Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Guitarras

Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator

Por Mestre_Oldschool75 el 02/05/2020 en Valencia
Expiración: 07/10/2020 Visto 4175 veces
750 €
Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
  • Kiso Suzuki 335, Japón años 70 aprox. con muchos extras + estuche Gator
Salud, camaradas guitarreros!

Lo prometido es deuda: edito el anuncio añadiendo una descripción mucho más detallada de la guitarra, tanto a nivel material y constructivo como por lo que respecta a las muchas "mods" llevadas a cabo.

Antes que nada: NO CAMBIOS, NO REGATEOS. No responderé a ese tipo de propuestas. Voy apurado de pasta y si dejo salir el material que tanto me ha costado elegir, conseguir y "tunear" no va a ser para truequearlo ni lo voy a rebajar por el morro... "a regatear a la feria del ganao" :-)

Hola! Soy Mestre, guitarrista y luthier autodidacta. Os presento una nueva forma de entender las seis cuerdas: "cocinar" guitarras conforme a la receta original (desmantelar una buena réplica construida con los materiales y las técnicas correctas hasta dejar el "mueble" pelado e instalar el hardware correcto para convertirla en una verdadera copia "de arriba a abajo"). A mi entender, esa es la única manera de obtener el auténtico sonido de cada modelo sin invertir una fortuna. Empezaremos por la descripción del instrumento, pero si quereis comprender el alma de las guitarras eléctricas (imprescindible para elegir un buen instrumento o exprimir su potencial al 100%) os invito a que leais los planteamientos teóricos que expongo más adelante. El espíritu de este foro consiste en compartir lo aprendido, y creo que os compensará cada segundo invertido.

Sigo aligerando equipo y tras haberme echado atrás varias veces me hecho a la idea de vender las dos semiacústicas tipo 335 que me quedan: una Samick y esta Kiso Suzuki. Sé bien que difícilmente hallaré otra 335 japonesa comparable en esa franja de precios (si ojeais sus características un poco más adelante entendereis por qué lo digo) y es un paso irreversible tal como se ha puesto el tema del material vintage, pero ya está decidido. Cuando me decidí a buscar una 335 japonesa vintage "de qualité" tuve claro que esta Kiso Suzuki era "la mía" (dadas las particularidades de las 335, qué mejor que optar por una construida por una marca prácticamente especializada en guitarras de caja hueca). Las maderas y la construcción son fieles al original, mucho más que en la mayoría de réplicas de 335 nuevas o vintage. Son guitarras escasas a nivel global, jamás he visto otra por estos lares y creo que es una muy buena opción en comparación con las 335 asiáticas que se dejan ver por el terruño: muy superiores a las japonesas y coreanas en torno a los 600 - 700 €, y no mucho "peores" (es un decir) que las 335 más punteras de primeras marcas (unos 1200 € por término medio) sin considerar ejemplares hechos por encargo, modelos "tope de gama" y esas cosas que ya quedan fuera del alcance de la gran mayoría.

Supongo que no exagero si os digo que difícilmente hallaríais otra 335 que suene como ESTA en esa franja de precios, porque tal como vienen de serie ya son guitarrones pero si uno riza el rizo y las modifica "como debe ser" el resultado es impresionante (dicho de otro modo: hay muchas guitarras excelentes pero normalmente si no se les cambia todo aquello que convenga cambiarles, y suele ser TODO menos la base o "mueble", jamás darán todo su potencial al cien por cien ni sonarán del todo como cabría esperar de cada modelo). Además de modificarla con la intención de obtener la aproximación más exacta posible de una buena 335, incluí mi "mod" favorita a nivel de electrónica (tal como hago con todas mis guitarras con pastillas dobles) que multiplica las posibilidades sonoras en gran medida: controles independientes de mezcla gradual "Single Coil > Humbucker" (sonidos single coil, P90 y humbucker + todos los puntos intermedios en cada pastilla, multiplicados por las tres posiciones del selector de pastillas). Ya no puedo imaginarme mis guitarras sin ese extra y quienes lo han probado están de acuerdo en que es muy interesante y versátil.


FICHA TÉCNICA (EXTRAS - MODIFICACIONES MARCADAS CON *)


- MARCA Y MODELO: Kiso Suzuki tipo Gibson 335 (desconozco el modelo exacto, no hay mucha info en internet).

