Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Guitarras

Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70

Por Mestre_Oldschool75 el 18/06/2022 en Valencia
Expiración: 17/08/2022 | Visto 2491 veces
650 €
El usuario ha marcado este anuncio como vendido
Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
  • Réplica LP Standard. Japón, años 70. Muchos extras. Incluye estuche años 70
Salud, compañeros! Antes que nada: POR FAVOR, NI TRUEQUES NI REGATEOS (me sobra cacharrada y me faltan perras).

Introducción: quince o veinte años atrás, cuando empecé a pescar esas Greco LP ochenteras que ahora andan por los mil pavos, costaban unos 450 € incluyendo envío desde Japón. El mundillo del vintage todavía no era un secreto a voces, los de Aduanas no estaban "a la que cae" y por el precio de una Gibson te montabas un buen arsenal pero el círculo vicioso "demanda creciente = precios crecientes" liquidó el chollo y ahora hay que buscar alternativas: si una réplica japonesa "de primera fila" queda fuera de presupuesto aún es posible cazar una de marca menos conocida que cumpla, eso sí, unos mínimos en cuanto a calidad material y rigor constructivo. Si aciertas tendrás un guitarrón por (relativamente) poco dinero y si no sabes qué requisitos debe cumplir es probable que acabes comprando una réplica cuyo parecido con el original se limite básicamente a lo estético (cuanto más difieran las maderas y/o la construcción menos se va a parecer el sonido, eso es seguro). Por si hubiera alguna duda: NO, no hay Epiphone (quitando las Elitist que cuestan un huevo) ni Squier ni ninguna otra sub-marca actual de los "grandes dinosaurios" que tenga nada que hacer frente a una réplica japonesa o coreana bien parida... y NO, una Tokai LP de las "económicas" tampoco va a ser la panacea (ni siquiera llevará las maderas correctas a no ser que hayan cambiado las "specs" de la serie ALS y no me consta que así sea). Quien quiera que me crea y se lo aplique, por la cuenta que le trae :-)

Dicho esto "vamos al lío". El 99 % de los detalles que voy a mencionar (incluso aquellos que nadie lo diría) influyen en la calidad sonora y la respuesta tonal. Trataré de mostraros que así es y disculpad si me extiendo un poco en el empeño (cada cual que lea hasta donde quiera, por supuesto).

Aquí tenemos una cuarentona de armas tomar y de muy buen ver: una digna réplica de LP Standard fabricada en Japón, seguramente a finales de los años 70 (solo entonces se pusieron realmente serios con las copias de Gibson). Pesqué esta guitarra hacia el final de mis correrías como forofo del vintage japonés atrapado por el infra-mundo de las subastas, jaja. Se mascaba la tragedia de los precios en marcas "punteras" como Greco (otras como Tokai ya se habían salido de madre) y busqué réplicas setenteras fieles al original que hubiesen "escapado del radar" y mantuvieran un precio accesible. Esta LP cumplía los requisitos y le eché el guante porque tenía potencial para hacerle unas cuantas "mods" y exprimirla al máximo. Creo que la ficha técnica y las fotos son explícitas: calidad material y constructiva (en cuanto a características principales y uso de las maderas correctas) muy a la par con las Greco de los 80 que a mi entender son LA réplica de LP por excelencia. La calidad del arce empleado en la tapa del cuerpo (en dos piezas y maciza, por supuesto) incluso supera lo que he podido ver en muchas Greco de gama media. Tres cuartos de lo mismo por lo que respecta a la caoba del cuerpo y el mástil: si contemplas la veta y el fondo te entran ganas de darle un muerdo :-)

CARACTERÍSTICAS CONSTRUCTIVAS:

- Mástil de una sola pieza de caoba (sin pala añadida) encolado al cuerpo, "como es de ley" en toda réplica de LP que se precie (da un ataque más lento, cierto "efecto violín" que un mástil atornillado no nos va a dar pues su ataque es más inmediato o abrupto). La pala del mástil presenta el remate tipo "open book" característico de Gibson (esto confirma su fabricación durante el periodo "pre-lawsuit", anterior a los pleitos de Gibson contra los fabricantes que copiaban sus formas "al dedillo").
- Diapasón de palorrosa, y no uno cualquiera: quien esté al tanto de estas cosas ya sabrá que lo del bajón de calidad de esa madera a lo largo de las últimas décadas y los "sucedáneos" utilizados en su lugar es bien triste y daría para un par de libros. Las incrustaciones trapezoidales no sabría decir si son de madreperla o de celuloide, por las "aguas" que hace parece celuloide pero presenta una rica textura y e iridiscencias azuladas.
- El cuerpo de caoba consta "prácticamente" de dos piezas bien centradas. Digo "prácticamente" porque el cuerpo está compuesto por cuatro partes pero dos de ellas son muy pequeñas (un dedo de ancho más o menos) y quedan adosadas a los lados en la parte más ancha de la culata, de modo que es como tener dos bloques simétricos. El fondo y el veteado profuso denotan la calidad de la caoba tanto en el cuerpo como en el mástil. La tapa del cuerpo consta de dos piezas bien centradas de arce macizo y de grosor "reglamentario". No son simétricas o "bookmatched" como en modelos de alta gama pero tampoco son muy dispares y presentan un fondo y una veta muy significativos (incluso se dan efectos de "flameado" o iridiscencia cambiante en ciertas partes de la tapa). El cuerpo es algo más delgado (4,5 cm frente a los habituales 5 - 5,5 cm) pero tiene un buen peso y factores como "sustain", "cuerpo" o pegada no se resienten por ello. Algunas LP se sienten como un ladrillo contra el costillar pero ese cuerpo algo más delgado y redondeado en la trasera favorece la ergonomía.
- El acabado es en poliuretano pero muy fino, siguiendo la tradición de las mejores réplicas japonesas (igual que el tapaporos previo, que en otras guitarras es aún más grueso que el lacado) y eso beneficia la resonancia de la madera. La laca "nitro" será un acabado más noble, pero es muy delicada (se derrite con ciertos limpiadores o el contacto prolongado con soportes de goma). Por mi parte prefiero una capa fina de poliuretano.
- Peso: 3,95 Kg en báscula digital de mano, SIN vaciados internos como las Gibson "marrulleras" (eso ya da una idea de la calidad de la madera). Las Gibson LP de los 50 tienen un peso promedio de 4 Kg y los entendidos coinciden en que ese es el "peso mágico" y es uno de los ingredientes que propician su sonido icónico : "lleno" y rotundo en comparación con una Fender pero mucho más "abierto", resonante y sutil que los ladrillos con cuerdas que todos hemos conocido hasta que catamos una LP "de verdad" (estas guitarras cuando andan muy por encima de los 4 Kg suenan muy "leñeras" pero también muy empastadas, y muy por debajo de los 4 Kg van sonando cada vez más "anémicas").


EXTRAS Y CAMBIOS:

- Clavijeros Gotoh tipo Kluson "vintage tulip" extraídos de una Greco LP de mediados de los 80 (a mi entender los únicos clavijeros que los superan son los Gotoh SD-510 que solía poner en su lugar pero un set cuesta 80 eurazos como mínimo). Obviamente son antiguos y están usados pero funcionan bien y tienen una pátina o "relicado natural" imponente que no se puede comparar con los mejores relicados artificiales. Los clavijeros tipo Kluson vintage son ligeros y no comprometen la resonancia natural de la guitarra como los clavijeros de tipo moderno / sellado, mucho más pesados (estos favorecen un sonido con más "cuerpo" y pegada pero a costa de mermar la resonancia de manera directamente proporcional a su peso).
- Logotipo "Geisha" incrustado en auténtico celuloide, como en las Gibson de los 50. Esta guitarra no tenía marca en la pala, estoy seguro al 100% de su país y año aproximado de fabricación pero algunas guitarras japonesas no tenían ningún logotipo o identificador (existen varios modelos idénticos de guitarras japonesas con distintas marcas y sin marca porque cuando las circunstancias lo permitían sacaban algunos ejemplares "en blanco" para vender aún más unidades: hace años tuve una Maya Telecaster vista igualmente con el logo Ibanez, con otros logos y sin logo en la pala). En vista de la calidad general de este instrumento no podía dejarla "sin bautizar" y me pegué la currada para ponerle un logo bien parido (siendo ya una vieja dama japonesa creo que ese nombre no le sienta mal). Toda la pala fue lacada luego con cianocrilato (Superglue, para entendernos, pero es un acabado tan respetable como el poliuretano y si lo lijas y pules bien queda exactamente igual). Hay algunas imperfecciones en el lacado de la pala (pequeñas picadas) pero no es especialmente llamativo y no desentona en una guitarra antigua.
- Tapa del alma del mástil tipo "bell shape" con dos tornillos de anclaje, como en las Gibson originales. Hecha enteramente a mano y a medida a partir de un plástico de tres capas para golpeadores de guitarra acabado en un elegante "gray tortoise shell" (en rigor tiene más aspecto de celuloide que de "tortoise" pero en cualquier caso se ve muy elegante y tiene un marcado efecto de profundidad).
- Cejilla de hueso cortada, ranurada y pulida a mano. Altura de cuerdas calculada para obtener un tacto "dócil" y una afinación precisa mantieniendo un márgen de vida útil por delante.
- RECIÉN RETRASTEADA con trastes jumbo para garantizarle muchos años de vida por delante. Trastes han sido rectificados una vez puestos para cerciorarse de que todos están realmente al mismo nivel, recoronados para eliminar planicies y devolver la forma completamente redonda a las coronas y pulidos a mano para facilitar los "bendings" o estiramientos de cuerdas. Desde luego no hay mejor manera de dejar una guitarra vintage en las mejores condiciones posibles por lo que respecta a este apartado.
- Dos pastillas humbucker con imanes AlNiCo 5 creadas con partes de distintas pastillas. Es el último set que me queda (quitando una "marcianada" que combina imanes AlNiCo y cerámicos en una misma pastilla) tras un arrebato que me dio hace años al leer acerca de las Lindy Fralin "Unbucker". Uno de los rasgos distintivos de las pastillas Gibson "PAF" (las humbucker primigenias tan cotizadas ahora) consiste en que las dos bobinas de una misma pastilla nunca presentan valores de impedancia emparejados (las bobinaban "a ojo" y los valores casi nunca coincidían). Esto da lugar a un sonido más articulado y vivaz que si las dos bobinas tienen la misma impedancia. Cuanto mayor sea la diferencia más acentuado será el "efecto Unbucker" y por otra parte si configuramos la pastilla de modo que la bobina que quede activa en modo single coil (una sola bobina) es la que tenga más impedancia dará más "cuerpo" y salida que con una humbucker convencional. Hice unos diez sets de pastillas experimentales y este es uno de los que más me gustó, por eso todavía lo tengo (más recientemente he podido agenciarme unas Monty's PAF o hacer experimentos con pastillas más "punteras"). Las placas base y las cubiertas son de "nickel-silver" o alpaca, el material más transparente (otros metales roban brillo y definición). Son conmutables a modo single coil y eso da mucho juego, sobre todo si lo combinamos con una "mod" que comentaré a continuación.
- Electrónica cambiada por completo (selector de pastillas, potenciómetros CTS de gran tamaño, condensador Sprague "Orange Drop" en control de tono, conector jack Switchcraft, cableado decente, etc). A mi entender, la "mod" estrella en el apartado de la electrónica cuando se trata de guitarras con pastillas dobles consiste en convertir el control de tono en un mezclador "single coil > humbucker" de modo que no solo disponemos de los modos "SC" o "HB" sino también de todos los puntos intermedios entre ambos modos (pasando por una buena aproximación al sonido de las pastillas P90 con el mezclador en torno al 4,5). Viene a ser como tener tres pastillas diferentes en cada "hueco" más todas las gradaciones intermedias. A fin de aprovechar al máximo los cuatro potenciómetros acabé ideando una configuración que cuenta con un control Master Volume y un control Master Tone (comunes a cualquier selección de pastillas) más un mezclador independiente para cada pastilla. Creo que es la opción más completa y versátil. No puedo imaginarme mis guitarras con humbuckers sin esta mod: el sonido de la pastilla de mástil con el mezclador en torno al 0,5 - 1,5 (una especie de "single coil vitaminada") me parece una gozada en limpio (más "lleno" que una single coil tipo Fender, más vivaz y expresivo que una HB y menos bronco que una P90) y el sonido de la pastilla de puente con overdrives y el mezclador entre 4,5 y 8,5 es más articulado e inteligible que el modo "100% HB".
