Efectos

Efectos de repetición: reverb, delay, eco (I)

Hoy vamos a hablar de la propagación del sonido y los efectos de repetición y reflexión, así como las diferentes aplicaciones que se pueden obtener mediante la réplica, natural o artificial, de las reflexiones producidas en esta propagación.

Para ello, explicaremos primero la parte teórica, que se refiere a la propagación del sonido en los distintos medios, así como las reflexiones y su incidencia sobre el sonido final.

Posteriormente, describiremos los diferentes efectos de sonido que replican esta propiedad, así como los parámetros más utilizados, y algunos ejemplos representativos de estos efectos a lo largo del tiempo.

¿Qué es el sonido?

El sonido no es algo objetivo; en sí mismo, es únicamente energía. Ondas que se mueven a través de un medio y cuya energía varía en relación a este. Es interesante aludir a la metáfora oriental, por todos conocida, que hace relación a una interesante incógnita. Si un árbol solitario cae en el bosque y no hay nadie para escucharlo… ¿hace ruido?

Desde el punto de vista energético, es evidente que el sonido existe. Al caer, el árbol producirá una serie de ondas que se propagaran a través del aire, así como del medio; éstas chocarán también contra rocas, otros árboles, animales… generando una variación energética que será diferente en distintos puntos del bosque.

Sin embargo, desde el punto de vista del sonido y su percepción, si no hay nadie, el sonido no sería considerado como tal, pues es un fenómeno perceptivo. Para que exista sonido, un medio o un ser vivo debe decodificarlo. Un ordenador, unas pastillas de guitarra, un micrófono… o un animal. Las ondas acústicas viajan a través de nuestros oídos y son interpretadas por el cerebro, que las transforma en una percepción que conocemos como sonido.

Esa percepción depende de las variaciones de energía, de la posición del oído al captar la onda, de la capacidad auditiva y perspectiva del sujeto, e incluso del sexo o edad del mismo. Si bien la energía es completamente objetiva y mensurable, no ocurre lo mismo con el sonido percibido por el sujeto. Tan sólo una computadora o un medio completamente imparcial y con una respuesta de frecuencia plana (que capta la energía sin alterarla en lo más mínimo) interpretará esa energía de una forma objetiva. Pero lo cierto es que ningún ser humano ni animal capta esa energía de igual menera; la percepción de sonido es única y depende de cada uno. Tú no escuchas la voz de un amigo como la escucharía una mujer pero, aunque la diferencia es menos amplia, tampoco tu mejor amigo percibe el mundo y sus sonidos de la misma forma. El lenguaje del sonido es maravilloso y único.

 

La propagación del sonido y la onda sonora.

En otros artículos hemos explicado ciertos atributos de las ondas sonoras, pero en esta ocasión vamos a tratar de relacionar esos atributos con el nombre común que le otorgamos; volúmen, afinación, timbre…

Una onda sonora es la energía causada por una fuerza mecánica. El árbol, al caer, genera ondas energéticas por impacto. El impacto contra el suelo es la fuerza mecánica, mientras que las vibraciones que se transmiten por el aire son las ondas sonoras.

Las ondas de sonido tienen una serie de características que influyen directamente en en nuestra percepción. La amplitud de la onda, la frecuencia de la onda, así como el número de ondas que escuchamos, son las causantes directas del sonido percibido. Es muy extraño que en la naturaleza se genere una onda pura, sin la interactuación de otras ondas secundarias a ésta. Lo lógico es que, mediante el rebote de las ondas, el choque con objetos, y la diferencia de presión o densidad en el medio en el que se mueven (el aire, el agua, o incluso el gas) la energía varíe y se replique.

En cuanto a los elementos que intervienen en las características de las ondas, tenemos los siguientes:

  • La amplitud de onda, medida en dB, se relaciona directamente con el volúmen sonoro. A mayor amplitud (altura) de onda, mayor es el volúmen percibido.

  • La frecuencia, medida en Herzios, que es el número de ondas que encontramos por segundo, incide en la altura tonal o afinación. Cuantas más ondas tengamos en un segundo, más agudo será el sonido percibido.

  • El timbre es la unión de las diferentes ondas sonoras. En la naturaleza las ondas no se presentan aisladas, interactúan y se generan nuevas ondas, como hemos podido ver, a medida que se propagan en un medio. La unión de estas ondas y los armónicos de frecuencia (tema que tratamos en el artículo de la distorsión) forma el sonido característico del ladrido de un perro, la voz de una mujer, o el sonido de una guitarra eléctrica.

