Amplificadores

Consejos básicos para ecualizar y ajustar tu ampli

¿Cómo se ajusta un ampli? Los que más experiencia tengáis seguramente habréis pensado algo como "al gusto de cada uno". Y tenéis razón, ya que cuando uno ya lleva tiempo trasteando con un ampli, suele entender lo que hace cada control, y la cosa se vuelve intuitiva y fácil. En ese punto, los diferentes sonidos son meras opciones, y no hay unas instrucciones obligatorias que seguir.

Amplificador Marshall

Sin embargo, entre las preguntas más frecuentes que recibimos en la redacción (ya sea por privado o por nuestras redes) es precisamente, cómo se debe ajustar un ampli. Tal vez se trata de nuestra primera vez frente a un ampli, o bien hace años que lo tenemos pero no comprendemos sus funciones y eso nos ha empujado a estar siempre anclados en un mismo sonido, sin estar muy convencidos de si ese es, necesariamente, el que nos haría más felices.

De modo que, aunque no hay una única forma de ajustar un ampli, vamos a comentar algunas ideas que pueden ayudar a entender el esquema fundamental de lo que nuestro ampli hace. Vamos a dejar todos los pedales y accesorios externos de lado; esta vez solo nos preocuparemos del ampli en sentido tradicional, con sus controles más genéricos, y obviaremos los efectos extra que puedan incluir.

Controles que (casi) todo ampli tiene

Volumen: este es fácil de entender, sube o baja el volumen. En algunos modelos esto viene acompañado de un ligero (o no tan ligero) incremento de la distorsión. Pero suele ser algo tenue, y más típico de los amplis de válvulas; también puede ocurrir en los amplis que carecen de un control de distorsión: volumen y distorsión irán de la mano en dichos modelos.

Distorsión o ganancia: el nombre más habitual de este control es Gain, Overdrive, o Pre Gain. Su misión principal es la de aumentar la distorsión, cuya cantidad máxima dependerá del modelo. Los amplis más pensados para el rock o metal entregarán mucha, mientras que los amplis más tranquilitos probablemente entreguen menos cantidad de saturación. Hay que notar que no todos los amplis tienen este control, pero sí la mayoría.

Controles de ecualización: Suelen ser tres, Graves, medios y agudos. También pueden llamarse, Low, Mid y Treble. Son volúmenes selectivos de algunas frecuencias, lo que nuestro oído percibe como cambios en el carácter del sonido. Son ideales para moderar sonidos demasiado graves, o redondear sonidos muy estridentes. Hablaremos más sobre ellos más adelante.

Reverb: genera un efecto similar a un eco de una habitación, y suele ser útil para darle naturalidad al sonido y una sensación de mayor grandeza o incluso grosor.

También son frecuentes:

Presencia: es un control que también te ofrecerá una especie de ecualización de agudos, aunque la parte técnica que hay detrás es algo diferente a la ecualización que hemos mencionado antes. Suele ser útil para darle el toque ideal a los agudos, de un modo distinto al control Treble. Su nombre en el ampli suele ser Presence, Pres, Resonance o Res.

Profundidad: suele llamarse Depth, y también puede cambiar el carácter de los graves de nuestro sonido.

Scoop o Contour: Durante cierto período, se puso de moda un estilo de ecualización de las frecuencias medias que impulsó a los fabricantes a incluir este control. Puesto al máximo, resta frecuencias de medios de tal forma que nuestro sonido es sobre todo agudos y graves, lo cual nos entrega un sonido estilo Metallica cuando estamos en distorsión.

Botón Bright: habitualmente asociado a los sonidos limpios, al activarlo nos da un sonido con más "campanilleo" en los agudos.

Todos estos controles pueden estar por duplicado o incluso triplicado, según si tu ampli tiene uno, dos, o tres canales. Suelen llamarse Clean (limpio), Crunch y Lead, o a veces estos dos últimos se llaman Lead I y Lead II, aunque varía mucho según la marca. Los leds serán de distintos colores, para manifestar esta diferencia.

En muchas ocasiones, algunos controles serán compartidos: por ejemplo, muchos amplis con dos canales tienen una única sección de ecualización, con lo cual tienes que ecualizar en un término medio que beneficie a los dos canales lo máximo posible.

También es muy habitual que la reverb sea compartida para ambos canales, sin embargo, la distorsión y el volumen son independientes, ya que esa independencia es la que suele definir el concepto de "canal".