- FABRICACIÓN: Japón, años 70-80 (por detalles como los clavijeros originales yo diría que es de finales de los 70).


- MÁSTIL: caoba (dos piezas con pala encolada entre cejilla y clavijeros en vez del traste tres como en las Epiphone y similares, es bastante obvio que el primer método ofrece mejor respuesta sonora y es más resistente a roturas por impacto; es difícil hallar 335 japonesas en esa franja de precios con mástiles de una sola pieza que a la vez cumplan otros requisitos que sí se cumplen en esta guitarra, por eso la elegí y creo que no es arriesgado decir que gracias a la pala encolada en esa zona y la voluta en el dorso del mástil es mucho más irrompible que cualquier Gibson con un mástil de una sola pieza) encolado al cuerpo "como debe ser" en toda réplica de Gibson que se precie, diapasón de palorrosa.

- CUERPO: tapa, fondo y laterales de arce + bloque central de caoba maciza (nada de laminado ni grandes huecos entre bloque, tapa y fondo; otro detalle difícil de encontrar en 335 asiáticas dentro de esa franja de precios). Tapa y fondo simétricas, con una encoladura bien centrada.

- VERY IMPORTANT - I: quisiera destacar "en un aparte" dos factores que me parecen cruciales en las réplicas de 335 en particular y en todas las réplicas de Gibson en general. Creo que un mástil de caoba es indispensable (cada madera tiene su carácter o respuesta sonora y el mástil es la parte que más influye en el sonido de la guitarra) y debeis sabes que de todas las réplicas de Gibson, las 335 son con diferencia las más complicadas a la hora de hallar un ejemplar que ofrezca un mástil de caoba encolado al cuerpo por un precio razonable. Muchas, muchas 335 nuevas Y vintage tienen mástiles de arce (incluyendo ejemplares de primeras marcas de todas las épocas que cuestan un pastizal por la marca y/o por la antigüedad) y en mi experiencia, comprar una guitarra tipo Gibson (cualquier modelo en general y una 335 en particular) con mástil de arce es una cagada notable a no ser que se trate de una decisión muy consciente y meditada (hay semiacústicas excelentes con mástiles de arce como las Gretsch o las Hofner, pero su sonido brillante y percusivo es más apto para estilos como el country o el rockabilly... si uno quiere una 335 que suene como tal y/o si toca mayormente rock, blues o jazz hará bien en procurarse una que tenga un mástil de caoba).

- VERY IMPORTANT - II: en segundo lugar, pero no por ello menos importante, debeis saber que los puentes tune-o-matic "ABR-1" originales de los 50 se sustentan sobre dos postes estrechos de latón roscados firmemente en la madera del cuerpo. Posteriormente Gibson se sacó de la manga el puente tipo "Nashville", sustentado por dos postes roscados en sendas "tuercas" o bushings embutidos en la madera del cuerpo (no entraré en detalles pero creo que no hace falta ser un genio para asumir que el segundo sistema de anclaje se carga en buena medida la transmisión sonora porque tiene más holguras entre piezas, y para acabar de empeorar las cosas al cambiar los metales de algunas piezas también cambiaron para mal la respuesta tonal de ese tipo de puente). Muchísimas réplicas asiáticas (incluyendo algunas con buena fama y muy cotizadas) emplean una variación del puente "Nashville" que me parece más desastrosa todavía porque utiliza postes aún más anchos (generalmente hechos de acero o aleaciones "sospechosas" tan blandas que se llegan a pasar de rosca con los años) y generalmente presenta unas holguras espantosas entre piezas. Si ya es bastante complicado hallar réplicas vintage asiáticas de Gibson con puente tune-o-matic "de reglamento" (es decir, con postes estrechos roscados en la madera) que no cuesten una pasta considerable, en el caso de las 335 me encontré con que la cosa era más difícil (y más cara) todavía y por eso me decanté por esta Kiso Suzuki (era la que más o mejor cumplía todos los requisitos que consideraba indispensables dentro de esa franja de precios y cualquier otra opción que los respetase igualmente ya se iba a los 1200 - 1300 €).


- CLAVIJEROS*: Schaller Deluxe (precisos y estables, postes de latón como los Kluson de los 50 que dan lugar a un sonido más cálido / equilibrado). Como los Gibson Deluxe de toda la vida, porque los fabrica Schaller y solo varía el estampado en la tapa metálica.

