Despistaos: lo que pudo ser y no fue. O A mi qué me importa?

#1 por unhombreexquisito el 04/11/2011
Despistaos tuvieron un disco de debut que, en mi modesta opinión, fue lo más refrescante, novedoso y prometedor del rock español de los últimos años, al menos desde el debut de Marea. Era puritito rock urbano, en la línea marcada por Extremoduro y Platero, confluyendo, ahora sí, muy bien las dos influencias (algo que los críticos decían de cada disco de rock y que, sin embargo, era falso) y quizás aliñado además con un toque tequilero o rodriguiano, con perdón.

Fue, por lo tanto, un disco que pareció que podía ser la tan ansiada Tercera Vía: ese camino utópico que comunica a los perroflautas con las pijas y que parecía inexistente hasta que Fito y Fitipaldis consiguieron arrastrar a los fieles fans de Platero (para muchos, mediante engaños y antes de que se desengañaran) al mismo punto donde atraían a la otra tribu con su pop pegadizo y limpio, pero, seguramente, mejor compuesto que nunca. Así que, claro, ¿qué ocurrió con Despistaos? Pues que se vieron en la tesitura de continuar esa vereda (aún Fito no había conseguido la autopista que ahora domina y en la que, si quiere, puede cobrar peaje) y la jodieron: segundo disco, llamado Y a ti qué te importa? producido por Alejo Stivel, que consiguió sonar en la radio más que ningún otro disco de la época (o, al menos, eso pareció: singles: Estoy aquí, Ruido, Caricias en la espalda, El hotel de tu pecho…) y que, curiosamente, no pareció gustar a nadie: no sólo no conquistó nuevas legiones de fans, sino que los perroflautas o amantes del rock que lo esperaban tras el prometedor debut les dieron la espalda, en algún caso, con desprecio.

De nuevo igual que con Lichis se puede pensar que fue un castigo a un intento de, por usar la nomenclatura al uso, “venderse”. Producción demasiado limpia, canciones bastante más suaves y cursis… y, cómo remate y para algunos como colmo de la aberración, presentación de algunas canciones del primer LP en versión remozada, acústica y sin escamas. Debe ser duro también ser consciente de que has compuesto canciones realmente buenas (Un miércoles cualquiera, Y a ti qué te importa, El malo del cuento…) y que no se te ha hecho el caso que crees merecer, por un movimiento aunque erróneo, del que puedes no tener culpa (ni es tu producción ni seguramente estás dirigiendo cada movimiento de tu carrera, probablemente, porque prefieres ensayar y componer canciones)…

Así que, vistos en una nueva tesitura, ¿qué hicieron Despistaos? Pues, primero, se dieron cuenta de todo lo que acaba de contar y decidieron despertar del encantamiento, desoír los cantos de sirena del éxito en el pop y dar un golpe en la mesa. Con un par de huevos, después de haber empezado a grabar su tercer disco con Alejo Stivel, se largaron y se lo llevaron a Iñaki Uoho. El resultado, en mi opinión bastante irregular pero con momentos bastante brillantes (si es que “bastante” y “brillante” pueden ir juntos, que me temo que no…)

Entonces descubrieron una temible verdad: el público pop estaba dispuesto a darles otra oportunidad, pero para gran parte del público de rock habían quedado irremediablemente sentenciados… Y es que ya conocemos a los talibanes, ya sean punks, rockeros, indies o folkies… No ven más allá de su cadena de cresta, chupa, gafas de pasta o briznas de hierba y están condenados a morir ahogados en su propia bilis. Y cuidado con ellos, porque están por todas partes, incluso dentro de cada uno de nosotros. La continuación de la historia ya la conocen y no merece la pena aburrirles:

Obviamente, todo esto son conjeturas, porque no conozco a Despistaos (por más que su cantante me parezca, cuando quiere, de los mejores vocalistas del rock español y por más que me encantaría que, después de pegarme una merecida hostia, cantara alguna canción nuestra). Y probablemente no haya dado ni una. Pero bajo mi punto de vista en su camino se perdió uno de los grupos de rock más prometedores y surgió uno de los, bueno, digamos más decentes dentro del pop comercial. De esos que te alivia escuchar en discotecas o radios entre la morralla habitual... pero igual no mucho más. No sé, quizás es más sencillo: por fin Despistaos han conseguido el lugar que, por calidad, desde siempre se han merecido: la primera división de la música, sin etiquetas, ya sea haciendo pop o rock… Y la movida de ser los salvadores del rock urbano igual no era su película sino otra paranoia mía más. En cualquier caso que les vaya bien.