- Esta guitarra venía de serie con puente tune-o-matic ABR-1 de poste estrecho como las Gibson de los 50, pero (tal como sucede en muchas LP japonesas de los 70) los postes NO iban roscados a la madera (estaban roscados sobre "bushings" metálicos y la superficie de contacto era mínima porque roscaban sobre el milímetro y medio de la chapa superior del bushing y el resto quedaba sin contacto) y además eran de acero cuando lo correcto es que sean de latón (da un sonido más equilibrado, menos "chicharrero" por agudos). Hice lo que hago siempre en esos casos: sacar postes y bushings, taponar los dos "bujeros" con tacos de haya (en los USA emplean tacos de arce pero aquí eso es imposible de conseguir a no ser que te lo fabriques y el haya da buen resultado porque tiene unas características similares) y una vez enrasados los tacos, hacer orificios para roscar postes "métrica cuatro" de latón. Los tacos entraban tan justos que no usé cola sino que los embutí en la madera sin más (la transmisión sonora es más eficaz que si usas cola, que siempre hace cierto "efecto sordina"). Conseguí una caja de tornillos de latón del año la tana, la misma aleación que se usaba en los viejos tiempos, y ese hallazgo vale su peso en oro: no he probado mejores postes hasta ahora (sonido aún más cálido, "lleno" y definido que con el latón que había conseguido por otros medios). El puente que lleva, seguramente el de serie porque en la base pone "Made In Japan", no es tan exquisito como el de una Greco o similar pero cumple su cometido y es casi idéntico al original. La guitarra va equipada con postes M4 de "latón vintage" roscados a la madera y discos de ajuste del puente de latón, si se quiere rizar el rizo un Faber ABR-1 es el que suena más parecido a los originales de los 50 y no es excesivamente caro (40-45 € en cualquier tienda online). Le habría puesto uno de esos pero ya no me quedaba ninguno suelto.
- El cordal de zinc puede ser o no ser el original (esta pieza no lleva ninguna inscripción en la base) pero es correcto y está en buen estado. Está hecho de zinc como los cordales empleados por Gibson de los años 70 en adelante y no suena mal en esta guitarra (si se le quiere dar un sonido más resonante, con mayor contenido en armónicos a cambio de menos nota fundamental, hay mil cordales de aluminio como los empleados en los años 50 y los precios no son descabellados: unos 30-40 € un Gotoh que tiende a favorecer las guitarras más brillantes por naturaleza dado que suena bastante cálido o unos 45-50 € un Kluson que da un sonido más brillante y encaja mejor con todo tipo de guitarras). Mejoré el apartado de los bushings y los postes del cordal instalando unos bushings de acero (es el material indicado en la "receta original" de las LP y los de serie eran de zinc o algo así, más blandos y más dados a pasarse de rosca con los años) y un par de postes de latón de la marca Gotoh (los cordales Gibson de los 50 empleaban postes de acero pero en ocasiones prefiero instalar postes de latón porque dan un sonido algo más cálido que los de acero "de qualité" a la vez que dan más brillo que unos postes de acero "barateros" de serie, que tienden a sonar realmente oscurotes). Ambos cambios le sentaron bien a la guitarra al aportarle una dosis comedida de brillo y definición sin caer en lo "chicharrero" por agudos.
- La guitarra lleva puesto un set de cuerdas D'Addario calibre 10-46 y está recién ajustada.
- Incluye un estuche que no sé si será el que venía originalmente con esta guitarra o si fue comprado aparte pero sin duda es de la misma época y muy probablemente de fabricación japonesa. Las dimensiones interiores del estuche le encajan como un guante pero tal como estaba la guitarra bailaba un poco dentro y lo que es peor, la pala del mástil tocaba completamente el fondo del estuche (si se lleva una caída o golpe tonto en esas condiciones la pala puede quebrarse o quedar fisurada cuando menos). Para subsanar esto instalé un taco de esponja dura junto al soporte interior para el mástil (el típico taco de lija para escayolistas convenientemente modificado con un hueco para que encaje bien el dorso del mástil, desprovisto de la capa de lija en ese lado y tapizado con un paño antiguo que no desentonara con el interior del estuche) y un par de almohadillas sobre la tapa: una evita que la zona de la cejilla retumbe contra la tapa y la otra asienta firmemente el instrumento sobre el nuevo taco de apoyo con la presión justa (ni queda suelta ni queda estrujada). También añadí un poco de relleno extra bajo el acolchado original en las paredes del estuche por toda la zona que rodea la culata porque quedaba algo de hueco entre la guitarra y las paredes (tal como ha quedado la guitarra encaja perfectamente y no se mueve en absoluto). Todos los cierres y las bisagras están en buen estado. Ya puestos despegué un extremo del tirante que va de la tapa a la otra mitad del estuche, lo giré 180 grados y lo volví a fijar (ese viejo truco garantiza que la tirilla va a doblar hacia dentro al cerrar la tapa en vez de quedarse asomando por fuera).