- TAPA AJUSTE DEL ALMA* TIPO "BELL SHAPE" (como la original de Gibson con perfil en blanco y dos tornillos de anclaje; la de serie era negra, llevaba tres tornillos y su forma era diferente).

- CEJILLA DE HUESO ARTESANAL* (cortada y ranurada a mano respetando alturas progresivas dependiendo del grosor de cada cuerda, y con bastante vida útil por delante).

- TRASTES RECTIFICADOS, RECORONADOS Y PULIDOS*: aunque estaban en buen estado es conveniente dejarlos todos al mismo nivel para minimizar riesgos de trasteos y facilitar una acción más baja y cómoda. El recoronado y pulido posterior me parece indispensable pero por desgracia muchas guitarras presentan trastes con un simple limado "y a correr" (al tener las coronas aplanadas las notas suenan más sucias, se ahogan antes y encima los puntos de contacto cuerda / traste se desplazan unas micras hacia el puente comprometiendo el correcto octavado de la guitarra en todo el diapasón). Se puede decir que han quedado como nuevos, con mucha vida útil por delante, y los bendings salen solos gracias al pulido intensivo.

- INLAYS DE AUTÉNTICO CELULOIDE*: hay que estar muy p'allá para meterse en semejante berenjenal, jaja, eso no lo negaré (cambiar los inlays es una tarea compleja y siempre te pegas lo que se dice "una pechá a currar", pero cuando hay trastes puestos ya es el doble currazo mortal) pero no es la primera vez que hago esto en alguna de mis guitarras, creo que no se me da mal aunque está feo que yo lo diga y siempre ha valido la pena el esfuerzo. Los inlays originales de esta bicha estaban bien puestos pero el material era el típico plástico blanco-grisáceo sin textura (típico de muchas guitarras de esa época) y desmerecían bastante el conjunto. Creo que esos inlays de celuloide con la misma textura que se puede apreciar en las guitarras vintage de nivel fueron la guinda del pastel. Ahora sí que parece lo que es: una señora guitarra con mucha solera.

- PUENTE*: tune-o-matic ABR AllParts con selletas de latón (sonido más cálido / equilibrado) ranuradas a mano siguiendo el radio del diapasón (permite un ajuste de la acción más bajo y más homogéneo con menor riesgo de trasteos). Los postes originales eran estrechos pero de acero como en casi todas las réplicas asiáticas, y fueron cambiados por unos postes de latón cortados a medida.

- CORDAL*: tipo "stop-bar" de zinc, sacado de una Greco o una Burny de los 80 (ya no me acuerdo con mayor exactitud, pero sin duda es mejor que el que traía de serie).

- PASTILLAS*: humbuckers experimentales hechas por mí combinando partes de dos pastillas Seymour Duncan (una "59" y una excelente "JBJ" que es una JB de los años 80 construida por la mítica Maricela Juarez) de modo que queda una bobina de cada en cada pastilla y al estar descompensados los valores de ambas bobinas se comportan y suenan como las Lindy Fralin "Unbucker", que son su visión o versión personal de las Gibson "PAF" de los años 50 (en aquellos tiempos no medían las impedancias al bobinar sino que lo hacían "a ojo" hasta que veían la bobina lo bastante llena... era prácticamente imposible que las dos bobinas de una misma pastilla tuviesen el mismo valor y esa descompensación da lugar a un sonido más "abierto" y definido que es considerado como parte indispensable del sonido de esas míticas pastillas). Lindy Fralin determina una descompensación de unos 2K a lo sumo entre una bobina y la otra, pero por mi parte decidí llevar el experimento un poco más allá y me curré cinco o seis sets de "unbuckers caseras" con distintos márgenes de descompensación (en algunos casos me ceñí más a esos 2K de diferencia y en otros llegué a los 4 - 5K). En este caso en concreto creo recordar que hay bastante descompensación entre bobinas y eso da lugar a un "efecto Unbucker" aún más acentuado (mayor claridad en modo humbucker). Como efecto colateral de esa descompensación más extrema, al tener unos 8K de impedancia la bobina que queda activa en modo single coil el sonido es más "lleno" y potente (muchas humbuckers suenan demasiado "anémicas" en modo single coil con su bobina activa en torno a los 4 - 5K a lo sumo y esa es precisamente una de las cosas que consigue mejorar este tipo de pastillas al incrementar su valor). La impedancia total de estas pastillas experimentales anda en torno los 12 - 13K, pero esto no debería llevarnos a engaño: si bien las humbuckers por encima de cierta impedancia tienden a sonar demasiado embastadas y opacas, este set genera un sonido más potente (sin salirse de mis preferencias más bien clásicas) pero equilibrado y cristalino, debido a la ausencia de cubiertas metálicas que siempre roban algo de brillo y el uso de imanes AlNiCo V que dan unos agudos bien presentes. Este set ha pasado por varias guitarras y acabó hallando su lugar ideal en esta 335 (refuerza notablemente el sonido más "hueco" de las guitarras semiacústicas sin adulterar su carácter más "abierto" y resonante). Estas pastillas se llevan muy bien con la modificación que detallo a continuación, porque potencia sus muchas posibilidades.

