Todas las categorías
  • Todas las categorías
  • Guitarras y bajos

Hofner 126 Club 50 de 1956/57

Por Guitar Giraffe el 15/05/2017 en Madrid
Expiración: 18/03/2018 Visto 385 veces
1785 €
Este anuncio ha expirado.
Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
  • Hofner 126 Club 50 de 1956/57
Al principio, todo era Hofner Club. Al menos en las trayectorias de muchos músicos británicos icónicos, como Lennon, Page o Gilmour, todos usuarios de una Hofner Club en algún punto de sus vidas. No era fácil conseguir guitarras americanas en UK, y Hofner hacía el trabajo, y de qué manera.

De entrada, la forma de una Club 50 es muy similar al de una LP, así como sus dimensiones. Pero es hueca. Y por lo tanto ligera no, lo siguiente. Peso pluma. Y el sonido de sus dos pastillas single coil es, gracias a su condición de archtop, una de las cosas más dulces que habréis escuchado jamás. Exagerado. Dulce de coma diabético casi. Es una auténtica pena que estas guitarras no las produjese Gibson, porque entonces seguro que su cotización actual sería otra muy distinta.

No deja de ser una guitarra rarísima, interesante, y en creciente demanda en los último años, con cuatro botones en forma de estrella (dos de tono, dos de volumen) y dos switches de agudos y bajos. Facil de tocar, sin acoples, se adapta a cualquier estilo.

Su mástil es gordo, en la línea de una LP del ’57. Muy equilibrada en distribución de peso (no cabecea). Su estado de conservación es muy bueno, aunque sus finísimas capas de laca de fábrica se han evaporado mucho, exponiendo más la madera. Tiene sus obvias marcas de desgaste, lo cual avala su excepcional sonido. Si se ha tocado mucho, es buena señal.

El cordal de “harpa” no es el original (se trata de un recambio antiquísimo), y falta el golpeador. Ambas piezas se reeditan con exactitud en la actualidad, por lo que es un mal menor. Ganaría bastante con golpeador, sinceramente.

Incluye un estuche profesional posterior.

Es raro, rarísimo de ver una 126 Club 50, así que no la dejéis pasar!
Comentarios

Regístrate o para poder comentar