ESTADO DE CONSERVACIÓN:

El lacado del cuerpo está en un estado más que aceptable teniendo en cuenta su edad: arañazos y picadas de escasa importancia (sobre todo en la trasera del cuerpo) y un par de toques que pude restaurar tintando y rellenando con Superglue (una vez lijado y pulido pasa bastante desapercibido: uno ni se ve en las fotos, el otro lo he señalado por si no se apreciaba del todo bien). La pala del mástil sí que tenía varios golpes que habían dejado pequeñas mellas y como vi que era algo más larga recorté toda la línea superior (el remate de la pala) con la misma forma pero 1 cm más hacia abajo. Una vez tintada, parcheada, lijada y pulida la zona no se nota nada si miramos desde el extremo superior de la pala. En los laterales sí que se nota algún parche y en algunos puntos el color se desgastó al lijar y pulir para nivelar el acabado (es lo que tienen los lacados muy finos pero yo los prefiero). Las fotos sacadas con el "macro" siempre exageran un poco la nota pero quería que se viese todo bien en las imágenes. En una de las fotos de los laterales de la pala se ven muchos reflejos y quería aclarar que no son partes del lacado que han quedado más claras o en blanco por alguna razón.

Destaco "en un aparte" que hay dos grietas pero no creo que revistan ninguna importancia más allá de lo estético: como se puede ver hay una fisura junto al diapasón por el lado derecho (la fisura es tan fina que no se aprecia en las fotos) que solo afectaba al lacado y parte del mismo había saltado, de modo que teñí y rellené con Superglue pero al nivelar y pulir quedaron algunas partes sin color (al igual que en la pala la madera no ha quedado desprotegida, la capa de color está desgastada pero queda el tapaporos). Dudo mucho que la fisura afectase a la madera porque cuando un mástil se resquebraja tiende a hacerlo cerca de la cejilla (es raro que la madera del mástil se agriete tan abajo). El binding del lado derecho del diapasón se había despegado un poco y lo volví a encolar en su sitio. Por otra parte hay un craquelado en la unión del mástil con el cuerpo pero nuevamente creo que solo afecta al acabado y la encoladura sigue siendo fuerte y estable. Si nos fijamos en una de las fotos se puede ver que en el talón del mástil hay una rebaba de adhesivo que en vez de retirarla lijaron y añadieron tinte y laca sobre ella (la cola "canta" porque no tiene veta y es algo más clara). La rebaba tiende a craquelarse a ras del cuerpo, la laca muestra una fisura a lo largo que suele llegar hasta el interior del cutaway pero el mástil es estable (como "prueba de fuego" fuerzo el mástil para asegurarme de que no se va a desprender porque prefiero despegarlo controladamente y repararlo luego que llevarme sorpresas poco gratas más adelante). Eso mismo sucede en mi Maison LP de los 80, ya me llegó así y nunca ha dado problemas. Quien tenga el culo pelado de ver guitarras antiguas con el mástil encolado ya sabrá que no es algo que suceda en todas pero sí es bastante habitual y rara vez afecta a la durabilidad del instrumento. Por lo demás no hay nada que reseñar.

Creo que el precio de este ejemplar (ya tuneado en buena medida y provisto de algún que otro "giro" interesante como los mezcladores "single > humbucker") es muy razonable: aquello de pescar el chollo de tu vida por desconocimiento del vendedor ya solo sucede una vez entre un millón (hoy en día con internet quien no se documenta antes de poner algo a la venta será porque no quiere) y aunque siempre puede aparecer alguna réplica japonesa fiel al original con un precio comedido (no es improbable pero sí es difícil porque muchas LP de los 70 suelen tener mástiles de arce o de caoba pero atornillados, cuerpos tipo "sandwich" o de madera laminada, tapas de arce laminado con un huecarro debajo en vez de un tocho macizo y tallado, etc) su sonido no tendrá mucho que ver con el de este ejemplar dado que los herrajes y complementos condicionan enormemente el sonido, los que vienen de serie nunca son "pa echar cohetes" (ni siquiera en guitarras caras) y en este caso ya me ocupé de mejorar muchos aspectos o dejar la puerta abierta a otras "mods" que de otro modo serían más complicadas y costosas de introducir. Solamente por el pastazo que pediría cualquier luthier por darle semejante "meneo" a una guitarra, ya espero que los exaltados se lo piensen dos veces antes de decir que me he pasado con el precio.


