Reedición de la Gibson Les Paul Recording

El incansable Les Paul diseñó esta guitarra con el fin de ser una especie de navaja suiza en las sesiones de grabación. A pesar de que muchos músicos como Jimmy Page fueron cautivados por su diseño, en su día no tuvo la repercusión que se esperaba y fue discontinuada por los de Gibson. Una de las características más peculiares es que las pastillas estaban preparadas para trabajar a baja impedancia, lo que las hacía ideales para conectar directamente a la consola de grabación. Para conectarla a un amplificador se necesitaba un transformador.

Esta nueva reedición comparte estas características, y para ello han dotado a la guitarra de doble salida independiente dándonos la posibilidad de usar ambas conexiones a la vez. La señal es convertida de baja a alta a través de un transformador Jensen. Las pastillas, basadas en las originales, ofrecen la opción de “Fat Tap” splitting, un switch que las pone fuera de fase , y un interruptor especial que desconecta la señal de masa en la salida balanceada.

La gente cercana a Les Paul asegura que esta fue su guitarra favorita hasta su muerte, recordemos que una de las pasiones del genio eran las grabaciones de estudio, en los que usó técnicas que a día de hoy se desconoce como las hizo. Quizá Gibson ha pensado que en los nuevos tiempos esta guitarra -que el público descartó posiblemente al no entender muy bien su funcionamiento- puede tener una segunda vida, o quizá se ha decantado directamente por los coleccionistas, lo cierto es que es un pedazo de historia. Su precio de lista es de 2799 dólares.

Más información en Gibson.

¿Te gustó este artículo?
13
Comentarios

Regístrate o para poder comentar