9
9

Cort Viva Gold

Opiniones de usuario (1)
  • wikter
    5
    Opinión de wikter hace 2 semanas

    Lo mejor: El cuerpo, el mástil, fácil de ajustar, interurptor de pastilla

    Lo peor: Las pastillas de serie son flojas para el nivel de construcción

    Datos de la unidad comentada | Año de fabricación: 1995
    Durante meses estuve buscando guitarras y tras probar Kramers, Jacksons, Ibanez etc me quedé con la idea de una Ibanez SV y decidí buscar la tienda en la que mejor me saliera. El día que iba decidido a comprarla me ofrecieron probar la Cort Viva en la segunda tienda que entré y fué una conexión instantánea. La posición del brazo, la facilidad para moverse por el mástil.
    Tuve mis dudas a respecto de la durabilidad pero me pareció una buena opción para mejorar y quizás más adelante me haría con otra.
    2021, 25 años más tarde y esa guitarra sigue siendo mi opción "cómoda". Le falta algo de carácter a las pastillas para ajustarse al nivel de construcción, pero ajustadas adecuadamente en altura, responden bien a todo tipo de estilos.
    Las 3 pastillas HSH se convierten en SSS con solo subir el control de tono.
    La electrónica en general de la guitarra es mejorable, pero responde adecuadamente.
    El punto fuerte es el cuerpo, redondeado, difícil de acoplar (en directo apoyaba la guitarra en el amplificador para conseguirlo) con espacio para mover palma, antebrazo y con los mandos muy a mano.
    El mástil fino permite moverse con suavidad de un punto a otro, aunque la protuberancia del cuerpo no es tan refinada como en las SV y otras guitarras más técnicas.
    El puente Floyd Rose Licensed funciona correctamente, aunque tiende a desafinar más en las cuerdas centrales al cabo de varios días. Puede aguantar un concierto completo sin apenas perder tono si no se abusa de la palanca.
    El tema de la resonancia del cuerpo también es importante conocérselo porque la realimentación por el cuerpo es muy baja y conseguir un acople delante de un altavoz requiere un tiempo excesivo aún a niveles de distorsión muy altos. La manera fácil y rápida es haciendo contacto con el cuerpo o el mástil en el altavoz aunque hay que vigilar de no dañar ninguno de los dos. La ventaja es obvia, se puede trabajar a niveles bastante altos y no tienes que estar pendiente del volumen en el escenario, muy útil si a parte de la guitarra hay que usar otros instrumentos.
    Para tocar sentado es escurridiza y pierde parte de la ergonomía extra de sus curvas respecto a otras guitarras.
    Por el camino se ha cruzado con Fender, PRS, Jackson... y aunque en sonoridad es muy neutra, nunca he sentido la necesidad de cambiarle pastillas, básicamente porque ya tengo otras guitarras que cubren el hueco.