numerosas versiones del Big Muff

Dallas Rangemaster Treble Booster

Aunque no encaja del todo en la descripción de overdrive ni distorsión (ni siquiera en la de un pedal), el Treble Booster es uno de los efectos más antiguos e influyentes. Lanzado en los 60, su filosofía y su simplicidad ha impregnado los fundamentos de muchos otros. Su misión original era la de compensar el carácter algo opaco de la saturación de ciertos amplis de los 60, especialmente al usarlos con pastillas humbuckers, y su formato estaba orientado a situarlo sobre el amplificador en lugar de en el suelo. Funcionaba como un preamplificador, que podía enfatizar las frecuencias agudas de la señal para devolver algo de brillo al conjunto.

Dallas Rangemaster Treble Booster
El treble booster no era un pedal en el sentido estricto de la expresión, sino un preamplificador de sobremesa, o quizás deberíamos decir "sobreampli"

Dallas Arbiter Fuzz Face

Presentado en 1966, su diseño está basado en la peana de un micrófono, ya que originalmente se planeaba que actuara como tal, para aquellos guitarristas que también cantan. Se trata de un pedal vintage de Fuzz en el que se han basado muchos diseños posteriores, y que cuenta con embajadores de lujo como Jimi Hendrix, George Harrison o Pete Townshend. Y sí, su nombre se debe a que el diseño original del pedal recordaba a una cara sonriente, que más tarde fue fabricado por Dunlop.

Fuzz Face
El Fuzz Face fue fabricado y pintado con distintos colores

Roger Mayer Octavia

Aunque su nombre no sea tan mainstream como el de Metal Zone o Tube Screamer, la sombra de la influencia de este pedal es larga. Roger Mayer era el técnico de guitarras de Jimi Hendrix, para el que creó expresamente un nuevo pedal de saturación que añadía un sonido octavado, al que bautizó como Octavia (aunque Hendrix insistía en llamarle Octavio). Tras un primer diseño que fue empleado para grabar el solo de “Purple Haze”, Hendrix y Mayer pasaron por 15 prototipos, perfeccionando paso a paso su sonido. Hoy es un referente gracias a su tono inconfundible, caracterizado por la presencia de octavación y ganancia al mismo tiempo, del que se han hecho cientos de derivados. Algo que parece no gustar nada a Roger Mayer, que en su web aclara que nunca revelará “las incorrecciones existentes en los esquemas eléctricos [del octavia] que circulan por la red", y añade que "todos los clones no son realmente clones, son copias con errores básicos”.

Octavia
Algunos prototipos del Octavia y su aspecto comercial a la derecha

¿Te gustó este artículo?
20
Comentarios

Regístrate o para poder comentar