Por si alguno ha llegado hasta el final y le interesa, en realidad este artículo no es sino un ejemplo más de un mismo artículo demasiado extenso para ponerlo por aqui, (y según parece no me van a conceder un blog en esta pagina, o de momento me tomaré su silencio como un no) llamado “¿Quién es el público y dónde se le encuentra?” que podéis encontrar en: http://quieneselpublicoydondeseleencuentra.blogspot.com.

Gracias

La inexistente banda de rock Un Hombre Exquisito muestra sus canciones en http://unhombreexquisito.blogspot.com/ con la esperanza de encontrar críticos y cómplices. Encontrarás además, secciones con críticas, reflexiones, y poesía y música.

Subir
--363703--
#2 por --363703-- el 04/11/2011
Grandes articulos, Hombre Exquisito, (leo todos los que pones aqui en g.info :)) aunque en este caso podrás llamarme punki o heavy o tarzán de los monos, pero a un grupo capaz de destrozar dos canciones tan buenas no le voy a dedicar mas tiempo de escucha xD


No apto para oidos sensibles...

Un saludo, y de nuevo enhorabuena por tus articulos :)
Subir
#3 por David el 04/11/2011
unhombreexquisito escribió:
Así que, claro, ¿qué ocurrió con Despistaos? Pues que se vieron en la tesitura de continuar esa vereda (aún Fito no había conseguido la autopista que ahora domina y en la que, si quiere, puede cobrar peaje) y la jodieron: segundo disco, llamado Y a ti qué te importa? producido por Alejo Stivel, que consiguió sonar en la radio más que ningún otro disco de la época (o, al menos, eso pareció: singles: Estoy aquí, Ruido, Caricias en la espalda, El hotel de tu pecho…) y que, curiosamente, no pareció gustar a nadie: no sólo no conquistó nuevas legiones de fans, sino que los perroflautas o amantes del rock que lo esperaban tras el prometedor debut les dieron la espalda, en algún caso, con desprecio.


Justo mi caso :D

Yo que soy de Guadalajara y pude ver cómo crecía el grupo me llevé un chasco tremendo cuando lanzaron el segundo disco. Tampoco es que el primero me gustara demasiado, más que nada porque lo veía como un rock amariconao y sobre todo monotemático, pero para lo que era estaba muy bien hecho y era un buen disco.

En fin...
Subir
#4 por Thorin el 05/11/2011
A mi me paso justo como cuentas....encontre su primer disco en una tienda de Madrid, sin buscarlo, y de repente me dije..."coño como suena esto!!"....y luego pase al "coño como suena esto!!"...por escrito no se aprecia tanto la diferencia entre las dos frases :D

Buen articulo!!

+1

Salud!!

Do, re, mi, fa, sol, la, si, el abecederario universal, con ellas nos entendemos todos...por fin hay un modo

Subir
#5 por unhombreexquisito el 05/11/2011
Gracias por el apoyo, sin él no tiene mucho sentido. Y sobre todo por vuestro tiempo! Algún día haremos algun post más corto ;)
Buenos ejemplos los dos videos. También tienen una versión de "salir" que es espeluznante, con todos mis respetos. Lo de las versiones es un tema complicado. Hay un directo pirata por ahí con una versión de La Fuga, de la canción "Al Cantar" de platero, que mete miedo. Y no se si habréis escuchado la versión en español que ha hecho Melendi de "Angie" de Los Rolling... sin comentarios. Es otro tema para tratar con calma, en un extenso artículo por ejemplo, jeje.

La inexistente banda de rock Un Hombre Exquisito muestra sus canciones en http://unhombreexquisito.blogspot.com/ con la esperanza de encontrar críticos y cómplices. Encontrarás además, secciones con críticas, reflexiones, y poesía y música.

Subir
Respuesta rápida

Regístrate o para poder postear en este hilo