UNAS CONSIDERACIONES FINALES ("a título personal", como no podría ser de otra manera)

Las guitarras japonesas de finales de los 70 a mediados de los 80 son, a mi entender, LA guitarra vintage por excelencia. Las Tokai siempre son aclamadas como las mejores, en relación "material / construcción / precio / sonido" otras marcas como Greco ganan por goleada desde que las Tokai antiguas se pusieron por las nubes y siempre hay ciertos ejemplares de marcas secundarias o sin marca que merecen nuestra atención. En los casos más destacables se nota el grado de obsesión por los detalles y la minuciosidad al replicar formas, dimensiones, técnicas constructivas, etc (pueden ser consideradas como auténticas "copias 1:1" salvo por el acabado en poliuretano en las gamas medias y bajas pero sinceramente yo prefiero un lacado en poliuretano, siempre que sea fino).

Los japoneses empezaron copiando las Gibson y Fender de los 70 (plagadas de incorrecciones que se apartan de los originales de los 50 dado que ambas marcas estaban ya "en horas bajas" tras haber sido compradas por una discográfica y una empresa que hacía autopistas, nada menos) pero pronto se dieron cuenta de que "la buena mierda" eran las Gibson y Fender de los 50 que hoy en día cuestan una fortuna. Entonces concentraron todos sus esfuerzos en replicar esos originales considerados como "el Santo Grial". En la mejor época de la luthiería japonesa (finales de los 70 a mediados - finales de los 80) ellos construían guitarras memorables mientras los yankies andaban más perdidos que un pato en un garaje. No soy el único que opina igualmente que en aquellos tiempos los japoneses conseguían mejores maderas que los americanos (unos querían producir las mejores réplicas y competían entre ellos, los otros se conformaban con "vivir de rentas"). Si en los años 80 los japoneses estaban "en la cresta de la ola" de su buen hacer como constructores de guitarras y conseguían mejores maderas mientras los americanos estaban "de capa caída" en cuanto a calidad material y procesos constructivos... ¿qué guitarras salen más a cuenta, sobre todo si comparamos precios? Con el dinero ahorrado da para tunear "como es debido" y de arriba a abajo esa guitarra y todas las demás que uno tenga (y aún puede sobrar algo para comprar OTRA guitarra más, jaja). Ahí lo dejo, y que cada cual piense lo que quiera :-)

Si quieres saber cómo eran las LP de los 50 (más ligeras, vivaces y definidas que las anclas de buque que nos han estado endiñando durante las últimas cinco décadas) esta guitarra bien podría ser la tuya. Si además quieres catar eso de los mezcladores "single > humbucker" pues "razón de más", porque casi nadie incluye esa mod en sus guitarras (lo cual me parece una pena tremenda, no saben lo que se están perdiendo) y actualmente solo unos pocos modelos cuentan con esa prestación de serie (algo es algo, tal vez algún día será tan común como los controles de tono).


ENVÍO A TODA LA PENÍNSULA: 15 € a cargo del comprador (islas, Ceuta y Melilla consultar ANTES de pasar por caja porque sale más caro, sabiendo el código postal puedo averiguar el precio exacto). Embalaje a prueba de bombas y de manazas, como siempre.


En mi perfil podeis comprobar mi reputación intachable como comprador y vendedor. También podeis ver todos mis anuncios haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.guitarristas.info/usuarios/mestre_oldschool75/anuncios

Gracias por vuestra atención, amigos. Salud y rock and roll!!!
Características declaradas por el vendedor

Estado: Bueno

País de fabricación: Japón

Color: Sunburst

OfertasVer todas
CONSULTAS SOBRE EL ANUNCIO

Regístrate o para poder comentar