 

Precisamente eso es lo que tratan de reproducir los efectos de repetición (englobados en los efectos de propagación, que incluyen algunos que ya hemos estudiado previamente como el chorus y similares). La diferencia entre los diferentes efectos de repetición radica en qué medida tratamos de reproducir ese efecto. Podemos hacerlo con un efecto que simule la repetición de un modo natural, es decir, replicando el cambio de timbre y sonido de las reflexiones (repeticiones), como si éstas hubieran chocado contra objetos y rebotado, generando diferentes resonancias y cambios de frecuencia, o bien podemos generar repeticiones de un modo artificial, haciendo lo que jamás podría ocurrir en la naturaleza; repeticiones "réplica" o clónicas. Un eco perfecto, exáctamente igual a la señal original, con un volúmen controlado matemáticamente y una fuente de sonido única.

Evidentemente, replicar la naturaleza resultará mucho más difícil, por el mayor número de variables. ¿Queremos que el sonido parezca provenir de diferentes espacios, como si rebotara? En este caso, es obvio que necesitaremos controlarlo mediante el estéreo. ¿Queremos cambios de frecuencia y reflexiones a diferente tempo o con distinta intesidad dependiendo de la frecuencia de sonido o incluso que cambien levemente la afinación? ¿Que suene metálico o más parecido al eco de una caverna? Todas estas variables son complejas y requieren muchos recursos, por lo que, como veremos, en los pedales analógicos se consiguen solo algunos de estos efectos, mientras que en los digitales se emulan más, pero el efecto es una emulación y no realidad.

Entonces... ¿por qué no grabamos en un lugar que nos permita tener ese tipo de repeticiones y reflexiones de forma natural? Para empezar, porque la naturaleza es tan hermosa como caótica, y la respuesta es imprevisible y depende de muchos factores (humedad ambiente, que es variable, presión del aire....). No es un ambiente controlado. Grabar un solo ambiental en una caverna podría ser interesante, pero la grabación dependería de múltiples factores y cada día sería diferente. Por supuesto, también está el engorro de trasladar equipo de grabación, que encarecería el producto final. Sería una aventura solo apta para equipos portátiles aunque hay espacios que han sido utilizados a tal efecto, y la disposición de salas de conciertos, teatros y liceos es la adecuada para que exista una reverberación única y casi inimitable.

Además, no nos olvidemos de que este efecto sería captado directamente en la grabación, sin posibilidad de alteraciones en el proceso de mezcla y post-producción. Por tanto, el rango para trabajar entre diversos instrumentos, y cambiar a posteriori los efectos, sería nulo. Recordemos que por muy bien que suene nuestra guitarra con una reverb cavernosa bien podría estorbar en la mezcla general, al tener frecuencias que choquen contra las de otros instrumentos. Siempre es bueno dejar un resquicio para poder alterar el sonido de un efecto, motivo por el cual los instrumentos suelen grabarse "desnudos", monitorizando con efectos, pero a ser posible sin aplicar estos, sean analógicos o digitales, hasta que empezamos el proceso de mezcla.

En la próxima entrega de este artículo revisaremos cada tipo de efecto y sus parámetros, para aprender a manejarlos de forma que podamos conseguir el sonido deseado, o al menos, acercarnos a él con la mayor fidelidad posible a la idea original. Recordad que lo más importante a la hora de aplicar efectos, sea en estudio o en directo, es tener claro desde un principio el sonido que buscamos.

Fundamentos teóricos de los efectos

La reverb; explicación, uso y parámetros

Diferencias entre eco y delay

Artículo con ejemplos prácticos del uso de efectos

 

Artículo realizado para el portal guitarristas.info. En caso de utilizar, se ruega citar fuente y autoría.