- ELECTRÓNICA*: rehecha por completo con selector de pastillas nuevo, toma de jack Switchcraft (calidad y durabilidad para rato), potenciómetros nuevos (ya no recuerdo si CTS o Alpha, pero buena calidad en cualquier caso) y condensador de calidad en el control de tono (tampoco recuerdo si es de papel en aceite o un Orange Drop de polipropileno, pero en cualquier caso va bien servida). La electrónica ha sido reconfigurada de la siguiente manera: control Master Volume (común para ambas pastillas), control Master Tone (idem) y un mezclador gradual "single coil > HB" para cada pastilla (de ese modo es posible ajustar independientemente cada una disponiendo de sonidos single coil, P90 o humbucker + todos los puntos intermedios, es muy versátil y viene a ser como tener tres pastillas en una). El control de tono está cableado al estilo "años 50" (en paralelo con la salida del volúmen, no con la entrada). Ese cableado es bien conocido y apreciado por dar un sonido más rotundo y definido que el cableado "moderno", y como efecto colateral muy práctico no tiene tanta pérdida de agudos cuando bajamos un poco el control de volúmen. Añadí punteros metálicos bajo los cubrebotones porque no solo es un detalle de fidelidad al original, también facilita un ajuste más preciso de los controles (muy útil, más aún cuando la guitarra cuenta con mezcladores "single coil > HB" porque facilita muchos matices diferentes en cada punto del recorrido).

- BOTONES DE CORREA*: Gotoh tamaño XL (elegantes, super seguros y duraderos). Con esos botones ya puede uno olvidarse de engorrosos (y feos) bloqueos de seguridad porque la correa no se va a salir de su sitio siempre que los ojales estén en buen estado. Como suelo decir, "la mejor guitarra no vale para nada si se hace polvo contra el suelo".

- CUERDAS*: Pyramid "Nickel Classics" 10-46 (entorchados niquel puro + alma sección redonda). El mejor descubrimiento que he hecho en materia de cuerdas: buenas, bonitas y relativamente baratas. Además los bordones con alma de sección redonda dan un sonido más lleno y rotundo que los que tienen sección hexagonal (por desgracia casi todas las cuerdas actuales llevan bordones con alma hexagonal porque eso simplifica y abarata la fabricación). Las uso en todas mis guitarras y las recomiendo siempre que puedo. Por supuesto la guitarra está ajustada a conciencia, con una acción o altura standard a nivel de puente (1,5 mm entre primera cuerda y traste doce, 2 mm en la sexta cuerda) y un octavado todo lo preciso que me ha sido posible ajustarlo con mi afinador Seiko "de toda la vida" (algo vetusto, pero fiable y exacto). Todos los demás parámetros propios de cualquier ajuste rutinario completo (curvatura o "relief" del mástil, altura pastillas, etc) han sido igualmente tenidos en cuenta.


- CONSERVACIÓN: en muy buen estado a todos los niveles. El lacado está prácticamente impoluto quitando una picada en la trasera de la pala y un toque junto a la pastilla de puente (parcheado con pintura de un color parecido y bastante camuflado en la zona donde está). Hay algunas fisuras o craquelados muy leves que solo afectan al lacado (podeis verlos en las fotos: en los tornillos de anclaje de los clavijeros, a un lado de la cejilla y en la unión mástil / cuerpo) y son bastante habituales en guitarras antiguas tipo Gibson. Quien entienda de estas cosas verá que por la forma de los craquelados se nota que no afectan a la madera que hay debajo (en ese caso el craquelado tiende a formar líneas quebradas / irregulares, y en esta guitarra son trazos muy limpios). Por lo demás, está como si la acabaran de parir ayer mismo y esto es raro de ver en una guitarra con unos 40 años de antigüedad.

