Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Bajos

Jazz bass Custom

Por LuisBu hace 3 semanas en Barcelona
Expiración: 03/01/2021 | Visto 521 veces
450 €
Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
  • Jazz bass Custom
Se trata de un jazz bass montado por mí hace 2 años, de un tiempo en que me dio por probar en el mundillo de la luthiería (si es que podemos llamarlo así). Resumo un poco las especificaciones y el proceso de construcción:
- El cuerpo es de fresno, y proviene de un Jazz Bass Harley Benton JB-75 SB Vin­tage Series. El mueble de estos bajos está la mar de bien, el grano es bonito y la resonancia buena. Además, el cuerpo está fresado por dentro para rebajar el peso (3.8 kg)
- El cuerpo se decapó y rebajó para pegar una tapa de iroko. Por otro lado, está acabado al aceite, lo cual le da un tacto muy natural y resonante.
- El mástil es de arce con diapasón de palorrosa, binding en color crema y bloques blancos. Proviene de una tienda llamada Planeta Guitarra. Originalmente llevaba el mástil del HB, pero quise cambiarlo para ganar estabilidad una vez ajustado. El acabado es Ámbar brillante, a todas luces poliuretano, pero está ligeramente lijado por detrás de forma que es mucho más rápido. La verdad es que el tacto es genial y el aspecto muy bueno, solo hay que ver la madera del diapasón. De todos modos, incluyo también el mástil original Harley Benton, que también decapé y acabé al aceite. Genial para rascarse la espalda con esta pala rollo Sadowsky que les ponen.
- Cejuela de hueso
- La electrónica proviene de SKL Tonestore, y contiene un volumen, un balance de pastillas y un control de tono con condensador de 0.068 uF (permite recortar un poco más agudos que el estándar). Además, el volumen es también un push pull para pasar de serie a paralelo. De esta forma, el bajo gana mucha chicha y presencia, una pasada. El pote de volumen es Schaller (antes CTS pero me lo cargué haciendo el tonto), el del balance CTS, y el condensador Orange Drop. El hueco de la electrónica está apantallado con pintura de grafito, y la tapa es también de iroko. Como probablemente sea superdotado, rebajé tanto el grosor del cuerpo que no acaba de cerrar (ver fotos), pero cumple su función y no afecta para nada ni al sonido ni a la tocabilidad del instrumento (además de que nadie lo ve).
- Las pastillas son las que traía el Harley Benton, de la marca Roswell. Sonaban guay y no vi razón para cambiarlas.
- El puente es de la marca Sandberg, y en mi opinión es un excelente punto medio entre un puente moderno con buena masa y todas las posibilidades de ajuste que quieras y un peso contenido (sin ser el cacho de alambre que traen muchos fender). Aporta un buen sustain y tacto a los dedos.
- Las clavijas son Hipshot americanas. Permiten reducir el peso del instrumento y ofrecen una excelente afinación. Calidad más que contrastada. Al igual que el puente, están acabadas en negro.
Como era el primer proyecto que hacía, el bicho tiene algunos defectos que procedo a relatar:
- El cuerpo contiene algunas zonas en que se me fue la mano con la lija o que quedaron mal tras el barnizado con aceite. Son puramente estéticas y la mayoría ni se ven de cara al público.
- Por la forma en que hice el fresado de las pastillas en la tapa, las cuerdas no quedan perfectamente centradas sobre los polos. Si te fijas parece algo chungo pero no afecta al sonido en cuanto a volumen porque es algo sutil. Todas las cuerdas suenan igual y perfectamente.
- Tuve que recolocar el puente y se ven un par de agujeritos (ver foto)
- Lo de la tapa de la electrónica que he mencionado antes.
En fin, este bajo fue un proyecto que hice pensando en mis necesidades como bajista. Básicamente buscaba un jazz bass con un buen sonido y posibilidades tonales (sin complicaciones), con poco peso y hardware de calidad. A nivel estético no es perfecto, pero tiene mucha personalidad y nunca pasa desapercibido ahí donde lo llevo. No es un decir, es sacarlo de la funda y que alguien haga un comentario (bueno) sobre él. Una vez incluso sirvió para entablar conversación con una chica. He tocado con él en muchos sitios, desde bares hasta Luz de Gas en Barcelona, y siempre ha dado la talla.
Con todo, el precio que le pongo solo refleja el coste de los materiales y el luthier que lo ensambló todo. No voy a añadirle nada por el trabajo de fabricarlo porque no creo que tenga la calidad necesaria a nivel estético. En este país ya tenemos suficientes buenos luthieres.
Mi idea nunca fue venderlo, pero tras un periodo de ir y venir me traslado definitivamente a estudiar a Estados Unidos y no quiero acumular instrumentos en España. Si no lo vendo me lo quedo encantado y ya intentaré sacar otras cosas, así que no acepto regateos. Por lo que decía antes tampoco creo que me interesen muchos cambios, pero siempre me gusta ver lo que se ofrece. Sobre esto, decir que sólo me interesan 4 cuerdas. Abstenerse bajos acústicos por favor.
Puedo enviar previo pago, y el envío sería a medias. Incluyo una funda rockbag de tela, y obviamente buscaría una buena caja para embalarlo.
Un abrazo y gracias,
Estado: Excelente
CONSULTAS SOBRE EL ANUNCIO

Regístrate o para poder comentar