¿Te gustó este artículo?
43
Comentarios
  • #1 por trullols el 04/04/2013
    Estupendo artículo!
  • #2 por Manuel_Baez el 04/04/2013
    Gracias César, me alegra que te guste.
  • #3 por Maikel Bunk el 05/04/2013
    un gran aartículo, muy instructivo, me gustan mucho este.tipo de artículos que van mas alla a nivel explicativo de lo que a otros niveles conocemos bien, felicidades ;)
  • #4 por Fatman_1987 el 05/04/2013
    Me has dejado intrigado. Esperando la segunda parte con interés.
    1
  • #5 por xisburger el 05/04/2013
    estas clases teóricas son canela en rama! :aplausos:
  • #6 por AchA el 05/04/2013
    Un micrófono conectado a un daw también sufre alteraciones por el tiempo debido al envejecimiento y pédida de plasticidad de sus materiales que lo hacen más duro y pierde la propiedad de transmitir las ondas con la misma amplitud que en su periodo más juvenil. Al igual que los fonocaptores de una guitarra eléctrica, por ello el valor ańadido a las guitarras con cierta edad. Estas envejecen y al perder sus propiedades de magnetismo iniciales, dan una respuesta inimitable y diferente por deteriorarse en diferentes medios o lugares con diferentes grados de erosión. Esto es física pura y dura. Pero no es cierto que un daw interprete ondas inalterables porque depende de un micrófono, y este las sufre, incluso cada día dependiendo de la temperatura, la presión....
  • #7 por Manuel_Baez el 05/04/2013
    El DAW si interpreta fielmente compañero. Lo que le transmite el micrófono y los previos.
    Ahí está la diferencia. Es el micrófono, como nuestros oídos, y nuestro cerebro, el que es incapaz de traducir con una fidelidad total la señal. El DAW, como intérprete, si que puede hacerlo.
    No confundamos el motor de procesamiento (DAW, cerebro humano...) con el motor de recepción de la señal (micrófono, conductos auditivos).
    Son cosas diferentes.
  • #8 por AchA el 05/04/2013
    Tal vez tenga una oído fino, y no solo yo....pero los que llevamos mas de 10 años con home studio si notamos ( sin tocar ningún preset, e incluso sin apagar el Mac ) estas alteraciones de un día a otro. Empiezas a grabar otra toma para mejorar y acabas grabando la pista entera porque el timbre ya no es igual. Algo ha cambiado y no puedes volver a las condiciones de ayer.
  • #9 por Manuel_Baez el 05/04/2013
    Si, si no te digo que no tengas razón ojo :ok: pero te digo que eso pasa con el "órgano transductor" de la señal. Micro, previos, compresores etc. Todos esos órganos que hacen un filtrado. Incluso la mesa de mezclas. Pero un ordenador es muy frío y lógico (para mí, demasiado), y es la parte que procesa. Esa parte, hoy en día, si es capaz de interpretar la energía con fidelidad.
    Eso si, con fidelidad binaria, que tampoco es una fidelidad al 100%...

    No sé si me explico, me refiero a que no es lo mismo un micro o una mesa, que un pc o un cerebro, por poner un ejemplo. Nuestros oídos tampoco tienen la misma capacidad que nuestros cerebros, por hacer un símil.

    Por lo demás, completamente de acuerdo :ok: De un día para otro se nota.
  • #10 por LetsGetFunky el 05/04/2013
    Mi cerebro es binario
    O bebe cerveza, o está a la espera de beber cerveza

    Tomaaacoooooo :-p
    1
  • #11 por moresix el 05/04/2013
    Muy buen articulo!!!
  • #12 por xisburger el 05/04/2013
    #10 jajajaja muy buena esa, como informático y cervecero que soy me ha hecho mucha gracia xDDD
  • MOD
    #13 por castleotto el 05/04/2013
    Belial, estas haciendo por casualidad el Introduction to Music production de Berklee?
  • #15 por Manlopsan el 05/04/2013
    Genial Belial!!!

    A la espera del segundo.
    Saludos.

    PD: Te pongo la máxima nota, xD
  • #16 por marlo el 05/04/2013
    Muy bueno, Belial, a la espera del segundo, a ver si aprendemos a usar estos chismes en condiciones.
  • #17 por RVela el 08/04/2013
    esta muy bueno ...

    :D
  • #18 por Silence el 08/04/2013
    Fantástico artículo, te amo, Reverb
  • #19 por Zambombaplayer el 12/04/2013
    Alguien me puede explicar por qué ninguna reverb de pedal (y he probado chorrocientas) suena clara en directo, tras una distorsión de pedal directa al input del amplificador? (sin usar el bucle de efectos)

    Toooodas dicen que dejan pasar la señal de la guitarra intacta, pero cuando paso la mezcla un pelín más de la mitad de mezcla... la guitarra empieza a sonar difusa y se pierde...

    Y si dejo la mezcla a la mitad o menos, se me queda la guitarra con muy poquita reverb.
  • #20 por víctor m. el 13/04/2013
    Buen artículo. :bien:

    Espero la segunda parte que, según parece, me gustará más por estar enfocado más a lo práctico.
  • #21 por Alber Killhipster el 15/04/2013
    Muy buen articulo, de lectura obligada desde luego
  • MOD
    #22 por Miercoles el 24/04/2013
    Muy buena esta primera parte :ok:
  • #23 por garras el 21/12/2015
    muy interesante