- PESO: 3.70 Kg (me parece un peso cómodo y suficiente para dotar a una guitarra semiacústica de buen "cuerpo" y pegada).

- SONIDO: típico carácter de 335 ("abierto" / resonante y bien definido) pero con buen "cuerpo" y pegada.


CONCLUSIÓN


Esta guitarra es lo más parecido a una buena Gibson 335 de la "era dorada" de los 50 (construida prácticamente con el mismo grado de mimo y fineza) que te vas a poder echar a la cara a no ser que estés dispuesto a desembolsar unos 300 - 400 € de más. Sobre todo después de haberla "cocinado" a la vieja usanza (se puede decir que en cualquier guitarra modificada según las especificaciones originales el 60% del sonido resultante es debido a la calidad del "mueble" y el 40% restante es gracias a las piezas cambiadas, obviamente sin el segundo factor la ecuación se va al carajo). Si la vendo es porque sigo reduciendo mi arsenal y aunque me duela desprenderme de mis dos últimas 335 lo tengo ya muy meditado y decidido (al final siempre acabo tocando con guitarras tipo Les Paul, son mis favoritas y como se suele decir "la cabra tira pal monte"... llegará un buen día en el que me quedaré con una o dos LP, una Strato y/o una Teleca y "pa qué más", digo yo). Su precio en el mercado será mayor cada día que pase (cosa que no creo que se pueda decir de ninguna guitarra actual, incluidas las de marca conocida a no ser que se trate de un modelo exclusivo / de coleccionista) y por tanto me parece una inversión más segura que un puñado de "bitcoins".


EXTRAS, EMBALAJE Y ENVÍO


La guitarra incluye un estuche Gator ABS con perfilería metálica y varios cierres, uno de ellos con llave. Encontrar un buen estuche para guitarras tipo 335 no es fácil, y suele salir más caro que los estuches para otros modelos. Está como nuevo porque nunca ha salido de casa, pero tiene una grieta (reparada) en la parte trasera / superior porque los mangurrinos de Thomann me lo enviaron en una caja demasiado pequeña y se dañó durante el transporte... ellos me ofrecían una devolución pero para ello tenía que "cargarle el marrón" al cartero que hizo la entrega y no me salió de las narices pasar por el aro y mentir... la culpa fue de ellos por embalar las cosas de mala manera, y opté por callarme la boca y arreglar yo mismo la grieta. El arreglo quedó sólido, he hecho reparaciones similares en el pasado (hasta la puerta de mi lavadora, jaja, se le rompió el marco de plástico y tenía que hacer algo si quería eliminar riesgos de inundación).

Creo que el precio está más que ajustado teniendo en cuenta el nivelón y la rareza de esta guitarra y todos los extras (solo esas pastillas ya cuestan un dinero sueltas, creo que después de haberlas combinado y convertido en "Unbuckers" su valor real es mayor y el estuche tampoco me salió barato precisamente) y por tanto insistiré en esto: no pienso rebajar ni un céntimo porque alguien me lo pida "por su cara bonita". Espero que haya quedado claro esto, si no a la primera pues a la segunda :-)

Gastos de envío por mensajería: 15 € para todo el territorio peninsular (islas, Ceuta y Melilla consultar ANTES de pasar por caja, porque sale más caro... si me dais un código postal averiguaré el precio exacto en un pis pas, no tengo problema alguno en enviar a esos destinos siempre que sea el comprador quien pague íntegramente los gastos de envío). Seguramente el coste real del envío suba un poco más porque el embalaje de una 335 siempre abulta más que el de otros modelos, pero la diferencia ya la pago yo de mi bolsillo. Embalaje a prueba de bombas y de manazas, como tengo por costumbre.

Si esta guitarra os ha hecho salivar no dejeis de ver las otras que tengo en venta porque todas tienen algo en común: son guitarrones "de los que ya no se hacen" (desgraciadamente no es una forma de hablar, sino "lo que hay" de los años 90 en adelante). Muy probablemente también podreis hallar en mis anuncios algún que otro ampli interesante, generalmente ejemplares "con solera" impecablemente construidos en tiempos pasados.

