La Ibanez que vino a mi Vol. III

[CENTER]Capítulo tercero[/CENTER] Se trataba de dos modelos RG en azul oscuro y negro. Tal y como ya especificaba, no me gusta mucho el negro en guitarras así que me fijé más en la azul. Tenía pastillas Infinity y puente Lo-TRS II. En cuanto un empleado me lo permitió le di la vuelta y le vi la pala. Una 470. No sabiendo mucho de Ibanez no podía imaginarme el año al ver el número de serie. Por desgracia en la parte trasera tenía unos importantes rayazos y algún que otro toque al borde del hueco del puente que dejaba ver la madera. Por lo demás lo típico, tornillos oxidados y mugre. Pero era bonita y costaba poco más de 100 euros. Una auténtica tentación. Por tonto que parezca, el detalle que más me frenó fue el diapasón, al presentar los inlays con forma de puntitos. Dado que ese día la misión era ver acústicas, apenas le eché un vistazo a la negra, cuyo mástil sí me gustó más al presentar inlays de diente de tiburón. Eso sí, su precio también era mayor. [RIGHT](Continuará)[/RIGHT]
¿Te gustó este artículo?
0
Comentarios