Comenzando a trastear con el ampli

Más adelante, cuando controles tu ampli mejor, serás tú quien decida qué sonidos merece la pena controlar. Pero para comenzar, te vamos a aconsejar intentar lograr dos sonidos básicos: un sonido limpio y otro saturado. Si tu ampli tiene dos canales, lo más habitual es lograr cada uno de ellos en un canal distinto; si solo tiene uno, se trata simplemente de que apuntes los ajustes para un y otro que más te convenzan.

El sonido limpio

  1. Si tu canal Clean de tu ampli tiene control de distorsión, ponlo a mitad de recorrido, haz lo mismo con los controles de ecualización (Low, Mid Treble) y pon el control de volumen a cero.
  2. Ve subiendo poco a poco el control de volumen hasta que tenga el nivel deseado. No te preocupes demasiado, lo volveremos a retocar.
  3. Escucha tu guitarra un poco, y trata de decidir si la cantidad de distorsión es parecida a la del sonido que te gustaría lograr. En este tipo de canales, es habitual usar una cantidad de distorsion que o bien no se aprecia, o bien solo se nota cuando rasgueamos muy fuerte. Puede ser buena idea que tengas a mano alguna canción con el sonido limpio que tratas de lograr, para ir comparando la cantidad de saturación.
  4. Cuando hayas logrado algo aproximado, pon el control de agudos (Treble) al mínimo, y ve subiendolo gradualmente mientras tocas, hasta que encuentres un punto agradable.
  5. Haz lo mismo que en el punto anterior pero con el control de graves.
  6. Una vez estés en este punto, mueve el control de medios (Mid). Verás que el cambio sonoro puede ser muy sutil, o muy notable según el diseño de tu ampli. Lo más importante es que cuando lo ajustes, compares el resultado con el sonido de la canción referencia.
  7. Ahora que hemos retocado la EQ, vamos a reajustar dos cosas que pueden haber variado como consecuencia de nuestro trabajo: el volumen y la distorsión. Si has perdido volumen o lo has excedido a causa de los cambios en la EQ, es el momento de compensarlos. La distorsión también puede haber variado un poco, pero sospechamos que el ajuste que tendrás que hacer será mínimo.

Nota importante: nos hemos referido a la cantidad de ganancia del canal Clean (limpio) con el término "distorsión" para mantener la coherencia con el apartado anterior. Pero lo cierto es que no es la palabra más adecuada, ya que cuando un canal limpio tiene control Gain, lo que suele entregar es lo que llamamos "Overdrive". Es una cantidad de saturación menor que lo que solemos entender por distorsión, típica de géneros como el Blues.

Peavey Bandit

El sonido distorsionado o saturado

  1. Coloca el control de distorsión de este canal a mitad de recorrido, haz lo mismo con los controles de ecualización (Low, Mid Treble) y pon el control de volumen a cero.
  2. Ve subiendo poco a poco el control de volumen hasta que tenga el nivel deseado. No te preocupes demasiado, lo volveremos a retocar.
  3. Escucha tu guitarra un poco, y trata de decidir si la cantidad de distorsión (recuerda, habitualmente llamada Gain, Dist, o Overdrive) es parecida a la del sonido que te gustaría lograr. En este tipo de canales, la cantidad de distorsión necesaria puede ser muy distinta en función del género que toquemos, en metal puede ser mucha, en rock puede que no tanta. Es esencial que compares tu sonido con el de alguna referencia externa como alguna canción, o el sonido de algún guitarrista que te guste. Importante no dejase confundir: a menudo los sonidos llevan menos distorsión de lo que parece a simple escucha.
  4. Cuando hayas logrado algo aproximado, pon el control de agudos (Treble) al mínimo, y ve subiendolo gradualmente hasta que encuentres un punto agradable.
  5. Haz lo mismo que en el punto anterior pero con el control de graves.
  6. Una vez estés en este punto, mueve el control de medios (Mid). Verás que el cambio sonoro puede ser muy sutil, o muy notable según el diseño de tu ampli. Lo más importante es que cuando lo ajustes, compares el resultado con el sonido de la canción referencia. Ajustes de medios más bajos suelen ir asociados a sonidos más metal, especialmente si en agudos y en graves has puesto un nivel elevado. Los sonidos más mediosos suelen entregar sonidos solistas algo más presentes, o acompañamientos con un carácter más nasal, típicos de entornos más vintage.
  7. Ahora que hemos retocado la EQ, vamos a reajustar dos cosas que pueden haber variado como consecuencia de nuestro trabajo: el volumen y la distorsión. Si has perdido volumen o lo has excedido a causa de los cambios en la EQ, es el momento de compensarlos. La distorsión también puede haber variado un poco, pero sospechamos que el ajuste que tendrás que hacer será mínimo.
Friedman BE Mini

¿Qué hago con la reverb?