Podeis ver todos mis anuncios haciendo clic en el siguiente enlace:

https://www.guitarristas.info/usuarios/mestre_oldschool75/anuncios

Gracias por vuestra atención y para cualquier pregunta, ya sabeis dónde encontrarme.


--- PLANTEAMIENTOS TEÓRICOS DE LA COCINA GUITARRÍSTICA ---


¿Qué es eso de las guitarras "cocinadas"? Es algo tan obvio que ha pasado inadvertido durante décadas (incluso para los grandes fabricantes) y me ha llevado media vida descubrirlo, pero me la ha cambiado para bien. Tanto que una vez hecha mi particular "travesía del desierto" y bien aprendida la lección, quiero presentaros los resultados.

Todo tiene una "receta original", desde la fabada hasta las guitarras. Variar la cantidad de un ingrediente o cambiarlo alterará el resultado, pero todavía se asemejará a lo que debería ser. Cuantos más factores variemos, más desdibujado quedará el producto. En el caso de las guitarras se suele llegar a un extremo donde todo parecido entre original y copia queda reducido a la apariencia; de cuestiones como ataque, resonancia o respuesta tonal mejor no hablar (si para empezar las maderas no son las que corresponden, el sonido forzosamente tampoco será el mismo). Alguno pensará que no es tan grave pues "mejor o peor, todas las guitarras suenan"... pero cuando uno aprende a distinguir y apreciar la voz vívida y cantarina de una Stratocaster, el arrullo dulce y rotundo de una Les Paul o la resonante claridad de una 335, no hay vuelta atrás: pudiendo conseguir una guitarra que replique fielmente la construcción y el sonido de un modelo probado y aceptado durante más de 50 años de historia, ¿debemos conformarnos con una que se quede en un "quiero y no puedo"? No es cuestión de presupuesto, sino de informarse y elegir en conciencia (hay guitarras económicas muy logradas y otras carísimas que son un fiasco). Si el carácter sónico distintivo de un modelo es lo que define "su gracia" y lo que hace que encaje con los sonidos que tenemos en mente, ¿por qué renunciar a ello?

Es de vital importancia comprender la influencia de TODOS los elementos constitutivos de la guitarra eléctrica en el sonido de la misma, porque en ese sentido todas las piezas salvo los botones para la correa cuentan. En ocasiones (no siempre, y hay que tener MUCHO ojo con esto) las maderas empleadas se ciñen con mayor o menor fidelidad al diseño original, pero en cuestión de herrajes y complementos estamos muy lejos de las recetas originales de la "era dorada" de los años 50 (el sonido resultante estará igual de lejos del original icónico). Esto incluye a las guitarras caras, a excepción de algunos ejemplares de las Custom Shop o "de boutique" (construidos artesanalmente) cuyos precios quedan fuera del alcance de la gran mayoría. Gracias a internet podemos acceder al conocimiento para "empoderarnos como guitarristas" y obtener una réplica impecable, correctamente construida y "cocinada" / modificada, pagando tan solo una fracción de lo que costaría una guitarra de primeras marcas (que siendo sinceros, vendrá plagada de defectos y carencias tal como sale de fábrica). Si te ves capaz de hacer todo esto por tus propios medios (recopilar toda la información relevante, seleccionar una réplica correcta en buen estado, determinar y conseguir las piezas necesarias, llevar a cabo las modificaciones y dejarlo todo bien ajustado) te felicito y te animo a ello, pues creo que nadie mejor que uno mismo para dejarlo todo a su gusto; si no te ves capaz o simplemente no dispones de mucho tiempo libre, puedes ahorrarte el trámite consiguiendo una guitarra como esta que anuncio. Creo sinceramente que no verás muchas así en venta, por no decir ninguna.

