Guitarras

¿Una Gibson SG con la pala pegada al cuerpo? Pues es real y te contamos su historia

Además de ser un meme recurrente en foros y redes sociales con todo tipo de textos graciosos, la imagen de esta pobre Gibson SG no puede faltar cada vez que uno ve listas de las guitarras más feas o de las peores reparaciones. 

Fue el caso del canal de YouTube The Trogly's Guitar Show, especializado en todo tipo de extravagancias relacionadas con las guitarras, que en uno de sus episodios analizaba esta foto viral preguntándose si el instrumento realmente existía o era uno de tantos montajes con Photoshop.

Todo hubiera quedado ahí, si no llega a ser porque meses después, un tal Maurice Bourassa aseguraba en los comentarios del vídeo ser el autor de la modificación y dueño actual de la guitarra.

Según contaba, el anterior propietario rompió dos veces la pala de la SG, y en lugar de intentar arreglarla de nuevo, optó por vender la guitarra en ese estado. Maurice la compró y se puso manos a la obra con la modificación, en la que gastó 100 dólares en piezas. 

Lo primero que hizo fue instalar una cejuela con bloqueo dejando el extremo irregular de la fractura sin retocar, como una especie de recuerdo del origen.

Al no existir fotos en internet de la trasera de la guitarra, una de las grandes dudas era si realmente estaba la pala entera incrustada en el cuerpo. Pero no, Maurice optó por lo más lógico, despegar el 'Veneer' o lámina superior con los logos de Gibson y encolarla de nuevo de la forma que se ha hecho célebre.

Lo siguiente fue recortar el trozo del cuerpo por donde iban a sobresalir tres de las clavijas originales de la guitarra, y hacer rebajes en la parte posterior para instalar otros tres afinadores Steinberger Gearless como los que monta la Gibson Firebird.

El toque final fue cortar en forma de cuña el extremo superior trasero de la pala en la que está grabado el número de serie, y añadirlo en la parte posterior junto a las clavijas dando la sensación de emerger del cuerpo.

Aparte de que la afinación no es demasiado estable, sobre todo debido a la modificación extrema y el exagerado ángulo de las cuerdas entre el puente y el clavijero, la guitarra se toca perfectamente, y como veréis en el siguiente vídeo en el que también se cuenta toda la historia, suena realmente bien:

¿Te gustó este artículo?
13
Comentarios

Regístrate o para poder comentar