No hay nada escrito con la reverb, salvo que los niveles muy altos crearán una "nube" alrededor de tu sonido que le restarán algo de definición. No siempre es malo, hay géneros enteros que sacan provecho de esa circunstancia. Se trata simplemente de valorar si se ajusta a tu música. Si no estás muy seguro/a o simplemente no tienes ni idea, un ajuste moderado suele encontrarse a un cuarto del recorrido.

Ideas a tener en cuenta

  • La idea de los fabricantes es que haya muchos sonidos buenos en tu ampli, no solo dos. Por eso, es posible que si repites el proceso que te hemos propuesto aquí otro día, no siempre te detengas en los mismos niveles de ganancia (distorsión), o de ecualización. Se trata simplemente de probar una temporada cada sonido y evolucionar con ello.
  • Si tienes ecualización y reverb compartidas,es más que probable que tu ajuste preferido para cada tipo de sonido no coincidan. Ahí hay que fastidiarse y tratar de encontrar el punto medio más justo para ambos tipos de sonido.
  • Aunque nuestra orientación haya sido "Sonido limpio - sonido distorsionado", no tienes por qué obeceder esta dicotomía. Puedes tener dos sonidos limpios, o dos saturados a tu gusto sin problema. O dos sonidos en tierra de nadie.
  • Por supuesto, sabemos que hay amplis digitales con memorias, pero con un poco de suerte, los controles serán los mismos. Eso sí, con la ventaja de que podrás almacenar diferentes ajustes y ahorrarte el ponerlo manualmente cada vez, o hacer comparaciones entre diferentes sonidos almacenados.
  • Si tienes más de una guitarra, no es obligatorio que cambies los ajustes cada vez que usas una u otra. Es más, lo que a mí mas me gusta es precisamente disfrutar del cambio de matices que una guitarra aporta frente a otra al usarlas con un mismo sonido. Pero nuevamente, no hay normas: cada uno se lo monta a su manera.
  • Si tienes dos canales y has hecho dos ajustes diferentes, hay algo que también deberás contemplar: ¿qué tal contrastan cuando cambias de un canal al otro? Lo más habitual es que haya una descompensación de volúmenes que podrás arreglar con los respectivos controles de volumen de cada canal, pero tampoco son raras las descompensaciones de ecualización de medios y graves cuando estas son independientes. Lo sabrás si notas que al cambiar a alguno de los dos canales tiene menos fuerza de la que esperabas.
  • No pienses en la distorsión como un fenómeno del todo o nada. Muchos sonidos aparentemente limpios tienen algo de ganancia en realidad, y también pasa al reves, algunas distorsiones furiosas no lo son tanto. La interpretación del músico y la ecualización pueden engañar mucho al oído. El caso más típico es AC/DC: usan muchísima menos distorsión de la que uno piensa cuando es principiante.
  • No temas poner algunos controles al máximo o al mínimo, especialmente en la ecualización. Uno suele pensar que alejarse tanto del punto medio tiene que ser erróneo, pero no es así: a veces hay combinaciones de amplis y guitarras que exigen extremar los valores.
  • El volumen puede ser un agente del caos: a diferentes niveles, hace que tu amplificador suene diferente. Es bueno que realices el proceso que te hemos sugerido en este artículo al volumen real al que trabajarás. O incluso crear diferentes ajustes para volúmenes diferentes (ejemplo: en el local o en casa).
  • Te sorprenderá lo diferente que suena tu ampli según si lo escuchas con la oreja delante del altavoz, o unos centímetros desviado hacia un lado. Esa variación es normal, así que deberás preocuparte solo si vas a microfonearlo: el punto en que pongas el micrófono será el que quede grabado, así que asegúrate de que suena lo mejor posible.
  • Para ser sinceros contigo, hasta la sala en que estés tocando, su tamaño, el material del que está hecha y la humedad que haya en ella tendrá un efecto en el sonido. Así que tampoco vale la pena obsesionarse con el control férreo de los elementos, simplemente procura estar en una "zona sonora" confortable, en la que aunque haya variaciones, puedas tocar cómodamente.
Blues Junior

¿Te gustó este artículo?
47

Regístrate o para poder comentar