Para mí, "cocinar" una guitarra consiste en conseguir una réplica VINTAGE* realmente correcta a nivel de "mueble" o base (maderas y construcción), seguir escrupulosamente la receta original del modelo reproducido y sustituir todos los componentes que no sean correctos (en rigor, en el 99% de los casos NO lo son) hasta dar con la aproximación más exacta posible. En verdad, esta es la única manera viable de conseguir una guitarra "modelo X" 100% auténtica si uno no dispone de una fortuna para invertirla en un original de los años 50. "Todo lo demás" (véanse guitarras de marca actuales, réplicas recientes de todo pelaje y no digamos las sub-marcas infames de todos los grandes fabricantes) no nos va a servir, como mucho será la forma más eficaz de malversar dinero / energías y acumular frustraciones (* = cuando hablaba al inicio de este párrafo de recurrir a una buena réplica VINTAGE como base o punto de partida para "cocinar una guitarra" me refería a que las maderas empleadas en la mayoría de ellas hasta los años 90 son de una calidad que poco tiene que ver con las maderas actuales, secadas al aire de manera natural en vez de tostadas con hornos y acelerantes químicos, y trabajadas / ensambladas de manera mucho más fiel a los diseños originales; además los asiáticos pusieron todo su empeño y orgullo en la producción de instrumentos musicales mientras que hoy en día el concepto "control de calidad" ya es como las gramolas, un mero recuerdo de épocas pasadas... de esto por desgracia ya no escapan ni las marcas como Tokai, PRS o Parker, cuyas series más "asequibles" dejan bastante que desear teniendo en cuenta los precios y el logotipo que lucen en la pala).

Todas las guitarras que he "cocinado" han sido cuidadosamente elegidas buscando la mejor relación en cuanto a calidad material (maderas) / fidelidad al original (ensamblaje) / precio. Por supuesto factores como su estado estructural y funcional también son tenidos en cuenta. Como esto nunca es suficiente porque los herrajes y complementos rara vez son los correctos, las he modificado siguiendo las recetas originales de los 50 hasta dejar cada parte exactamente "como debe ser". Esto les proporciona un carácter sónico fiel al modelo replicado que brilla especialmente en sonidos limpios, pero también mejora en gran medida los sonidos saturados (les aporta claridad y resonancia, dos factores que siempre se resienten en cuanto activamos el segundo canal del amplificador o el pedal de turno). Solo en ciertos estilos como el metal extremo puede ser aconsejable apartarse de las especificaciones originales, pero para el resto de sonidos recomiendo ceñirse a los diseños clásicos. Creo que no es nada desproporcionado afirmar que estas réplicas bien construidas y provistas de los complementos correctos están, en rigor y en todos los sentidos, mucho más cerca de los originales icónicos de lo que puedan estarlo casi todos los ofrecimientos del mercado actual (incluyendo las principales marcas, cuyas supuestas re-ediciones "históricas" muestran en verdad muy poco respeto por las recetas tradicionales). Al fin y al cabo las guitarras son "una ciencia exacta" como las matemáticas: si se cumplen todos los requisitos indispensables, los resultados son predecibles. Podeis dar crédito a mis palabras o aprenderlo "the hard way": por medio de un proceso de ensayo y error que suele llevar años o dicho de otro modo, comprando y vendiendo una ingente cantidad de guitarras / acumulando buenas dosis de frustración hasta asumir la verdad desnuda y llegar exactamente al mismo punto a donde os invito a llegar ahora por este atajo.

Los instrumentos ya "cocinados" por mí tienen un precio similar al de los mismos ejemplares en estado original (es decir, con notables limitaciones sónicas y funcionales causadas por los herrajes y complementos de serie). Si en algún caso se da una diferencia de precio más significativa, el coste de todos los materiales añadidos ya supera esa diferencia (pagar a un luthier por todas las horas de trabajo invertidas también incrementaría en la misma medida el coste total del instrumento). Teniendo en cuenta que se trata de guitarras "elegidas con lupa" (de las mejores marcas vintage y de los mejores momentos históricos de cada marca) sin problemas estructurales, modificadas a muerte para convertirlas en aproximaciones precisas de los modelos originales y puestas a punto a conciencia, creo que los precios de estas "guitarras cocinadas" son muy razonables (traerlas de fuera de la Comunidad Europea y pagar los impuestos aduaneros ya sale más caro, siempre cabe la posibilidad de que tengan problemas técnicos serios y lo que es seguro es que tendrán que "pasar por boxes" aunque sea para hacerles un ajuste rutinario... y que solo esa eso, pues nunca se sabe lo que hay hasta que lo tienes enfrente). En cualquier caso lo que importa es lo que penseis vosotros de todo esto, y espero sinceramente que mi propuesta os haya parecido interesante.


Salud y buena música!!!


Mestre
Comentarios

Regístrate o para poder comentar